PATIO DE VECINOS

“Mi objetivo es crear un icono turístico madrileño de entretenimiento”

Si la crisis sanitaria lo permite, el empresario teatral Luis Álvarez quiere hacer del Gran Teatro Bankia Príncipe Pío una referencia cultural como el Moulin Rouge de París

Luis Alvarez, uno de los propietarios del nuevo Gran Teatro Bankia Príncipe Pío, momentos antes de una representación
Luis Alvarez, uno de los propietarios del nuevo Gran Teatro Bankia Príncipe Pío, momentos antes de una representaciónKIKE PARA

Cuando era niño, Luis Álvarez (Madrid, 47 años) quería ser torero por “tradición familiar” y lo intentó. “Me di cuenta de que lo que de verdad me gustaba era la atención y la relación con el público, así que me hice actor”, cuenta Álvarez. Pero los tiempos de espera entre función y función, “sin hacer nada”, le impacientaban así que a los 18 años decidió convertirse en empresario teatral. Aquel fue el inicio de una dilatada carrera que se desarrolló principalmente en Estados Unidos donde consiguió ser el primer español en producir un espectáculo en Broadway con el musical 101 Dálmatas. Hace cinco años regresó a Madrid para crear e impulsar el Gran Teatro Bankia Príncipe Pío, que abrió sus puertas por primera vez el pasado 28 de febrero tras años de remodelación del edificio. “El proyecto más ilusionante de mi carrera –dice– que se ha visto paralizado por la crisis del coronavirus en España”.

¿Cómo está viviendo está situación?

Pues con mucha incertidumbre. Arrancar el teatro y que justo tengamos que cerrar, era algo inimaginable, aunque todavía es pronto para saber cómo nos va afectar esta crisis sanitaria, pero lo va a hacer de manera global y a todos los sectores. Yo he vivido muchas situaciones alarmantes en mi vida: el 11S, el 11M, la guerra de Irak… que también provocaron consecuencias negativas en la economía. Pero una situación así, sin precedentes… no lo sé, la verdad.

¿Es el momento más difícil de su carrera?

De momento, no. He vivido situaciones laborales peores en los que acontecimientos sociales de gran magnitud, como te decía antes, arrastraron mis empresas, pero afortunadamente esto me pilla más maduro para prever este tipo de desastres. Si está situación no se prolonga más de seis meses puedo soportar la empresa sin problemas, si fuera más tiempo, tendríamos que tomar decisiones más graves. Sería una gran faena por toda la ilusión y el esfuerzo que le hemos puesto, pero confío en que no llegaremos a eso.

¿El Gran Teatro Bankia Príncipe Pío es su proyecto más grande y ambicioso hasta ahora?

He tenido otros más ambiciosos y difíciles como Las Vegas Airlines (un espectáculo a bordo de un avión con ruta Madrid-Las Vegas) que sí me costó mucho sacarlo adelante por las barreras burocráticas españolas. El Teatro Príncipe Pío es el más ilusionaste de mi vida hasta la fecha.

¿Por qué?

Porque es un proyecto que nació realmente en 1993. Fue una idea de Antonio Banderas, al que siempre he admirado, y del productor ya fallecido Luis Ramírez, muy amigo mío, que ya por aquel entonces visionó lo que hoy es la Gran Vía y sus teatros. Como soy muy creyente, tengo la certeza de que Luis, desde el cielo, me puso en mi camino este proyecto para que yo terminase de ejecutarlo. Por eso, mi sueño era que lo inaugurase Antonio Banderas y lo hará el próximo 16 de abril si se reinicia la programación.

¿Siempre supo que acabaría regresando a Madrid?

No tenía pensado volver, emprender en este país es muy complicado, yo admiro profundamente a todos aquellos que lo intentan y lo consiguen. Pero este proyecto me hizo volver a casa.

¿Cuál es su objetivo para este espacio teatral?

Desde que lo cogí, lo tuve clarísimo: convertirlo en un icono turístico madrileño de entretenimiento a la altura del Moulin Rouge de París, el Scala de Milán, el Royal Albert Hall de Londres…

¿Enfocado principalmente al turismo?

Un icono turístico es para todo el mundo. No conozco a ningún parisino que no haya subido a la Torre Eiffel y yo, como madrileño, visito mucho los principales iconos turísticos de la ciudad. Los primeros que probarán este teatro serán los ciudadanos de Madrid porque además este proyecto ha sido creado con un carácter de servicio para la comunidad.

¿Qué quiere decir?

Es un concepto que aprendí en mi estancia en Estados Unidos. Una empresa no tendrá éxito si no piensas cómo vas a servir a tus vecinos. Por eso, hemos querido crear un abono de teatro para facilitar que los madrileños acudan más a menudo o fijar unos precios asequibles para ver una ópera. Por ejemplo, ahora con esta crisis, nosotros no dudamos ni un segundo: se devuelven todas las entradas porque no queremos tener ni un solo cliente insatisfecho.

Se adhiere a los criterios de
Lo más visto en...Top 50