Carmen Alborch, el arte y su feminismo transformador

El Centre del Carme expone obras de arte, fotografías y objetos de la exministra, escritora y feminista

Los carteles de la exposición 'Carmen Alborch. L'art i la vida', inaugurada en el Centre del Carme de Valencia el pasado 7 de octubre.
Los carteles de la exposición 'Carmen Alborch. L'art i la vida', inaugurada en el Centre del Carme de Valencia el pasado 7 de octubre.Kai Försterling (EFE)

Carmen Alborch, universitaria, política, escritora y feminista, dejó cuando falleció en 2018 un gran legado cultural y vital que se exhibe desde el pasado 7 de octubre en el Centre del Carme de Cultura Contemporánea (CCCC) bajo el título Carmen Alborch. L’art i la vida. Ayer sábado los expresidentes del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero y Felipe González la recordaron en sus intervenciones en el 40º Congreso federal del PSOE que se celebra en Valencia. González reivindicó el feminismo “firme, alegre y no agresivo” de la que fuera su ministra de Cultura; “el que de verdad ha hecho transformar la igualdad”, afirmó. Y no fueron los únicos en recordarla; otros socialistas se escaparon en los huecos que dejaba el cónclave para recorrer la muestra.

La muestra, tanto el nombre como su estructura, se inspira en el libro publicado por Alborch en 2009 La ciudad y la vida, un libro en tono de memorias donde habla mucho de la Valencia que conoce, del feminismo, de la política, de las múltiples facetas que la definían. El inicio y el final de la exposición coinciden con la línea argumental del libro. “Ella comienza su relato cuando se matricula en la Facultad de Derecho, de la que acabará siendo decana, y termina cuando deja de ser senadora en 2015 y pide su reincorporación a la Universitat de València”, resume. Salvador Albiñana, comisario de la muestra junto a José Vicente Plaza.

“Los hermanos de Carmen Alborch me pidieron que realizase un inventario de las obras de arte que reunió a lo largo de su vida y de ahí sale luego la idea de una exposición”, explica Albiñana. La ex ministra no era una coleccionista en el sentido tradicional del término y las pinturas que reúne tienen mucho que ver con su vinculación a la Galería Temple, creada junto a un grupo de amigos en los años 80 y que tuvo que abandonar una vez fue nombrada directora general de Cultura de la Generalitat. También tiene que ver con la amistad que le unía a algunos artistas. En el inventario hay obras de Carmen Calvo, Andreu Alfaro, Miguel Ángel Campano y Manuel Sáez. La primera la compra en 1982 y es un cartel de Mariscal y la última es de 2013, de Carmen Calvo.

“Carmen fue una mujer entusiasta y apasionada de la vida”, apunta Albiñana. “No establecía excesivas jerarquías y era capaz de disfrutar por igual de un paseo por la Malva-rosa, que de ver una acuarela, leer un libro o ir a comer en Casa Montaña, por ejemplo”, repasa el comisario. “La historia de Carmen es un poco la historia de la Transición y de la democracia española. La gente se reconoce en ella”, apostilla Plaza.

En las paredes y en los expositores hay múltiples testimonios —fotografías, libros, discos, incluso un vestido del diseñador valenciano Francis Montesinos que paseó con su personal estilo— de su vida. En los años 80 promueve la Galería Temple, se convierte en decana de la Facultad de Derecho, luego directora general de Cultura y se despide de la década dirigiendo el IVAM. Fueron unos años fulgurantes. Después llegaría su nombramiento como ministra con Felipe González, responsabilidad que desempeñó de 1993 a 1996, su dedicación a la escritura con la publicación de Solas, Malas y Libres, de las que la exposición muestra traducciones hasta en japonés, y su paso por la política municipal cuando se presentó como candidata socialista a la alcaldía de Valencia, en una época en la que Rita Barberá, del PP, parecía imbatible. “Se quedó y trabajó mucho”, recuerda Plaza de su paso por el Ayuntamiento. Recibió el apoyo de colectivos ciudadanos y profesionales al margen del partido porque mucha gente se reconocía en ella.

La exposición se complementa con Pantallas de Carmen, un audiovisual que reúne fragmentos de entrevistas y declaraciones realizadas por Carmen Alborch entre 1978 y 2018, seleccionadas por su hermano Rafael. “Nuestra intención es dar conocer sus ideales y su intensa trayectoria vital”, afirmó su hermano el día de la apertura de la exposición, que permanecerá abierta al público hasta el 9 de enero.

La retrospectiva muestra también el legado de una mujer que hizo del feminismo su bandera, desde que en 1975 formó parte del grupo fundador de la Asociación de Mujeres Universitarias de Valencia, hasta sus últimas declaraciones, cuando reclamó que el feminismo fuera Patrimonio de la Humanidad. Fue en la entrega de distinciones del 9 d’Octubre, que recibió de manos de Pedro Sánchez y Ximo Puig. Unas semanas después fallecía a causa del cáncer que la aquejaba desde hacía tiempo. La muestra se cierra con un artículo publicado por la escritora Elvira Lindo en EL PAÍS al poco de su marcha: “Supo demostrar que el carácter no es negociable y esta es para mí su lección más sobresaliente”.

Sobre la firma

Cristina Vázquez

Periodista del diario EL PAÍS en la Comunitat Valenciana. Se ha ocupado a lo largo de su carrera profesional de la cobertura de información económica, política y local y el grueso de su trayectoria está ligada a EL PAÍS. Antes trabajó en la Agencia Efe y ha colaborado con otros medios de comunicación como RNE o la televisión valenciana À Punt.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS