OTRESColumna
i

Jugar a recrear experiencias

Formo parte de esa generación de nostálgicos de veintitantos que encuentra placer performando actividades que con el paso del tiempo no perduraron

Videoclub Ficciones, en Madrid, en una imagen de archivo.
Videoclub Ficciones, en Madrid, en una imagen de archivo.

Qué demonios hacemos alquilando vídeos en un videoclub cuando lo podemos ver online? Además de querer apoyar el comercio local, formo parte de esa generación de nostálgicos de veintitantos que encuentra placer performando actividades que con el paso del tiempo no perduraron. Me recuerdan tiempos turbulentos de cuando era adolescente y me refugiaba entre montañas de dvds de películas de terror japonesas alquiladas en el videoclub cerca de casa, viendo 964 Pinocchio, cinta de terror cyberpunk que contiene una de las escenas de vómito más largas que he visto jamás o Chakushin Ari, una de las prim...

Más información