La crisis del coronavirus

La comisaría “sucia” de Madrid

Los policías de la capital encierran en unos mismos calabozos a todo detenido con sospechas de tener covid-19

Entrada del complejo policial de Moratalaz en Madrid, donde se encuentra la comisaría de distrito en la que son encerrados los detenidos con covid-19.
Entrada del complejo policial de Moratalaz en Madrid, donde se encuentra la comisaría de distrito en la que son encerrados los detenidos con covid-19.David Expósito

Los delincuentes arrestados en la comisaría de distrito de Moratalaz en Madrid son un doble peligro público. Son sospechosos de haber hecho el mal y de tener la enfermedad que ha desestabilizado al mundo. La Policía nacional ha centralizado los arrestos de enfermos con covid-19 en los calabozos de esa comisaría ubicada en la calle de la Tacona, en el este de la capital. La Jefatura en Madrid tomó la decisión al inicio de la pandemia para evitar mezclar a sanos con enfermos en las 18 comisarías de distrito de la ciudad. Los policías de ese distrito relativamente tranquilo reaccionaron al principio con malestar porque se sentían más expuestos, pero hoy predomina la resignación. Una agente que pide anonimato dice que hay más contagios de lo normal entre los policías, pero lo han aceptado: “Nos ha tocado la china”.

Los agentes la llaman “la comisaría sucia”, pero ese calificativo no hace ninguna gracia a los superiores. El jefe de prensa de la Dirección General, Antonio Nevado, afirma que se trata de una comisaría segura porque la desinfectan con frecuencia. “Es de las más limpias, precisamente por las medidas que tomamos para evitar infecciones”, precisa. A este portavoz y al de la Jefatura en Madrid no les consta que esta comisaría tenga una incidencia mayor de policías enfermos.

Cuando la policía en Madrid detiene a un enfermo grave con covid-19 lo trasladan a urgencias médicas, pero si tiene síntomas leves o dice ser enfermo asintomático lo encierran directamente en estos calabozos, aunque el arresto se produzca en un punto alejado. De ahí, los detenidos no salen para los trámites habituales de toma de huellas, fotos y datos personales, ni tampoco para prestar declaración en los juzgados. El juez los entrevista por videoconferencia. Entonces es cuando decide si liberarlos o encarcelarlos. Todo en el plazo máximo legal de 72 horas.

Un contagio masivo de coronavirus en el cuerpo de Policía es un gran riesgo para el orden público, de ahí que el manejo de los detenidos enfermos sea especialmente delicado. Para evitar brotes, la Policía ha resuelto este problema de forma diversa en cada rincón de España, según Nevado. El factor decisivo ha sido la disponibilidad de celdas. En las comisarías amplias han reservado una celda para los arrestados enfermos pero en otros lugares han centralizado el arresto de enfermos en un mismo edificio. En Madrid hay un problema de espacio, según Nieto: “No hay calabozos suficientes en las comisarías de Madrid”.

La decisión de trasladar a los detenidos con covid-19 a Moratalaz es una orden que los superiores en Madrid dieron el fin de semana del estado de alarma y no figura en ningún documento, según fuentes del cuerpo. Lo que sí consta por escrito es una instrucción de alcance nacional del lunes 16 de marzo que ordena aislar a los enfermos y desinfectar las celdas por las que hayan pasado.

Los portavoces policiales no han explicado por qué la Jefatura de Madrid ha centralizado los arrestos de enfermos en Moratalaz. Un posible motivo es que la comisaría de ese distrito se encuentra en un complejo policial amplio con más recursos, donde también tienen su sede los antidisturbios, la Brigada de la Policía Científica o el Registro Central de Detenidos. Es el complejo por el que pasan todos los detenidos en Madrid ya que después de ser encerrados en el calabozo del distrito más cercano al lugar de detención, son llevados al Registro Central para procesar sus datos.

Torrijos dice que desde que en marzo se enteraron de la nueva orden su sindicato reclamó que se tomaran medidas de inmediato para proteger a los agentes. Pidieron equipos de protección e hicieron la gestión para que la empresa Primera Imagen Limpieza desinfectara las celdas de forma desinteresada. Entonces el cuerpo de policía en Madrid sufría un duro golpe a causa de la covid-19, según el SUP. A finales de abril había cerca de 1.000 policías de baja por covid-19 en la Comunidad de Madrid donde hay unos 13.000 agentes, dice Torrijos.

El portavoz nacional, Nieto, destaca que solo ha habido 11 policías muertos por covid-19 durante la pandemia de un total de 67.000 agentes en toda España. El cuerpo no ha revelado cuántos agentes enfermos. El SUP dice que el número de bajas por covid-19 en Madrid cayó en verano hasta los 150 policías enfermos y se ha mantenido estable. “No nos consta que en Moratalaz haya una incidencia mayor de lo usual”, dice su portavoz, Torrijos.

No obstante, en el cuerpo hay preocupación por los brotes. La comisaría de Moratalaz es un sitio poco aireado, según el portavoz del sindicato Jupol, Pablo Pérez. “Los calabozos suelen tener poca o escasa ventilación en el 90 % de los casos”, afirma.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en el mundo

- Descárguese la aplicación de rastreo para España

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50