Más Madrid propone que los tampones y compresas sean un servicio básico que ofrezcan todos los edificios públicos

El 20% de las mujeres en España no puede costearse estos productos, según datos de una asociación

La candidata de Más Madrid, Mónica García, esta mañana en la Gran Vía de Madrid.
La candidata de Más Madrid, Mónica García, esta mañana en la Gran Vía de Madrid.TWITTER DE M. GARCÍA

Dos señoras de unos 50 años salen de la tienda de Stradivarius de la Gran Vía esta mañana:

― ¿Quién es esa?

― Mónica García, la médico de Más Madrid.

Y se plantan a unos metros de la candidata, que explicaba su nueva propuesta electoral a las cámaras de televisión. García ha citado a los medios de comunicación este martes para anunciar una nueva iniciativa: compresas y tampones disponibles y garantizados en todos los hospitales, colegios, centros culturales y otros edificios públicos de la Comunidad de Madrid, al igual que ya ofrecen agua, jabón y papel higiénico de forma gratuita. “Los productos de higiene menstrual son de primera necesidad para las mujeres”, ha observado la candidata. “Facilitar su acceso es una cuestión de justicia social y de salud pública”. El partido propone un paquete de medidas para acabar con la llamada pobreza menstrual de la región que, según datos de la organización period.org, afecta a un 20% de las mujeres, que tienen problemas para pagar estos productos por su alto coste. Period.org es un movimiento global creado en 2016 e impulsado por jóvenes que luchan para acabar con la pobreza y el estigma menstrual a través del servicio, la educación y el activismo político.

“Queremos atajar la pobreza menstrual”, ha dicho García, que también ha propuesto una formación en materia de higiene menstrual para todas los alumnos que cursen la educación obligatoria en la región. La candidata ha instado al Gobierno de Pedro Sánchez a reducir el IVA de los productos de higiene menstrual al 4%, actualmente se encuentran en un 10%. “La crisis económica va a afectar a muchísimas mujeres, aumentando su riesgo de sufrir pobreza menstrual. Es fundamental que el próximo gobierno cree un escudo social que las proteja”. Según los cálculos del partido, esta reducción tendría un impacto del 0,003% de lo que se recaudaría, unos 18 millones de euros. “Es inimaginable que en pleno siglo XXI haya mujeres que no tienen acceso a cuestiones básicas. Este impuesto crea una brecha en la economía de las mujeres”, ha dicho.

En España, dos de cada 10 mujeres viven bajo el umbral de la pobreza; lo que implica que dos de cada 10 viven una menstruación antihigiénica. No existe justificación para que en nuestro país la Viagra tenga un IVA del 4% y una compresa, del 10%”, escribía la impulsora de period.org en España, Ana Enrich, en una columna de opinión en El Periódico el pasado 2 de enero. Allí reclamaba mayor diálogo y medidas para poner remedio. “La pobreza menstrual es la pobreza derivada de una pobreza económica. Significa tener que elegir entre comprar arroz o comprar compresas. Hay quienes no pueden gastarse lo que no tienen, recurriendo a métodos para gestionar su menstruación impensables en nuestra sociedad: cartones, periódicos, telas. Una pobreza menstrual que se agrava al no tener acceso a un baño o a una ducha. Nos recuerda Unicef que solo el 40% de la población mundial tiene acceso a lavabos saneados”.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete aquí a nuestra nueva newsletter sobre Madrid

Sobre la firma

Manuel Viejo

Es de la hermosa ciudad de Plasencia (Cáceres). Cubre la información política de Madrid para la sección de Local del periódico. En EL PAÍS firma reportajes y crónicas desde 2014.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS