_
_
_
_

Ester Capella: “Los 1.700 pisos sociales proyectados en Barcelona no se podrán hacer por la falta de Presupuestos”

La consejera catalana de Territorio asegura que, pese a la coyuntura política, se está cumpliendo el calendario del traspaso de Rodalies

Camilo S. Baquero
Ester Capella, consejera de Territorio de la Generalitat, el pasado martes en su despacho en Barcelona.
Ester Capella, consejera de Territorio de la Generalitat, el pasado martes en su despacho en Barcelona.massimiliano minocri

Ester Capella (La Seu d’Urgell, 61 años) hace balance de cómo afecta la actual coyuntura política al Departamento de Territorio de la Generalitat de Cataluña, que capitanea desde junio pasado. El adelanto electoral y sus efectos en la estabilidad del Gobierno central y la falta de presupuestos en ambas administraciones condicionan planes como el traspaso de Rodalies. O, simplemente, los entierran. La falta de unas cuentas, lamenta la consejera, frena el plan Habitar B!, pactado con el Ayuntamiento de Barcelona, que implicaba un concurso para construir viviendas en 11 solares municipales.

Pregunta. ¿Por qué es tan difícil sacar adelante infraestructuras en Cataluña?

Respuesta. Depende de cuáles y de quién tiene las competencias exclusivas para promoverlas. La bondad de la fórmula de los encargos de gestión que estamos negociando con el Gobierno para desencallar muchas obras es que nosotros sí queremos que se hagan.

P. ¿Fiarlo todo a esa fórmula no crea falsas expectativas?

R. Esta vía no ha tirado adelante por lo farragosa que está siendo la redacción de los convenios y el exceso de celo de la Abogacía del Estado ante la gestión delegada.

P. ¿La sintonía con el ministro de Transportes, Óscar Puente, no ha ayudado a mejorar esa situación?

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

R. Hemos avanzado en muchas cosas y todo va a la velocidad adecuada. Y no es verdad, como dice el señor Salvador Illa, que ya tengamos los 940 millones de euros a los que ascienden obras como los accesos a la AP-7 o la AP-2. El dinero presupuestado por el Estado no se transfiere hasta que no se firme el convenio.

P. Hay otros compromisos con el Gobierno central en su cartera. ¿Peligran en la actual coyuntura?

R. Todo el mundo honrará los pactos a los que ha llegado. Nosotros firmamos para cumplirlos, no para desentendernos.

P. Se había comprometido a que hasta 2026, la Generalitat promoviera 10.000 viviendas de alquiler asequible. ¿Lo conseguirá sin presupuestos?

P. Vamos por un 70% de ejecución.

P. ¿Eso a cuántos pisos equivale?

R. En Barcelona hemos comprado 50 pisos de manera directa, en una promoción libre en la Marina del Prat Vermell. Lo que no podremos hacer, al no tener disponibilidad presupuestaria, es el concurso público para construir 1.700 viviendas en los solares cedidos por el Ayuntamiento de Barcelona. Los presupuestos habrían permitido movilizar 1.200 millones de euros para vivienda y con la ley de acompañamiento se aumentaba la capacidad ganando disponibilidad del dinero de las fianzas depositado en el Incasòl.

P. Hablando de Barcelona. ¿Su partido, ERC, debería entrar al Gobierno de Jaume Collboni?

R. En ERC las decisiones no las toman una o dos personas, las toman sus órganos internos. Y se toman pensando en beneficiar lo máximo posible a la ciudadanía.

P. ¿La inestabilidad política no hace temblar el traspaso de Rodalies?

R. Nosotros continuamos y siempre hemos insistido en que es un punto que va más allá de quién es el titular del Govern. La mejor manera de servir al país es ofrecer a unos ciudadanos unos servicios públicos de primera y trabajamos para que el servicio de Rodalies sea el mismo que prestamos ahora con Ferrocarrils.

