LA CRISIS DEL CORONAVIRUS

Se busca, se ofrece empleada doméstica con certificado de haber pasado la covid-19

En el sector del empleo doméstico algunos trabajadores que han pasado la enfermedad comienzan a destacarlo en sus anuncios

Una cuidadora junto a una anciana en silla de ruedas.
Una cuidadora junto a una anciana en silla de ruedas.iStockphoto / Getty Images

En abril, Basilio Silgero, de 46 años, se contagió de covid-19. Pasó una semana en el hospital y 15 días en aislamiento en casa. El mismo virus que lo apartó de su trabajo como chófer supone ahora su pasaporte de inmunidad para conseguir empleo. Hace unas semanas publicó un anuncio para ofrecer sus servicios en el portal Milanuncios y, según relata, en todas las llamadas que recibía le preguntaban si había pasado el coronavirus. Dado que cumplía el requisito y parecía tan solicitado, no dudó en incluirlo en su perfil: “Pruebas médicas demostrables con dos negativos en coronavirus y anticuerpos positivos” Silgero se pagó dos PCR de su bolsillo, por más de 300 euros.

No es un caso muy frecuente, pero tampoco es único. En una docena de anuncios de trabajo vistos en Milanuncios y Wallapop se requiere o se ofrece para puestos de empleo doméstico la condición de haber superado la covid-19. También ocurre en las agencias de empleadas domésticas. Una trabajadora de una agencia con 18 años de experiencia indica que ahora pregunta a las trabajadoras si han pasado el coronavirus porque hay clientes que lo reclaman. En el caso de internas, la empresa se ofrece a buscar a trabajadoras dispuestas a confinarse en el lugar del empleo hasta cuatro semanas o más, sin días libres, para asegurar que no se va a contaminar.

“Si el cliente pide una chica que haya pasado el coronavirus nosotros la buscamos con ese criterio, es como cuando nos piden a menores de 30 años”, explica una trabajadora de otra agencia en el centro de Madrid, que ahora ofrece también gestionar con laboratorios test PCR para los empleadores que lo requieran, por unos 100 euros. “En el caso de internas, nos han pedido mucho este servicio”, dice.

Este tipo de ofertas de empleo son una vulneración de los derechos fundamentales del trabajador, explica José María Casero, secretario de Política Sindical de UGT Madrid. “El aspirante a un empleo tiene todo el derecho a la intimidad, no tiene por qué exponer sus patologías previas”, señala. “El que estemos en una situación de crisis no le da derecho a los empresarios a segregar y discriminar”, agrega la abogada laboralista de Ceca Magan Abogados, Ana Gómez Hernández.

La segunda ola de la encuesta de prevalencia, presentada la semana pasada, ratifica la escasa circulación del virus pese a la desescalada: solo 5,2% de la población presenta anticuerpos IgG contra el SARS-CoV-2 y por tanto ya ha cursado la infección. En mayo, en una de las ruedas de prensa de Fernando Simón, director del Centro de Coordinación de Alertas y Emergencias Sanitarias del Ministerio de Sanidad, se le preguntó por este tipo de ofertas de trabajo. “Creo que eso puede ser incluso ilegal y si no lo es, no me parece muy moral”, dijo.

Esta semana se publicó un anuncio que buscaba una empleada interna en la zona de Moratalaz para cuidar a un hombre con demencia: 500 euros al mes, un día de descanso, no importaba si la trabajadora tenía o no sus papeles en regla pero era imprescindible presentar un test de covid-19. Por este tipo de presiones Erika, de 43 años, decidió, al igual que Silgero, incluir en su currículum que ha pasado el coronavirus. “Puedo demostrar resultados de inmunidad”, afirma Erika en su perfil, en el que se ofrece para planchar. “No puedo hacer limpieza, porque tuve neumonía bilateral y no me he recuperado del todo, me canso mucho”, cuenta.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50