_
_
_
_
_

Junts apremia al PSOE a celebrar antes de diciembre la primera reunión en Suiza pactada en la investidura

Los socialistas alegan razones de agenda para posponer el encuentro y aseguran que cumplirán lo acordado con el partido de Puigdemont

Desde la izquierda, Laura Borrás, Jordi Turull, Carles Puigdemont y Miriam Nogueras, en Bruselas el 9 de noviembre.
Desde la izquierda, Laura Borrás, Jordi Turull, Carles Puigdemont y Miriam Nogueras, en Bruselas el 9 de noviembre.Delmi Álvarez

El acuerdo entre el PSOE y Junts firmado en Bruselas que dio luz verde a la investidura recoge que las dos formaciones celebrarán mensualmente una reunión negociadora con un verificador internacional y que la primera cita se celebraría en noviembre. Las dos partes habían programado en principio reunirse como muy tarde el jueves, día 30, en Ginebra (Suiza), pero en el PSOE alegan razones de agenda para posponer el encuentro por motivos de agenda e insisten en que en todo caso el encuentro se producirá en cuestión de días y podría ser a principios de diciembre. En este último caso se habría celebrado ya el miércoles 29 la sesión constitutiva de la legislatura en las Cortes que inaugura el Rey.

La cita sigue por tanto envuelta en el suspense ante la postura del PSOE, que resta importancia a la fecha de la cumbre en Suiza pese a las advertencias de Junts. Su presidenta, Laura Borràs, ha apremiado este lunes a los socialistas a cumplir lo firmado y ha dado por sentado que así será ante el riesgo de perder los votos de los siete diputados del partido de Carles Puigdemont, claves en el Congreso como se demostró en la investidura de Pedro Sánchez. “Sabe que cualquier cosa que quiera hacer tendrá que llevarla al Congreso y necesitará los votos de Junts. Y como es consciente de eso, estoy segura de que hará todo lo posible para que no descarrilen los votos”, afirmó en el programa Aquí Catalunya, de la Cadena SER. Impasible, Borràs reformuló la pregunta y destiló ironía cuando se le planteó si sería un grave problema que la reunión se pospusiera, por ejemplo, al 3 de diciembre por un mero problema de agenda. “¿Si es un problema qué [los socialistas] no cumplan lo que dicen dicen desde el minuto cero?”, afirmó con sorna en alusión a la profunda desconfianza que los socialistas suscitan en Junts. “Hemos dicho que [la reunión] de este espacio de negociación internacional se hará antes de que acabe noviembre. Nosotros hablamos de lo acordado y estamos aquí: si otros buscan excusas no nos encontrarán”.

Los socialistas sostienen que su compromiso con Junts permanece intacto. “El PSOE es cumplidor, lo que se acuerda se lleva a efecto. Se están intercambiando agendas y la agenda a la que nos hemos comprometidos se llevará a cabo”, expuso Pilar Alegría, portavoz del Gobierno y ministra de Educación y Deportes, en RTVE. “Lo importante de las reuniones entre dos formaciones políticas es que se conozca el resultado de las reuniones. Siempre que se ha acordado algo con una formación el PSOE ha sido de una absoluta transparencia explicando los acuerdos logrados”, abundó. Borràs, en cambio, recordó que el calendario mensual está fijado y que debe hacerse en terreno internacional y con “mediadores con la máxima responsabilidad “por parte de todo el mundo”. Junts ha designado como negociadores al expresident Carles Puigdemont, al secretario genera Jordi Turull y a su líder parlamentaria Míriam Nogueras. Por la parte socialista solo está claro Santos Cerdán, el secretario de Organización. Dependiendo del contenido de determinadas reuniones podrían incorporarse otros miembros de este partido.

Junts se remite al plan original de una cita al mes en el extranjero. El acuerdo contempla que en esta primera reunión planteará el referéndum de autodeterminación y una modificación de la Ley Orgánica de Financiación de las Comunidades Autónomas (LOFCA) que permita a la Generalitat recaudar todos los impuestos. La estrategia de Junts pasa por dar estabilidad al Gobierno siempre y cuando haya avances y se cierren acuerdos. En caso contrario, votarán en contra. Borràs, de hecho, ha sostenido que deben alcanzar un acuerdo significativo en alguna materia para que Junts vote a favor de los presupuestos. “Tendremos que ver alguna evidencia de este cumplimiento antes de votar una ley tan importante como es la de presupuestos”, ha recalcado.

La discreción en el PSOE es absoluta en todo lo que tiene que ver con la relación con Junts, que casi era inexistente antes de las elecciones del 23-J. Las fuentes consultadas sostienen que se actuará con la máxima transparencia cuando se produzcan acuerdos, pero se escudan en la discreción para favorecer el diálogo. Tampoco aclaran quién desempeñaría la función de verificador, aunque en el PSOE sugieren que se trataría de una organización especializada en mediación más que de un individuo con nombres y apellidos. “No tengo duda que se conocerá cuando se conozca el contenido de la reunión y se explicará. En cambio, el PP todavía no nos ha explicado quién, cómo, cuándo y dónde se reunieron con Junts, ni lo que ofrecieron a PNV”, señaló Alegría.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
_
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_