El Ministerio de Transportes desbloquea los proyectos del túnel pasante de Valencia y la nueva línea de alta velocidad a Castellón

El presupuesto para la construcción de ambas infraestructuras oscilará, en función del trazado elegido, entre los 1.440 y los 2.265 millones de euros

La gran playa de vías férreas en el corazón de Valencia, que desaparecerá definitivamente con el soterramiento del ferrocarril.
La gran playa de vías férreas en el corazón de Valencia, que desaparecerá definitivamente con el soterramiento del ferrocarril.

El Ministerio de Transportes publica este jueves los estudios informativos del túnel o eje pasante ferroviario de Valencia y la Línea de Alta Velocidad (LAV) entre esta capital y Castellón, dos infraestructuras reivindicadas durante años y cuya ejecución se ha ido postergando por las sucesivas crisis económicas y los ajustes presupuestarios. El Eje Pasante, que discurrirá en subterráneo por la capital, acabará con la estructura de la estación València Nord en fondo de saco e incluirá dos nuevas estaciones de cercanías: en la avenida de Aragón y en el distrito de Universidades.

La nueva LAV entre Valencia y Castellón dará continuidad al Eje Pasante, reducirá los tiempos de viaje a 22 o 25 minutos, evitará la congestión de trenes y de tráficos (pasajeros y mercancías) e incorporará el ancho de vía internacional. Los estudios elaborados por el ministerio de Raquel Sánchez plantean siete alternativas para estos dos proyectos, cuyo presupuesto oscila entre los 1.440 millones de euros el más barato —si la línea de alta velocidad discurre junto al actual ferrocarril por el litoral— y los 2.265 millones de euros el más caro —si se opta por el interior—.

La ministra de Transportes, Raquel Sánchez, ha presentado este miércoles junto al presidente Ximo Puig, los estudios informativos cuyos trazados se conocerán en detalle mañana y permanecerán expuestos al público un mes para la presentación de alegaciones. Luego se valorarán y se enviarán al Ministerio de Transición Ecológica para que realice la declaración medioambiental.

El eje o túnel pasante, una infraestructura que conectará la estación de València Nord con la línea ferroviaria Valencia-Barcelona, al norte de la capital, discurrirá en subterráneo por el núcleo urbano y está previsto que admita la circulación de todo tipo de trenes, desde alta velocidad a cercanías. Su trazado evitará las maniobras que exige ahora la estación en fondo de saco.

La ministra ha anunciado también que las conexiones ferroviarias de alta velocidad y bajo coste (Avlo) de Renfe llegarán a Valencia el próximo mes de marzo, antes de Fallas, y que Renfe y la Autoridad Metropolitana del Transporte de Valencia han cerrado un convenio para la integración tarifaria de las cercanías, el metro y el autobús desde enero de 2022.

Sánchez ha recordado el compromiso del Gobierno de España con la Comunidad Valenciana, a la que el proyecto de PGE del año próximo dedica 1.284 millones de euros de inversión directa y otros 300 millones para infraestructuras flexibles e innovadoras. Y ha agregado que de los 377 millones de euros dedicados el año próximo al Corredor Mediterráneo en los PGE, uno de cada cuatro euros presupuestados va a parar a la Comunidad Valenciana.

El presidente Ximo Puig ha insistido en que la publicación de estos estudios “es un paso decisivo” después del “largo viacrucis” que han pasado para concretar estas infraestructuras. “No hay más tiempo que perder. Ahora hay que acelerar”, ha insistido el presidente, que le ha recordado a la ministra la necesidad de mejorar los servicios de Cercanías de Renfe.

El alcalde de Valencia, Joan Ribó, y la vicealcaldesa Sandra Gómez, responsable del área de Desarrollo y Renovación Urbana, han celebrado la decisión del Ministerio de Transportes, si bien el alcalde ha recordado que también hubo un proyecto en 2003 que nunca salió adelante. El Gobierno “da un impulso definitivo al Corredor Mediterráneo en la ciudad de Valencia”, ha subrayado, sin embargo, Gómez, ya que el proyecto de PGE para 2022 también consigna una partida específica de 29,9 millones de euros para acometer las obras del canal de acceso, que supone el soterramiento de las vías entre la Ronda Sur de la capital y el paso elevado de Giorgeta y Peris y Valero.

Canal de acceso

Precisamente la sociedad pública Adif sacó a finales del pasado julio a información pública las expropiaciones de terrenos necesarias para la construcción del canal de acceso que integrará la Alta Velocidad en Valencia. El acuerdo marco en vigor de Parque Central de València, firmado en 2019 después de años de parálisis por el Ministerio, la Generalitat y el Ayuntamiento, recogía el compromiso de las tres administraciones de iniciar las obras del canal de acceso en 2021 para finalizarlo hacia 2024, con un coste de 395 millones de euros, que sufragarán el Gobierno español (50%), la Generalitat (25%) y el Ayuntamiento de Valencia (25%). No obstante, el proyecto se retrasará ligeramente sobre los plazos previstos entonces.

Esta obra permitirá el soterramiento de gran parte de las vías del tren —que ahora parten en dos la capital— y acometer la futura avenida de García Lorca, que es el principal objetivo urbanístico de las obras pendientes del Parque Central, concretamente donde se concentra la construcción de viviendas. Se completará también la integración de los barrios del sur de la ciudad, aspiración ciudadana que se remonta a los años ochenta del pasado siglo.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS