MEDIO AMBIENTE

Examen medioambiental a la Comunidad Valenciana: notable en reutilización de agua y suspenso en transición energética

La titular de Cambio Climático, Mireia Mollà, reprocha la lentitud de las consejerías de Territorio y Economía en la tramitación de campos fotovoltaicos tras presentar un informe de sostenibilidad

Al atardecer los bandos de méritos y gaviotas alzan el vuelo y abandonan los arrozales para acudir a sus respectivos dormideros en la Albufera de Valencia.
Al atardecer los bandos de méritos y gaviotas alzan el vuelo y abandonan los arrozales para acudir a sus respectivos dormideros en la Albufera de Valencia.Mònica Torres

La situación de la sostenibilidad ambiental en la Comunidad Valenciana “progresa adecuadamente” en la mayoría de indicadores, como el agua (sobre todo en su reutilización) el aire, medio natural o residuos, pero suspende en las acciones dirigidas a la transición energética ante el cambio climático. Así lo ha afirmado la consejera de Agricultura, Emergencia Climática y Transición Ecológica, Mireia Mollà, a partir del Informe del Estado del Medioambiente de la Comunitat Valenciana 2017-2020 presentado este martes en unas jornadas celebradas en el centro cultural Bombas Gens de Valencia. Se han analizado 68 indicadores; de ellos, 36 mejoran, 20 empeoran y 12 se mantienen estables.

Según este informe, solo el 7,4% del consumo de energía en la Comunidad procede de fuentes renovables, mientras que el 37,7% y el 27,9% proviene al petróleo y al gas natural, respectivamente. El 70% del consumo corresponde al transporte y a la industria. En el caso del transporte, más del 90% de la energía es petróleo y en la industria se constata la dependencia del gas natural, que supone un 63,4% de la energía utilizada. Segúnla consejera, esta situación obedece a que la Comunidad Valenciana ha partido de unos “índices insoportables respecto al conjunto de España” a pesar de su potencial para generar con fuentes eólicas y solares no solo la energía que consume sino también la suficiente para ser exportadora.

Mollà se ha mostrado firme en su llamamiento a todos los municipios para que promuevan las energías renovables sobre techo, de ámbito público o privado, eliminando las trabas e impulsando recursos públicos. Pero sobre todo ha hecho hincapié en el llamamiento a “todo el Gobierno valenciano a impulsar la tramitación de estas plantas de menos de 50 megavatios que tienen cabida en nuestro territorio, y hacer frente a la transición energética y a la guerra energética que está asolando a las familias y a las empresas”.

Mollà ha defendido que su consejería “ha puesto sobre la mesa las herramientas idóneas para que (dichas plantas) tengan toda la garantía ambiental” y ha sido “facilitadora”, por lo que ha instado al resto de consejerías implicadas -en referencia a Economía y Política Territorial, que no ha mencionado- a “intentar hacer los mismos esfuerzos y el mismo compromiso por la transición energética justa y sin impactos”. Muchos de los proyectos sufren una tramitación muy lenta cuando llegan a estos departamentos, segñun han denunciado los promotores. La dirección general de Política Territorial y Paisaje es la sensible en esta materia al tener que compaginar la protección del territorio y patrimonio con la neesidad de instalar los campos fotovoltaicos.

Respecto a las instalaciones sobre tierra, que son las que generan mayor controversia, señala que las plantas grandes -de tramitación estatal y de más de 50 megavatios- son complicadas de situar en el territorio valenciano. “El Gobierno valenciano somos conscientes de que las plantas medianas o de un tamaño menor a los 50 megavatios tienen más capacidad de adaptarse a nuestro territorio y no crear perjuicios”, ha indicado Mollà en declaraciones a los periodistas tras la presentación de la jornada, dirida por la secretaria autonómica de Emergencia Climática y Transición Ecológica, Paula Tuzón.

En el caso del agua, el informe constata que los ríos en general tienen una tendencia a la mejora pero todavía hay un 60 % de las aguas superficiales que no han alcanzado su estado óptimo; las aguas costeras y los embalses son los que tienen mayor salubridad (el 80 % en buen estado); mientras que hay una sobreexplotación en general de acuíferos y contaminación difusa por nitratos. No obstante la reutilización del agua depurada es una de las más elevadas de España, con cerca del 60%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Respecto a la calidad del aire la evolución es muy positiva ya que ninguna estación de control y vigilancia presenta valores superiores a los permitidos, a excepción del ozono en un 6 % de las estaciones; y en residuos la Comunitat Valenciana “es una de las autonomías que más reciclan y separan” y el 60 % de los materiales se recuperan, ha informado. En materias como los residuos y el agua, la Comunidad Valenciana es “pionera”, según Mollà.

En cuanto al Medio Natural y la biodiversidad, Tuzón ha destacado que el 45 % de los hábitats de interés comunitario presentan un estado favorable y el resto están en proceso.

También dentro del bloque de cambio climático, el informe de la Generalitat indica que, si la previsión era un incremento del calentamiento climático de +0,1 grados por década, en las dos últimas la temperatura ha subido +0,3 grados y se han registrado los años máscálidos de la Comunidad Valenciana.

En este sentido, Mollà ha destacado que este miércoles será un “buen día” porque llegará a Les Corts la nueva Ley de Cambio Climático, aunque ha criticado que haya transcurrido un año entre su presentación y su paso por el parlamento valenciano.

Planes para la Albufera

Sobre la Albufera, el principal humedal de la Comundiad Valenciana, Mollà confía en que el proyecto del nuevo colector y la depuradora de Alcàsser (Valencia) esté listo el próximo año, para su inmediata licitación por el Ministerio y su ejecución antes de finales de 2027, con un presupuesto de 110 millones de euros, en parte procedente de los fondos Netx Generation de la UE. Este colector, reclamado desde hace décadas por los ecologistas, permitirá captar más del 50 % de aguas sucias y producir en la depuradora 18 hectómetros cúbicos para reintroducir en el sistema de riego del lago. “Como mucho” debería estar acabada esta obra en 2027, la fecha máxima establecida por los fondos europeos Next Generation.

Además, la consejera ha incidido en que a Unión Europea ha concedido a la Comunidad Valenciana 60 millones para inversiones en recuperación ambiental y espera que incluya el proyecto de la transformación de la paja de arroz en biogás dentro de la estrategia de promoción de este combustible.

Sobre la firma

Ferran Bono

Redactor de EL PAÍS en la Comunidad Valenciana. Con anterioridad, ha ejercido como jefe de sección de Cultura. Licenciado en Lengua Española y Filología Catalana por la Universitat de València y máster UAM-EL PAÍS, ha desarrollado la mayor parte de su trayectoria periodística en el campo de la cultura.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS