La crisis del coronavirus

La vuelta al cole en Madrid: Infantil y Primaria será presencial, en la ESO habrá asignaturas ‘online’ y en Bachillerato un día desde casa

El Gobierno regional contempla cuatro escenarios para la vuelta al cole y cree que el más probable es el primero, en el que en Infantil y Primaria tienen clases presenciales al 100%

El consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio, poco antes de la rueda de prensa.
El consejero de Educación de Madrid, Enrique Ossorio, poco antes de la rueda de prensa.Víctor Lerena / EFE

Quedan dos meses para que comience el curso poscovid, el del 2020/2021, y la Comunidad de Madrid ha querido despejar las dudas que flotaban en el aire hasta ahora. Cómo se hará, cuántos alumnos deberá haber en clase, cuántos profesores se tendrán que contratar, cómo se dividirán las aulas. La Consejería de Educación ha planteado cuatro escenarios posibles pero no ha puesto sobre la mesa cifras. Enrique Ossorio, consejero de Educación, ha avisado, eso sí, que tras el varapalo económico que ha supuesto la pandemia, la consejería no destinará una gran partida a educación, o al menos no como planteó ayer CC OO, que presentó otro informe con las necesidades actuales y planteó una inversión que debería oscilar entre los 424 y los 981 millones de euros. “Ya nos gustaría, pero lo que plantea CC OO es irrealizable”, ha avisado Ossorio. Por lo pronto, el escenario “más probable” de cara a septiembre, el número uno según el plan de la administración regional, no contempla la contratación de más profesorado y las clases de infantil y primaria se realizarán con grupos de 25 alumnos, es decir, los mismos que antes de la pandemia.

En vídeo, Madrid presenta su plan para el próximo curso con cuatro escenarios posibles y descartando contratar más profesores. (VÍDEO: ATLAS)

En consejero ha explicado que ahora “hay que aprovechar el avance en la digitalización de las aulas e impregnar el curso 2020/2021 en eso, para estar preparado en caso de volver a necesitarlo” y ha anunciado un refuerzo en materiales tecnológicos para el próximo curso escolar. Además de tabletas disponibles para los centros y otro tipo de herramientas digitales, Ossorio ha anunciado un proyecto firmado con el Gobierno central proveerá a Madrid con hasta 25.000 ordenadores para uso de profesores y alumnos. También tendrán que “modificar contratos de limpieza” actuales para cumplir con las nuevas medidas higiénicas.

El primer escenario es en el que más ha hecho hincapié, “porque es, según el momento sanitario actual, el más probable en septiembre”. En ese caso, los alumnos de Infantil (0-3 años) empezarán el curso el 4 de septiembre (hasta el 31 de junio) y se organizarán en aulas burbuja, es decir, en clases estables de convivencia de 25 alumnos, los mismos que en la época precovid-19, aunque estarán aislados del resto de grupos. Estos niños no tendrán que mantener las distancia de seguridad de metro y medio entre ellos ni llevar mascarilla, aunque sí se evitará el contacto con otros grupos. A partir del segundo ciclo de Infantil (3-6), que empezarán ―como los de Primaria y Educación Especial― el 8 de septiembre y hasta el 22 de junio, los alumnos tampoco llevarán mascarilla y por eso también se organizarán en grupos estables de convivencia. Con ellos se empezará a hacer hincapié en las plataformas educativas.

Los alumnos de Bachiller, de FP y de educación de adultos (del 9 de septiembre al 22 de junio) sí tendrán que mantener la distancia de seguridad de metro y medio y usar mascarilla cuando no se pueda guardar esa distancia. Además, Ossorio ha anunciado que se impartirán determinadas asignaturas de forma online entre 1º y 4º de la ESO y, ya para Bachillerato, el plan Uno de cinco online, que significa que uno de los cinco días de la semana las clases se impartirán íntegramente de forma telemática y dentro de su horario habitual.

