_
_
_
_
_

La UB celebra un acto sobre movilidad a puerta cerrada por las amenazas de la asociación Élite Taxi

El anuncio de protestas por parte de la agrupación de taxistas lleva a la universidad a desarrollar la jornada sin público, en la que no se han registrado incidentes

La asociación Élite Taxi, durante la última protesta del sector en Barcelona.
La asociación Élite Taxi, durante la última protesta del sector en Barcelona.Gianluca Battista

La Universitat de Barcelona (UB) ha celebrado este viernes una jornada sobre movilidad urbana a puerta cerrada tras decidir no abrir el acto al público a causa del anuncio de protestas por parte de la asociación Élite Taxi. La agrupación de taxistas, capitaneada por Alberto Tito Álvarez, había avisado de que organizaría protestas contra la universidad ante un acto en el que se ha analizado el alcance de la sentencia del Tribunal de Justicia de la Unión Europea acerca de la relación entre taxis y vehículos con licencia VTC. En una correo a asistentes y ponentes, la Cátedra UB-CCIES de Derecho de la Regulación de los Servicios Públicos expresó el jueves que no podía abrir al público esta jornada debido a “las serias amenazas de boicot”. El seminario se ha desarrollado sin incidencias, apuntan fuentes de la UB.

La asociación Élite Taxi había avisado de protestas al considerar que la jornada era un acto de defensa de las plataformas que operan con licencias VTC, un sector con el que los taxistas están enfrentados desde hace más de un lustro, y que ha sido objeto de regulaciones y también de sentencias. Una de las más importantes, la dictada por el Tribunal de Justicia de la Unión Europea en junio, rechazaba la limitación de licencias VTC, tumbando la ratio de una de estas licencias por cada 30 de taxis, el modelo que los taxistas quieren que se mantenga para garantizar su actividad.

Precisamente sobre esta sentencia ha versado la jornada organizada por la UB, a la que Élite Taxi también había acusado de elaborar un estudio sobre el sector en colaboración con Cabify.

Ante estas protestas anunciadas, la UB decidió contactar con los 40 asistentes y cerrar el acto al público. “Las serias amenazas de boicot que se han vertido durante los últimos días contra la celebración de este acto académico hacen prever el riesgo de alteraciones que eviten su desarrollo normal”, señala la misiva. La UB dotó al acto también de personal de seguridad propio, y mostró su apoyo para la celebración de la jornada.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y X, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas
Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_