500 disparos “incruentos” de la Transición valenciana

El fotoperiodista Josep Vicent Rodriguez y la periodista Rosa Solbes firman el libro ‘Trets’, memoria gráfica informada de unos años decisivos que marcaron la historia del País Valencià

Desde la izquierda, Antonio Laguna, Maria Josep Amigó, la periodista Rosa Solbes y el fotoperiodista  Josep Vicent Rodríguez, en la presentación del libro 'Trets. Imatges de la Transició valenciana'.
Desde la izquierda, Antonio Laguna, Maria Josep Amigó, la periodista Rosa Solbes y el fotoperiodista Josep Vicent Rodríguez, en la presentación del libro 'Trets. Imatges de la Transició valenciana'.Institució Alfons El Magnànim

Trets. Imatges de la Transició valenciana, es un libro de disparos (fotográficos). “Algunos matan, eso ya lo sabemos, pero los disparos de Rosa y míos son incruentos. Son disparos que contienen información, algunos son poéticos; son disparos y gritos de libertad”. Así resumió este martes el fotoperiodista Josep Vicent Rodríguez el libro recién editado por la Institució Alfons El Magnànim, con más de 500 imágenes captadas por él cuatro décadas atrás, y que la periodista Rosa Solbes pone en contexto con una explicación resumida dirigida, sobre todo, a los que no vivieron de adultos una época decisiva de la historia valenciana y española.

En sus más de 300 páginas, el lector conoce o recuerda la sopa de siglas de los partidos políticos ante las primeras elecciones, las movilizaciones por la autonomía, la articulación de los sindicatos, la segunda ola feminista, la transformación urbanística, la lucha vecinal, la eclosión de iniciativas culturales y un largo etcétera, enumeró Maria Josep Amigó, vicepresidenta de la Diputación de Valencia, en el acto de presentación en La Beneficència.

“Es la memoria gráfica informada de unos años decisivos que marcaron para siempre la historia del País Valencià”, apuntó Amigó de la Transición política, “un periodo histórico que puede evocarse como una farsa o la epopeya de un esfuerzo común; lo que parece indiscutible es que fue la etapa fundacional de una democracia imperfecta pero liberadora. Por eso, cuatro décadas después vale la pena rescatarlas del olvido”, añadió la vicepresidenta.

Rodríguez comenzó a publicar sus fotos de manera regular en 1976, con Franco muerto y Juan Carlos I, coronado rey de España. “El franquismo maquinaba como perpetuarse en el poder, y enfrente de ellos estaban las organizaciones políticas y sindicales y los movimientos sociales y ciudadanos, que trataban de despertar al país a una democracia. Y en el proceso intentaban hacerse visibles ellos y sus reivindicaciones”. En Trets hay muchas imágenes de manifestaciones, de asambleas clandestinas, de cargas policiales, carreras y porrazos.

“Ser fotoperiodista siempre ha sido, y continua siéndolo, una profesión de riesgo. En aquellos momentos, el régimen franquista se resistía y por eso se comportaba de una manera violenta, con los manifestantes y con los que queríamos dejar constancia de ello”, recuerda Rodríguez. “La verdad es que no nos aburríamos”, comenta.

Es un compendio de imágenes de un periodo de gran efervescencia social y política: salieron a la calle las primeras manifestaciones feministas, antimilitaristas y ecologistas. También las reivindicaciones del movimiento LGTB. “Apareció un sentimiento nacional valenciano que fue rápidamente contestado por la extrema derecha con la intención de acallarlo, enviando cartas bombas y haciendo explotar diversos artefactos en los domicilios de algunos intelectuales, librerías, redacciones de periodico y algunas imprentas”, apunta el fotoperiodista.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Rodríguez tenía las fotos pero sabía necesitaban que alguien las pusiera en contexto “y pensé rápidamente en una compañera con la que compartí profesión, una gran periodista que también es amiga: Rosa Solbes. Ella aceptó la idea inmediatamente y aquí estamos”.

Rosa Solbes puntualizó que Trets no es “un quién era quién” en aquella época sino producto de un archivo de fotografías profesional y personal. “Como recoge la introducción, debemos pedir disculpas por las ausencias del libro, involuntarias por nuestra parte, tanto de protagonistas como de hechos. Pero sí tengo que decir que no están todas las personas que eran, pero sí eran todas las que están en el libro”, precisó la periodista.

La autora de los textos de las instantáneas aseguró que no quisieron hacer de la publicación un canto a la nostalgia, inevitable por otro lado, y deseó que el libro pueda convertirse en una puerta de entrada hacia un conocimiento más complejo de una época que marcó para siempre la historia valenciana.

Ejemplares del libro 'Trets. Imatges de la Transición valenciana'
Ejemplares del libro 'Trets. Imatges de la Transición valenciana'Alfons El Magnànim

“Sabemos que hay una creciente impugnación [de la Transición española], aunque parece predominar una visión positiva de aquella época. Todavía se considera mayoritariamente que el consenso de 1978 fue un instrumento provisional válido para salir del lío, que era el franquismo. Nosotros nos quedamos con la magnífica eclosión de medios de comunicación, principalmente escritos y de izquierdas. Por desgracia, algunos de esos medios tuvieron una vida demasiado efímera”, reflexiona Solbes.

El profesor de Historia de la Comunicación Universitat de Valencia Antonio Laguna, introductor del libro, destacó a toda una generación de periodistas, como Solbes y Rodríguez, que se forjaron en un periodismo que iluminó la llegada de la democracia. “Un periodismo que en su afán de informar y analizar la realidad, se convertía en revolución y desafiaba a los que hasta entonces escribían al dictado de censores e inquisidores”.

“A través de las fotos y los textos queda claro cómo el resultado de las elecciones de 1977, donde la izquierda sacó más del 50% de los votos, se convertía en un problema de difícil solución para la derecha. El debate político debía dejar de ser ideológico para ser identitario porque si se movía solo en el eje de izquierda-derecha, la opción conservadora, al menos durante un tiempo, lo iba a tener muy complicado pues se consideraba una continuadora de la dictadura franquista. La solución pasaba por cambiar el eje del debate; es decir pasar de quién era franquista o demócrata a quien era valenciano o antivalenciano”, concluyó Laguna.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS