_
_
_
_

Nueve millones de euros para rehabilitación en la capital

Más de 24.000 familias siguen pendientes de solicitudes de 2018

Miguel Ezquiaga Fernández
Vistas del Poblado Dirigido de Orcasitas, en el distrito madrileño de Usera, declarado Área Preferente de Impulso a la Regeneración Urbana (Apiru), que puede optar a las ayuda Mad-re para la rehabilitación de inmuebles
Vistas del Poblado Dirigido de Orcasitas, en el distrito madrileño de Usera, declarado Área Preferente de Impulso a la Regeneración Urbana (Apiru), que puede optar a las ayuda Mad-re para la rehabilitación de inmueblesMiguel Ezquiaga

La portavoz municipal, Inmaculada Sanz, ha presentado este jueves el nuevo plan aprobado por la Junta de Gobierno. Se trata de Rehabilita2020, un proyecto diseñado por el Área Delegada de Vivienda para impulsar la conservación del tejido residencial de la capital que estará dotado con nueve millones de euros.

Los fondos resultan insuficientes si se confrontan con una deuda heredada de Carmena en materia de regeneración urbana que asciende a 120 millones de euros pendientes de pago, correspondientes a los tres ejercicios del programa Mad-re. Más de 24.500 familias aguardan a conocer el futuro de sus solicitudes de rehabilitación presentadas en la edición de 2018, de acuerdo a los datos municipales. Pero solo hay dinero para la mitad. Faltan 50 millones de euros que el Consistorio precedente dejó consignados mediante una disposición de ampliación presupuestaria. Después llegaron las elecciones, y con el cambio de gobierno, aquella suma nunca se publicó en el Boletín Oficial.

La concejalía de Vivienda acumula 2.600 expedientes de la legislatura anterior sin resolver, de acuerdo a la información del Consistorio. Dado ese tapón es posible que se tarde todavía un año en averiguar qué solicitudes prosperarán. Según fuentes de varias asociaciones y de otros partidos, el popular Álvaro González —concejal de Vivienda— ha prometido a los vecinos que Rehabilita2020 ayudará a liquidar las demandas de Mad-re desestimadas por falta de presupuesto. Pero el nuevo plan no puede cubrir ni una cuarta parte de los expedientes descolgados. Además, la convocatoria estará abierta a toda la ciudad, cualquier comunidad podrá inscribirse en ella y se dará curso a la documentación recibida por orden de llegada. El programa va a anunciarse en marquesinas y autobuses, una campaña publicitaria que ha costado 16.000 euros.

El plazo de solicitudes de Rehabilita2020 se abrirá en septiembre. La actuación se estructura en base a cuatro líneas. La primera está destinada a mejorar la accesibilidad de los inmuebles de la capital, instalando ascensores, plataformas elevadoras o rampas. La segunda, a conservar fachadas, cubiertas o estructuras, generalmente obras derivadas de la Inspección Técnica de Edificios (ITE). La tercera potencia la eficiencia energética, lo que incluye trabajos para aislar fachadas, sustituir calderas comunitarias o instalar cubiertas verdes y puntos de recarga de vehículos eléctricos. En último lugar, el plan fomenta la salubridad, retirando elementos con amianto, reduciendo la concentración de radón o mejorando la calidad del aire interior.

El concejal de Vivienda trató de lograr una foto junto al resto de fuerzas que sintonizara con el gran pacto para la reconstrucción de la ciudad después de la pandemia. Pero ni el PSOE ni Más Madrid secundan un proyecto que tildan de trampantojo político. Mercedes González, portavoz socialista en la Comisión de Desarrollo Urbano, entiende que “la aprobación de Rehabilita2020 engrosa la bola de nieve de deudas”. Y agrega: “El Ayuntamiento debe hacer frente al legado anterior antes de lanzarse a publicar una convocatoria infradotada. Repetir el escándalo de los ascensores de Esperanza Aguirre socavará la confianza de los vecinos en la rehabilitación subvencionada”.

La sombra de la expresidenta de la Comunidad se desliza sobre Álvaro González. Vicente Pérez, dirigente de la Federación Regional de Asociaciones Vecinales de Madrid (FRAVM), entiende que “es inevitable” asociar los actuales impagos con el dislate de los elevadores de 2012, aunque existan diferencias: “Entonces los afectados no contaron con la concesión efectiva de las subvenciones. El Gobierno regional expidió tan solo una calificación provisional para animar a efectuar las obras. Ahora el Ayuntamiento sí ha adquirido un compromiso legal. Se trata de una deuda inaplazable que debe pagar”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

REMATAR LAS AYUDAS

La Empresa Municipal de la Vivienda y Suelo (EMVS) ha firmado un protocolo con el ICO y otras entidades financieras. A través de esta alianza, dotada de 12,5 millones de euros, los beneficiarios de subvenciones a la rehabilitación gestionadas por la EMVS podrán solicitar el total del coste de la obra de manera anticipada y a un interés por debajo del mercado. El texto deja fuera al plan del concejal Álvaro González, que no ejecutará la empresa municipal sino el Área Delegada. “Queremos añadir al acuerdo los planes futuros, el Rehabilita 2020, que pensamos que es bueno para toda la ciudad”, declaró el titular de Vivienda a este diario hace un mes.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Si tienes cuenta en EL PAÍS, puedes utilizarla para identificarte
_

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_