La crisis del coronavirus

Aguado: “Con la fase 1 hemos dejado de estar en la UCI para pasar a planta”

Los partidos aplauden la decisión mientras los sindicatos de la sanidad pública madrileña piden “responsabilidad ciudadana” en el avance de la desescalada ante la “falta de refuerzo”

El vicepresidente de la Comunidad de Madrid, Ignacio Aguado, este viernes. En vídeo, Aguado asegura que pasar a la fase 1 es como "dejar de estar en la UCI para pasar a planta". Kiko Huesca | Efe

El Gobierno regional, el Ayuntamiento de la capital y las distintas fuerzas políticas han celebrado el paso de la Comunidad de Madrid a la fase 1 a partir del próximo lunes al tercer intento, aunque la sanidad pública ha pedido cautela y “responsabilidad ciudadana” ante una mayor apertura del confinamiento. “Ahora sí que sí: Madrid, fase 1. Primera medida, apertura de todos los grandes parques. Paso a paso. Estamos de vuelta, Madrid”, ha tuiteado el alcalde de la capital, José Luis Martínez-Almeida que ha comparecido esta tarde en rueda de prensa junto con la presidenta regional, Isabel Díaz-Ayuso, para hacer recomendaciones a los ciudadanos de cara a la fase 1.

El vicepresidente de Madrid, Ignacio Aguado (Ciudadanos), ha mostrado su satisfacción, aunque ha considerado que “no es una victoria”, sino que significa que “como sociedad hemos dejado de estar en la Unidad de Cuidados Intensivos y hemos pasado a planta”. “La semana pasada entendíamos que estábamos ya preparados, esta semana también y, ahora, por fin, conseguimos pasar a la fase 1”, lo que es “un alivio” para miles de personas que tienen pequeños y medianos negocios, bares, restaurantes y comercios, ha señalado Aguado. El también portavoz del Gobierno regional ha indicado que “es un pasito importante” para ir recuperando poco a poco la libertad de movimiento y también la actividad económica, pero “en ningún caso debe interpretarse como que ya hemos ganado la batalla”.

Los grupos de la izquierda en la Asamblea de Madrid han recibido con “alegría” y “cautela” una noticia que, según estos partidos no debe invitar a “bajar la guardia” ni a dejar de aportar a la sanidad “todos los recursos necesarios”. En declaraciones remitidas a los medios, el portavoz de Sanidad del PSOE, José Manuel Freire, ha dicho que se alegra "mucho” por el “gran avance” que supone el cambio de fase, y ha dicho que en adelante el PSOE estará “muy atento a que las cosas se hagan bien”.

El portavoz de Más Madrid, Pablo Gómez Perpinyà, ha expresado su “alegría” por una “muy buena noticia” que para él llega “gracias al esfuerzo de la gente sencilla, que ha mantenido un comportamiento ejemplar”. Sin embargo, también ve necesaria la “cautela” al no existir “la certeza de que el Gobierno de Isabel Díaz Ayuso vaya a ofrecer la respuesta que merece el momento”.

Por su parte, el portavoz adjunto de Unidas Podemos en la Asamblea, Jacinto Morano, ha pedido conocer “los datos, informes y elementos” trasladados al Ministerio de Sanidad desde la Comunidad de Madrid, a la que ha acusado de ser “absolutamente opaca en este sentido”. Morano espera que dicha información “corresponda a la realidad de la sanidad madrileña” y que “no se haya intentado anteponer otros intereses a la salud”.

En el PP, su portavoz, Alfonso Serrano, ha recalcado que Madrid “está preparada” para la fase 1, que considera “fundamental” para comenzar a “reactivar” la economía de la región y también su tejido asociativo, para que pueda reanudar el apoyo a los colectivos más vulnerables. Su homóloga de Vox, Rocío Monasterio, se ha alegrado “de que Madrid recupere parcialmente su libertad” para así “levantar las persianas” y poder “conseguir que se acorten las colas del hambre”, porque a su juicio “solo con el trabajo, solo con el esfuerzo y solo con libertad podremos conseguir recuperar la prosperidad”.

La patronal madrileña, CEIM, ha valorado “positivamente” el paso de la Comunidad de Madrid si bien ha lamentado que llega “dos semanas tarde”. En un comunicado, CEIM indica que, aunque “la salud de los madrileños siempre ha estado por delante”, era “prioritario” reactivar la actividad económica y afirma que la tardanza en avanzar a la fase 1 “afecta directamente a la competitividad de la región”.

Por su parte, los sindicatos más representativos de la sanidad pública madrileña piden “responsabilidad” a los ciudadanos porque, denuncian, la Comunidad de Madrid “no ha reforzado las plantillas sanitarias”, que están mermadas y fatigadas para afrontar un posible repunte. Para CC OO, el cambio de fase se produce “con importantes carencias sanitarias”, según su secretaria de Sanidad Rosa Cuadrado, que destaca la “marcada propensión” de la Consejería de Sanidad a hacer “anuncios públicos de actuaciones que luego se materializan tarde, mal o nunca”.

Aunque Sanidad anunció hace una semana un refuerzo de mil profesionales ―685 de Atención Primaria y 400 de Salud Pública― para detectar los nuevos contagios, “la realidad es que hoy, al igual que hace 15 días, seguimos teniendo los Servicios de Urgencia de Atención Primaria (SUAP) y 74 consultorios cerrados, y multitud de incertidumbres”. Hay déficit de camas, una atención primaria “bajo mínimos y una Salud Publica prácticamente desmantelada. A día de hoy ni conocemos esos planes funcionales, ni las necesidades de reforzar las plantillas de cada centro, ni cuáles son los efectivos con los que va a contar la Dirección de Salud Pública para el rastreo de nuevos casos”.

El sindicato de médicos Amyts pregunta “¿qué ha cambiado de hace una semana al día de hoy? Nada. Seguimos con promesas de contrataciones y refuerzos en Atención Primaria no plasmadas en contratos reales. La situación es más o menos similar y, sin embargo, lo que hace una semana era no, ahora es sí”, ha dicho su secretario general, Julián Ezquerra.

El sindicato de enfermería Satse, mayoritario en la sanidad pública, pide “responsabilidad a los ciudadanos para evitar un nuevo repunte” durante la desescalada y reclama al Gobierno regional que “dote correctamente las plantillas enfermeras”, principalmente, las de los centros de salud, incrementando sustancialmente el personal y facilitando el acceso a trajes EPI y material sanitario, que sigue siendo “escaso en muchos centros”.

Para CSIT Unión Profesional, el cambio de fase implica “la necesidad de tener incorporados todos los recursos humanos prometidos para ya. Los 648 contratos para primaria es urgente que lleguen y el esfuerzo de Salud Pública también. Pero creemos que el cambio va a poner de manifiesto que estos refuerzos son insuficientes”. UGT “siempre” ha dicho lo mismo, no quieren "ninguna decisión precipitada " y esperan “que esta se haya tomado en función única y exclusivamente de los criterios sanitarios que corresponden. Lo peor que podría pasar, ahora mismo, sería una vuelta atrás en los problemas de salud provocados por el coronavirus”, según su secretario de Sanidad, Julián Ordóñez.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Buscador: La desescalada por municipios

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


Más información

Lo más visto en...

Top 50