En el segundo escenario, que se pondrá en marcha en caso de que la situación sanitaria empeore, el curso será semipresencial. En principio este escenario no se plantea a día de hoy. Se suprimirían los recreos, el comedor y se incrementarían las rutas escolares. En el primer ciclo infantil (0-3 años) se mantendrían los grupos de convivencia, pero ya de 20 alumnos, salvo que las autoridades sanitarias limitasen ese número, en cuyo caso, se establecería la asistencia de los alumnos cuyos progenitores trabajasen fuera del domicilio. En el segundo ciclo de educación Infantil (3-6 años) se reduciría el número de alumnos por aula de acuerdo a dos criterios: la distancia interpersonal de 1,5 metros o la creación de grupos de convivencia estable de 20 alumnos. Se haría una flexibilización de horarios y de materias para reducir la estancia de los alumnos en los centros y se incentivaría la actividad educativa telemática, sobre todo, en los grupos de 4º a 6º de Primaria para que los alumnos puedan realizar aquellas tareas que la reducción de horarios no haya permitido completar. Para apoyar a estos estudiantes con el uso individualizado del uso de las plataformas, se contaría con el apoyo de ONG o alumnos de Magisterio en prácticas.

Para los alumnos de Secundaria, Bachillerato y Educación para Adultos, los centros garantizarán la presencialidad entre un tercio y la mitad del horario semanal para todos los estudiantes. Por ejemplo, podrían establecer dos franjas horarias, de 8 a 12 horas y de 12 a 16 horas y el resto del horario sería desarrollado por los alumnos con los materiales entregados. Otra alternativa podría ser la asistencia presencial de la mitad de los estudiantes en los centros en días alternos y los viernes todos los alumnos cursarían todas las asignaturas online. En cuanto a Educación Especial, se ha planificado la opción de limitar la presencialidad de los alumnos en función de si padecen o no algún tipo de enfermedad o cuadro clínico asociado a su discapacidad.

En este escenario sí se reorganizarían los espacios, utilizando el gimnasio o el comedor para repartir a los alumnos y se flexibilizarían las materias en todos los centros educativos. Y, entonces sí, se plantearían la posibilidad de contratar a 3.500 entre personal docente y personal administrativo.

El tercer escenario sería el del confinamiento tal y como se ha vivido estos meses. Se apostaría entonces por incrementar los conocimientos en tecnología. Tanto el personal administrativo como el docente aplicarían el teletrabajo. En el primer ciclo de Infantil no se impartirían clases teniendo en cuenta la edad y la capacidad tecnológica de los niños. En el segundo ciclo de Infantil, los profesores y tutores se conectarían de forma regular con los alumnos, pero sin el horario habitual. Establecerían tareas acordes a la edad, y voluntarias, en función de las circunstancias de cada familia, mientras que el tutor tendría de forma periódica comunicación con los progenitores. Para los alumnos de Primaria, Secundaria, Bachillerato, FP y Educación para Adultos tendrán todos los días clases online para desarrollar el currículum del temario, aunque flexibilizando materias y horarios. En cuanto a Educación Especial, profesores y tutores se conectarían de manera regular con los alumnos que por su nivel puedan seguir actividades online. No se aplicarán los horarios habituales de las clases y el tutor se comunicaría de forma periódica con los padres o tutores.

El cuarto ha detallado el Consejero, “es el que todos querríamos”, es decir, el de la vuelta a la completa normalidad, aunque siempre siguiendo las medidas higiénicas.

Ossorio ha prometido que la semana que viene estarán listas las instrucciones de inicio de curso, con una parte docente y otra centrada en las condiciones higiénico-sanitarias. El consejero no ha querido hablar del presupuesto de cara al próximo curso, aunque ha dejado claro que, lejos de invertir más en educación, la crisis económica derivada de la covid obligará a economizar los gastos. Además, solo se plantearía contratar a nuevos profesores en caso de tener que empezar el curso en el segundo escenario, al tiempo que ha tildado el plan que planteó el lunes CC OO de “irrealizable”. El sindicato hizo público un informe con diferentes escenarios en el que, dependiendo de la situación sanitaria, la inversión en educación oscilaría entre los 424 y los 981 millones de euros. Se necesitaría contratar un mínimo de 11.098 nuevos profesores.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

Más información

Lo más visto en...

Top 50