Pollo y cerveza

Creo que nos vamos a quedar sin yemas de los dedos, que se nos van a cansar los brazos de tenerlos todo el rato en alto para tocar a quienes queremos

Dos vecinos conversan en el balcón de sus casas en Madrid este jueves durante la cuarta jornada laboral de aislamiento por el coronavirus.
Dos vecinos conversan en el balcón de sus casas en Madrid este jueves durante la cuarta jornada laboral de aislamiento por el coronavirus. Mariscal

Una vez tuve la oportunidad de entrevistar a un superviviente español del campo de concentración nazi de Mauthausen. Me contó un montón de cosas acerca de su cotidianeidad confinado en aquel espacio de horrores varios que jamás podré olvidar. De entre todo lo que me narró, hubo algo que me llamó la atención especialmente: según él, el grueso de sus conversaciones, lejos de centrarse en sus ideas políticas, en el transcurso de la terrible contienda que desangraba Europa, o en la gesta vivida, giraban, sobre todo, en torno al fútbol y a lo que comerían y beberían una vez salieran. El menú estrel...

Más información