Una bandada de unos 150 estorninos mueren en pleno vuelo y caen a la calle en Ferrol

Ayuntamiento y Xunta investigan si se debió a una descarga eléctrica por un cable de alta tensión

Estorninos muertos sobre el asfalto en Caranza.
Estorninos muertos sobre el asfalto en Caranza.EP (Cedida)
Ferrol -

Una bandada de unos 150 estorninos fallecieron sobre las 9,00 horas de este viernes en pleno vuelo y se precipitaron sobre la calle Alcalde Quintanilla Martínez, en el barrio de Caranza, en Ferrol. Las aves cayeron contra vehículos e incluso algún viandante que pasaba por las proximidades del Hospital Ribera Juan Cardano.

Los vecinos avisaron de inmediato a la Policía Local de Ferrol, que se desplazó con una patrulla, además de un técnico medioambiental de la Xunta y técnicos de la empresa que realiza el servicio de control de aves para la Concejalía de Medio Ambiente de Ferrol, que fueron los encargado de retirar los ejemplares de estorninos pintos (Sturnus vulgaris) muertos de la vía pública. También se localizaron otros cinco ejemplares vivos, pero que eran incapaces de retomar el vuelo, por lo que fueron trasladados en transportines al Centro de Recuperación de Fauna Salvaje, situado en Oleiros (A Coruña), dependiente de la Xunta.

Desde el primer momento, tanto el Ayuntamiento de Ferrol como la Xunta han estado en contacto y en colaboración para tratar de averiguar las causas de la muerte de los pájaros. Según han apuntado por parte de la administración local, la empresa de control de aves de Ferrol había localizado el pasado jueves, día 25, una pequeña bandada de estorninos, unos 30 ejemplares, en la zona de la Universidad, si bien en los demás dormideros catalogados en la ciudad no se detectó presencia de estas aves.

La zona donde aparecieron estos ejemplares muertos y heridos “no es un dormidero catalogado previamente y antes no se había recibido ningún aviso de la presencia de estorninos”. Fuentes consultadas han detallado que la electrocución de una bandada de pájaros suele suceder cuando vuelan muy cerca unos de otros. De esta manera, si un pájaro toca con un ala un cable de alta tensión se puede producir el fenómeno de arco eléctrico y este se transmite rápidamente al resto de la banda, con lo que la descarga puede ser mortal para el grupo.

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS