_
_
_
_
_

La Cambra de Barcelona rebaja las expectativas de crecimiento en Cataluña por la “ralentización” de la economía

El nuevo presidente de la entidad, Josep Santacreu, defiende el traspaso integral de la red de Rodalies a la Generalitat y pide un “diálogo transversal” para la ampliación del aeropuerto de El Prat

Josep Santacreu
El nuevo presidente de la Cámara de Comercio de Barcelona, Josep Santacreu.David Zorrakino (Europa Press)

La economía catalana tiene por delante un periodo de menor crecimiento debido al impacto que ya está imprimiendo la subida de los tipos de interés, pero la parte positiva es que llega a esta etapa con algunos deberes hechos. La Cambra de Comerç de Barcelona ha rebajado este miércoles en cinco décimas, hasta el 1,8%, sus proyecciones de crecimiento para 2024, ya que considera que la ralentización económica debido a la política monetaria del Banco Central Europeo —que ha subido en año y medio el precio del dinero un 4,5% para luchar contra la inflación— tendrá un impacto sobre el consumo, las inversiones y las exportaciones, que hasta ahora habían tirado de la economía catalana: de hecho, este miércoles el consejero de Empresa y Trabajo, Roger Torrent, ha anunciado que, según sus estimaciones, las ventas al exterior catalanas alcanzarán este año un valor nominal récord de 100.000 millones de euros, un 5% más que el año anterior (un crecimiento mucho menor que el del año pasado, que fue del 14%)

La “ralentización” de la economía “no implica un escenario de recesión o contracción”, ha avisado el jefe del gabinete de estudios de la Cambra, Joan Ramon Rovira, quien ha presentado los indicadores del estudio sobre la coyuntura económica de Cataluña que trimestralmente publica la institución. Acompañado del nuevo presidente de la Cambra, Josep Santacreu, Rovira ha destacado que si bien rebajan las expectativas de crecimiento para el año que viene, en cambio suben una décima sus previsiones de expansión del PIB para el cierre de este 2023, hasta el 2,3%. El principal motivo de ralentización en el próximo año está claro: que los tipos de interés seguirán altos más tiempo de lo previsto, ya que la inflación no da señales de bajar de forma significativa (de hecho, la inflación sin contar los precios de la energía se mantiene alrededor del 6%).

Una de las consecuencias de que el precio del dinero sea más caro es que las empresas se lo pensarán dos veces antes de acometer una inversión, y también las familias a la hora de consumir. Por otro lado, Cataluña ya no podrá contar tanto con el sector exterior como en los últimos años, ya que los países de la zona euro, los principales socios comerciales, también sufren la misma ralentización. La nota positiva, según Rovira, es que en conjunto no hay indicadores de tensión que apunten a un gran riesgo de insolvencia: “Esto es porque se ha hecho una gran reducción del endeudamiento y, por lo tanto, la carga financiera de los intereses es menor. Esto no puede hacernos caer en la autocomplacencia”, ha dicho el experto, y ha avisado que sectores como la hostelería o la construcción tienen niveles algo más altos, debido a los efectos de la pandemia. El otro factor positivo es la resiliencia que hasta ahora ha mostrado la ocupación, aunque según las encuestas que han realizado a las empresas, en los próximos meses el ritmo de contrataciones será menor. En cuanto a inversiones en obra pública, Rovira ha destacado que si bien en el sector de la vivienda irán a la baja, en conjunto resistirán gracias al apoyo de los fondos europeos Next Generation.

El presidente de la institución, que ganó las elecciones el pasado mes de septiembre, ha destacado que el tejido productivo ha llegado con mayor fortaleza a este momento, pero ha llamado a aumentar la productividad y a que las empresas sigan invirtiendo en tecnología, investigación y desarrollo. Santacreu también se ha posicionado en relación con algunas de las cuestiones que atraviesan el debate actual, como por ejemplo el traspaso de la red ferroviaria de Rodalies, que está siendo objeto de las negociaciones para la investidura de Pedro Sánchez: “Insistimos en que hace falta una red de Rodalies más robusta. Un traspaso integral de Rodalies, con un presupuesto adecuado, podría ser un elemento de mejora clarísimo, y mejoraría también los desafíos que tenemos en materia de vivienda y de las empresas”.

Sobre el debate de la ampliación del aeropuerto de El Prat ha pedido un “diálogo transversal”, aunque ha evitado mojarse sobre la última propuesta realizada por la patronal Foment del Treball. Por último, ha pedido al Gobierno “lealtad institucional”, ya que todavía no ha hecho públicos los datos de ejecución presupuestaria por autonomías correspondientes a 2022. “Nos lleva a pensar que igual la ejecución es demasiado baja”, ha señalado.


Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Josep Catà Figuls
Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_