P. Para el ciudadano de a pie, ese traspaso aún suena a un anuncio vacío…

R. Tenemos un calendario que se está cumpliendo, habrá materializaciones este año y mientras aprovecharemos para explicar que queremos un servicio donde el ciudadano estará en el centro. Hay dos meses para que los grupos de trabajo, que arrancaron el pasado mes de marzo, den sus informes. De ahí saldrán los estatutos de la futura empresa mixta. Seis meses después, se tendrá que crear ese ente. No será un traspaso y espabílate, es un trabajo que va línea a línea.

P. ¿Hay garantías de que ese trabajo se mantendrá pase lo que pase el 12-M?

R. Si esto lo hubiera pactado otro partido, yo estaría defendiéndolo igualmente, porque redunda en el beneficio de la ciudadanía. No entiendo por qué el ruido de algunos y no poner en valor cada paso en la consecución de más autogobierno y así demostrar que nos podemos gobernar por nosotros mismos.

P. Se insiste en que se fiscalice si se ejecuta lo presupuestado. ¿Por qué eso no se ha hecho de manera efectiva antes, por ejemplo en la Comisión Bilateral?

R. La tendencia de los gobiernos centrales ha sido siempre descafeinar los acuerdos con Cataluña y cumplirlos poco. Pero vemos como eso ha cambiado en un momento determinado, gracias a la fuerza que hemos tenido y ha hecho que sean inevitables untos como la libertad de los presos políticos o la derogación de la sedición.

P. ¿Hay algún avance en los estudios sobre el futuro del Aeropuerto de El Prat?

R. La modernización tiene que ver con muchas cosas más allá de lo que se suele apuntar y de eso se habla en la comisión. Nosotros hablamos de un sistema aeroportuario, no de un solo aeropuerto. Un país moderno tiene que tener una red, donde cada infraestructura tenga un rol diferenciado y haya una conexión ferroviaria. Se tienen que abordar primero las inversiones pendientes aún vigentes como la terminal satélite.

P. Aparte del debate medioambiental, ¿usted considera que es necesaria la ampliación?

R. Lo que tenemos que plantearnos es si eso sirve para que haya más vuelos internacionales. El drama de ello es que la decisión sobre un vuelo directo a Japón no la orienta el interés general de los catalanes sino el de los inversores de Aena.

P. ¿No tiene con Maurici Lucena, el presidente de Aena, la misma relación que con el ministro Puente?

R. Son relaciones distintas. Con Lucena, más allá de la simpatía personal, las posiciones son muy diferentes.

P. Dio la sensación que el Govern no celebró la inauguración de la B-40 en el Vallès, sino que más bien le estorbó…

R. ¿Después de cuántos años inauguras una obra? Pues muy bien. Esperaremos para ver si, además de la tardanza, los resultados que se perseguían salen a cuenta después de pagar un coste altísimo.

P. ¿Recurrirá a la justicia para aplicar el índice de precios de alquiler catalán?

R. Enviamos el requerimiento al Ministerio hace una semana. La ley habla de sistema de índices y nuestra apuesta es que se utilicen los datos de ambos. Si aplicas los dos a la vez, moderas la horquilla del estatal y los precios se situarían por debajo de la media en un 57% de los casos.

P. Usted es de las pocas consejeras que va en las listas de su partido. ¿No es curioso eso, sabiendo que se quiere poner en valor la acción del Govern en campaña?

R. Ser diputada no es condición necesaria para ser consejera. Esquerra tiene sus órganos decisorios y yo me presenté como candidata por el casal de mi partido, en Sarrià-Sant Gervasi. Al final, cada uno jugará el papel que le toca, vaya en las listas o no.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_

Sobre la firma

Camilo S. Baquero
Reportero de la sección de Nacional, con la política catalana en el punto de mira. Antes de aterrizar en Barcelona había trabajado en diario El Tiempo (Bogotá). Estudió Comunicación Social - Periodismo en la Universidad de Antioquia y es exalumno de la Escuela UAM-EL PAÍS.
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_