El Ayuntamiento de Barcelona mantiene el cierre de la tienda de Torrons Vicens: “No podrá estar nunca más en La Rambla”

El director de la empresa turronera admite que no disponían de la licencia al abrir el negocio pero defiende que es el procedimiento habitual

El establecimiento de Torrons Vicens clausurado en la Rambla de Barcelona, este lunes.
El establecimiento de Torrons Vicens clausurado en la Rambla de Barcelona, este lunes.

El concejal del distrito de Ciutat Vella, Jordi Rabassa, asegura que no podrá reabrirse el local que la conocida marca de turrones, Torrons Vicens, instauró en La Rambla de Barcelona este verano. La Guardia Urbana clausuró el comercio la semana pasada por incumplir la normativa urbanística del paseo, después de que el Ayuntamiento notificara el 14 de septiembre que debían cerrar el establecimiento de inmediato al no tener ni licencia. El director de la empresa, Ángel Velasco, justifica que el procedimiento normal es abrirlo “una vez se pide la licencia” para después hacer los cambios correspondientes que pidan las autoridades.

El distrito señala que ya en junio rechazó la tramitación del permiso a la empresa turronera porque solicitó operar como repostería, algo que no se ajusta al Plan de Usos de la Rambla. La norma, aprobada en 2014, limita la implantación de nuevos comercios alimentarios y las viviendas de uso turístico. Cuando el Ayuntamiento solicitó el cierre, Torrons Vicens solicitó otro informe para operar como turronería, una categoría que no figura en los epígrafes de la normativa municipal para solicitar una licencia de actividad, según el distrito. La empresa solicitó a un juez medidas cautelarísimas para suspender la orden de cierre hasta resolver el caso, pero fueron rechazadas. Rabassa remarcó en un acto este lunes, con motivo del inicio de las reformas en la Rambla: “Todo el que quiera abrir debe tener una licencia municipal y en los casos en los que no exista los inspectores intervendrán”. “Es una tienda en la que se vende alimentación. No podrá estar nunca más en la Rambla”, subrayó el concejal.

“No es que hayan hecho mal los trámites y que puedan subsanarse, es que no pueden hacerlo. El Plan de uso no prevé ningún tipo de negocios como ese. En la Rambla se ha producido históricamente un exceso de oferta de este tipo de comercios”, detallan fuentes municipales. Velasco, que ha acusado a Rabassa de “querer cerrar los negocios de la Rambla”, ha asegurado que volverán a abrir este comercio en la avenida del centro de Barcelona. El Ayuntamiento recuerda que la marca de turrones tiene más de cinco comercios repartidos por el barrio Gòtic que operan con “total normalidad”.

El local, de 187 metros cuadrados, iba a ser la tienda número 12 de Torrons Vicens en la capital catalana. La empresa es una de las principales de su sector y facturó el año pasado 49 millones de euros. Aparte de no disponer de licencia, el Ayuntamiento señala que la empresa no tenía permiso de obras y solicitó que detuvieran unas reformas que se estaban realizando en el local durante este verano. Mientras Velasco defiende que solo hacían trabajos menores como pintura e iluminación, el Consistorio denuncia que habían unido dos locales separados, uno de 56m2 y otro de 131. “No se pidieron permisos municipales para hacer esa variación del catastro. Seguramente tendrá que volver a dividirse”, indican desde el distrito.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete
Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS