LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Almeida, en la lanzadera

El alcalde reabre el Parque de Atracciones y el Zoo en el primer día laborable sin estado de alarma

El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha acudido hoy a la reapertura tras el estado de alarma del Zoo, el Parque de Atracciones y el Teleférico.
El alcalde de Madrid, José Luis Martínez-Almeida, ha acudido hoy a la reapertura tras el estado de alarma del Zoo, el Parque de Atracciones y el Teleférico.Luis de Vega

“¡Arráncalo, arráncalo!”, decía el alcalde emulando la mítica escena de Carlos Sainz y Luis Moya. Pero la Lanzadera, una trepidante caída libre del Parque de Atracciones de Madrid, no se movió en su reapertura de este lunes tras más de cien días cerrado. El que estaba sentado a lado de José Luis Martínez-Almeida era el mismísimo jefe del área de Movilidad, que agradeció que la atracción ni se inmutara. Borja Carabante, nada amigo de los cacharros de feria, se llevaba las manos a la cabeza implorando para que aquello solo fuera un paripé y nadie hiciera caso a la petición de su jefe de ponerlo en marcha. Martínez-Almeida es hoy en día una atracción y una docena de cámaras contemplaban la escena. Finalmente quedó en eso, en las risas del primer edil y en los sudores fríos del concejal.

Las bromas de unos y otros son el mejor reflejo de que el estado de alarma queda poco a poco atrás. La vida sigue a pesar de las gravísimas consecuencias de una pandemia que ha sembrado más de 16.000 muertos en la región. La cosecha de los próximos meses será una grave crisis social y económica. Esa es ahora la principal preocupación en una ciudad “mucho mejor preparada” y que “cumple todos los parámetros” que exige Sanidad ante un posible un rebrote como está ocurriendo en otras provincias, afirma Almeida.

Además del Zoo y el Parque de Atracciones este lunes han reabierto las zonas de juego para niños, que permanecían clausurados pese a que los parques y zonas verdes abrieron hace ya semanas. Las 2.200 zonas infantiles se están abriendo a lo largo del lunes de forma progresiva. El propio alcalde reconoce que “tienen un particular riesgo” como posible foco de contagios. El tráfico, otro termómetro para medir la vuelta a la normalidad, también retoma su pulso, aunque sigue siendo, comparado con esta misma fecha hace un año, un 35% menor dentro de la M30 y un 36% menor en la periferia. Un accidente sin consecuencias graves fue a la hora de comer el origen de un gran atasco kilométrico en la vía de circunvalación que muchos casi ya ni recordaban.

Con la reapertura de fronteras, el aeropuerto Adolfo Suárez Madrid-Barajas tampoco es ajeno al nuevo ajetreo de personas, aunque el alcalde cree que no se han implantado los controles necesarios y reclama “medidas adicionales en frontera por parte del Gobierno de la nación”. Eso incluye “que se venga con test PCR hechos sobre todo cuando se venga de zonas especialmente peligrosas”. “El Gobierno no ha adoptado en Barajas las medidas que son necesarias e imprescindibles” porque “una vez que están ya en la terminal no tenemos ningún medio para controlar que a través del aeropuerto de Barajas no se pueda producir un rebrote”, denuncia Almeida.

Una comitiva municipal reabría en la mañana del lunes el Parque de Atracciones, el Zoológico y el Teleférico. Hope (Esperanza en inglés), una cría de elefante asiático nacido durante el estado de alarma, es una de las estrellas que esperan ya a los visitantes. A media mañana, sin apenas gente que los observara, se movía tranquilamente entre las patas de sus mayores. Los propios responsables le comentaban al alcalde en el camino de los pandas a los elefantes que no esperaban más de 300 personas en esta primera jornada cuando lo normal un día entre semanas antes de la explosión estival son unas 2.000.

Con su visita, Almeida ha querido dar el aldabonazo para la reapertura de estos tres símbolos del turismo y el ocio madrileño situados en el gran pulmón verde de la ciudad, la Casa de Campo. “Es la vuelta a ese Madrid que todos llevamos en el corazón”, ha señalado el alcalde. El Parque de Atracciones y el Zoológico, cerrados desde el pasado 12 de marzo, abren a la mitad de su aforo, con el uso obligatorio de mascarilla, con señalización de recuerdo de la distancia de seguridad y con dispensadores de gel para las manos por todo el recinto. Las entradas solo se pueden adquirir por internet.

Instantes después de bajarse de la Lanzadera, Almeida trató de ganarse un peluche lanzando unas bolas en una caseta. Pero nada. Tampoco lo consiguió Borja Carabante. El gancho del “siempre toca” y “no hay truco” se mantiene en la nueva normalidad. Ambos continuaron la tournée camino del Teleférico sin, aparentemente, echar de menos el tener que cargar en la cabina con uno de esos muñecos de colores chillones.

Más información

Lo más visto en...

Top 50