_
_
_
_

La Generalitat mantendrá la emergencia a pesar del aumento del nivel de los embalses

Los episodios de lluvias han aumentado ligeramente los niveles de los embalses de las cuencas internas de Cataluña, aunque no lo suficiente para suavizar las restricciones

En la imagen, el cauce del río Cardener que confluye en el embalse de la Llosa del Cavall (Lleida).
En la imagen, el cauce del río Cardener que confluye en el embalse de la Llosa del Cavall (Lleida).Massimiliano Minocri (EL PAÍS)

A pesar de que los recientes episodios de lluvias han elevado al 15,55% los niveles de los embalses de las cuencas internas de Cataluña, la Generalitat no rebajará el nivel de emergencia de las 239 localidades donde fue declarada a comienzos de febrero. “La sequía sigue siendo intensa y debemos continuar haciendo los esfuerzos por superarla”, afirmó la semana pasada la vicepresidenta del Govern, Laura Vilagrà, en la rueda de prensa posterior a la Comisión Interdepartamental de la Sequía. El Ejecutivo catalán mantendrá la alerta máxima del Plan Especial de Sequía (PES) para estirar todo lo posible las reservas hídricas disponibles.

Las leves precipitaciones y las nevadas a comienzos de marzo en el Pirineo, junto con los episodios de lluvias pronosticados para esta Semana Santa, han cambiado la tendencia de los embalses del sistema Ter-Llobregat, que nutre a las 239 localidades afectadas por la sequía, y han permitido recargar los niveles de su capacidad. Aunque los recursos hídricos no disminuyan a la misma velocidad, la emergencia se mantendrá aunque los pantanos superen los 100 hectómetros cúbicos, que delimitan los niveles de alerta del PES. De hecho, activó la segunda fase de este nivel de alerta en 12 municipios del Alt Empordà, donde no podrán sobrepasar el límite de los 180 litros por habitante y día, después de que el embalse de Boadella estuviera al 11% de su capacidad, el umbral que da inicio a esta fase.

El Servicio Meteorológico de Cataluña (SMC) advirtió de que estas precipitaciones del lunes y martes, junto a las que se prevén durante el fin de semana, no serán especialmente abundantes, como lo fueron en los días 8 y 9 de marzo, pero servirán para aliviar las cabeceras de las cuencas internas. El SMC ha explicado que esta primavera no está siendo más lluviosa de lo habitual, pero tampoco más seca que en años anteriores. El ente meteorológico también hizo hincapié en que los meses de mayo y junio no lloverá tanto como en el periodo anterior,

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_