_
_
_
_
_

Los subinspectores denuncian que Interior cubre las plazas de mandos de los Agentes Rurales con personal de base

Los denunciantes, que ganaron unas oposiciones, han presentado un contencioso administrativo por nombramientos ilegales y estudian ir a la vía penal

Una pareja de agentes rurales inspeccionan la zona recreativa de barbacoas Plana Rodona, en Cercs.
Una pareja de agentes rurales inspeccionan la zona recreativa de barbacoas Plana Rodona, en Cercs.Albert Garcia

El Cuerpo de Agentes Rurales de la Generalitat lleva 20 años funcionando con una anomalía laboral: cubre las plazas de Jefe de Área Básica (las comarcas) y de Área Regional (las cuatro provincias, comarcas centrales, Pirineo y Terres de l’Ebre) con agentes de la escala básica, porque no había convocado ninguna plaza de las categorías que podrían optar a estos cargos, los subinspectores. En 2012, una sentencia del Tribunal Superior de Justicia de Cataluña (TSJC) obligó a la Generalitat a convocar las oposiciones para acceder a subinspector. En 2021, después de tres años de oposición, 14 personas ganaron la categoría de subinspector. Pero el Govern les ha planteado una disyuntiva: o renunciar a ser subinspectores y seguir de agentes de base pero asumiendo de las tareas de jefe; o ser subinspectores sin poder ejercer el cargo que tenían y quedarse como ayudantes de jefes. La Generalitat, dicen los afectados, argumenta que no dispone de tablas retributivas para que esta categoría asuma el mando y que primero deben cambiar estas tablas para después modificar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT). Los afectados, desilusionados y cabreados, han presentado un contencioso administrativo para adecuar la RPT a la ley, y estudian llevar a la vía penal a los responsables de Interior por nombrar ilegalmente a funcionarios sin los requisitos para ocupar los cargos.

En 2003 el Parlament aprobó la ley del Cuerpo de Agentes Rurales (CAR). La norma dibujó la organización interna del cuerpo y creó las categorías que debían tener los funcionarios para asumir cada cargo, desde la escala básica con agentes, agentes mayores y oficiales; hasta la escala ejecutiva con los subinspectores (diplomados) y los Inspectores (licenciados) en la escala superior. A cada categoría le corresponde poder asumir diferentes cargos, según su rango. Así, para ser jefe de Área Básica, Área Regional o coordinador regional o nacional de las cuatro especialidades (prevención e investigación de incendios; fauna protegida; espacios naturales y biodiversidad; y recursos forestales) es necesaria la categoría de subinspector. Los inspectores pueden asumir el cargo del máximo mandatario del cuerpo, Inspector jefe.

El problema es que la Generalitat, entre 2003 y 2018, no convocó ni una sola plaza de las categorías que podrían optar a estos cargos, lo que provocó que las vacantes, que no se podían adjudicar en propiedad, las ejercían en funciones agentes de la escala básica. Se da el hecho inverosímil de que el máximo responsable del CAR, Inspector Jefe desde antes de la Ley de 2003, tiene categoría de agente de escala básica.

Una agente rural de la comarca del Berguedà conversa con una pareja de senderistas en el Pont del Pedret, en verano de 2022, durante la campaña de prevención de incendios forestales.
Una agente rural de la comarca del Berguedà conversa con una pareja de senderistas en el Pont del Pedret, en verano de 2022, durante la campaña de prevención de incendios forestales.Albert Garcia

En 2008, el Colegio de Ingenieros de Montes presentó un recurso contra las disposiciones que permitían esta promoción interna como mando a agentes de la escala básica mientras no se desplegaran las escalas ejecutiva y superior. La sentencia de la sala del contencioso administrativo del TSJC de 2012 estimó parcialmente el recurso y del texto se desprendía que el Govern debía convocar las oposiciones para acceder a subinspector para ocupar las plazas de Jefe de Área Regional y de Área Básica.

Pero cuando hace más de dos años que el CAR dispone de 14 subinspectores (cinco de promoción interna y nueve de turno libre) para ocupar estas plazas, les siguen vetando. Por ello los afectados denuncian que no se les ha dado “ninguna oportunidad para poder ocupar las plazas de mando” ya que su Dirección General no ha iniciado los trámites adecuados para modificar la Relación de Puestos de Trabajo (RPT), que según el TSJC ya hubiese tenido que modificarse en 2003, al aprobar la Ley. Se da la paradoja de que tres mandos en situación provisional que sí accedieron a la categoría de subinspector mediante la oposición, uno de ellos Jefe Regional, fueron obligados a tomar una excedencia y renunciar a esta nueva categoría y volver a la categoría de agente base si querían seguir ocupando la plaza de mando que ocupaban provisionalmente antes de realizar las oposiciones. Así, en realidad, la oposición “no” les ha comportado “ningún beneficio”, critican.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Durante los dos últimos años han quedado plazas de mando vacantes que se han continuado ocupando con la escala básica. Actualmente 26 mandos, la mitad del total, ocupan plazas “de forma provisional e ilegal”, dicen. Paralelamente se está formando una segunda promoción de 36 subinspectores que tampoco podrán optar al cargo de mando si la Generalitat no modifica la RPT. Los subinspectores han denunciado varias veces la inactividad de la Dirección General de Agentes Rurales y Función Pública para resolver esta situación, que consideran “inadmisible”. Desde la Dirección General aseguran que están “trabajando con Función Pública para hacer la modificación de las tablas retributivas para solucionar tan pronto como sea posible esta cuestión”. Prevén que esté resuelto “con la nueva promoción de subinspectores”, a finales de 2024.

Tras su creación en 1986 el CAR ha pasado de un departamento a otro del Govern. Incluso ha dependido de dos a la vez, al tiempo que ha asumido nuevas competencias. Hoy día, adscrito a Interior, tiene una plantilla de 495 agentes (algunos en excedencia y medio centenar en jornada reducida), con una media de edad de 53 años. Según el Plan Estratégico del CAR (2019-2024) deberían ser 807 agentes y todas las categorías estar desplegadas, lejos de la realidad.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_