El PSC se reivindica como alternativa ante el desmoronamiento del pacto entre ERC y Junts

Illa se ofrece para acuerdos puntuales y para aprobar los Presupuestos en contraste con los comunes, que congelan la negociación

El líder del PSC, Salvador Illa, y Alicia Romero, portavoz socialista, en el debate celebrado en el Parlament este viernes.
El líder del PSC, Salvador Illa, y Alicia Romero, portavoz socialista, en el debate celebrado en el Parlament este viernes.EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO (EUROPA PRESS - DAVID ZORRAKINO)

El pacto entre Esquerra y Junts se desmorona, salvo sorpresa final, a pasos agigantados mientras el PSC se reivindica como la única alternativa al independentismo. El PSC ganó en votos las últimas elecciones en febrero de 2021, aunque empató, con 33 escaños, con Esquerra, pero se quedó muy lejos de gobernar (el Hemiciclo cuenta con 135 diputados). Los socialistas, que conforman el primer grupo de la Cámara, volvieron este viernes a ofrecer su apoyo al president, Pere Aragonès, para cerrar cuatro pactos, incluidos los Presupuestos. Y lo hicieron por una cuestión, aseguraron, de “responsabilidad”. En Comú Podem, por contra, que pactó las cuentas con el Govern en 2020 y 2022, y que goza de la condición de socio prioritario de Esquerra, congeló las negociaciones presupuestarias.

La crisis del independentismo da alas al PSC, que confía en ganarle el pulso a Esquerra en las elecciones municipales y recuperar, entre otras cosas, las alcaldías de Tarragona y Lleida, ahora en manos republicanas. Mientras la cita se acerca, Salvador Illa, líder del PSC y de la oposición, no tiene prisa ni hará ningún movimiento en el Parlament. Si el Govern se rompe, la estrategia del también líder de la oposición será la de dar a Aragonès apoyo externo en cuestiones puntuales y apuntalar las cuentas. Dice que no es tiempo de “aventuras” ni de elecciones. El PSC esperará.

Tras reunir a su grupo en una sala del Parlament —lo denominan el Govern alternativo al estilo de la oposición que ideó hace dos décadas el expresident Pasqual Maragall—, Illa escuchó la intervención de Aragonès. En apenas tres minutos, afirmó que el debate sirvió de todo menos para orientar la política; le espetó que necesitó tres votaciones para ser investido y que ya no lo sostiene la mayoría que lo aupó —los votos de Junts y de la CUP— y que no ganó las elecciones. “Su gobierno no gobierna. Es egoísta y malgasta el tiempo de los ciudadanos. Es un estorbo. Como decía Tarradellas: en política se puede hacer de todo menos el ridículo”, dijo.

Alícia Romero, en declaraciones en el Parlament el pasado día 27.
Alícia Romero, en declaraciones en el Parlament el pasado día 27.DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS (DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS)

Durante este año y medio de legislatura, Illa ha intentado tender puentes en aras de hacer una “oposición constructiva” y, casi siempre con gesto grave, ha querido dar la imagen de seriedad y de la visión de Estado labrada durante su etapa en el Ministerio de Sanidad. Durante el debate, ofreció cuatro acuerdos al Govern: un pacto social; en infraestructuras —reclama el traspaso de los trenes de Rodalies—, en medidas legislativas —una ley electoral, una ley forestal y otra con la sequía— y los presupuestos. Pese a sus gestos conciliadores, fue el PSC el que este viernes, en sus propuestas de resolución, promovió —y logró— la reprobación del Govern por cómo ha gestionado la Formación Profesional; el que reivindicó la ampliación del aeropuerto de El Prat —proyecto que divide a Junts y ERC— o quien pidió —junto al PP— que el consejero de Economía (Junts) Jaume Giró presente los Presupuestos este mes. Aragonès rechaza de forma sistemática la oferta para que ERC no quede atrapada en las negociaciones presupuestarias en el Congreso con el PSOE.

“Por nosotros no quedará. Queremos que haya Presupuestos por una cuestión de responsabilidad”, explicó la portavoz Alicia Romero en alusión a que las cuentas catalanas disponen de 3.000 millones más para gastar gracias y la flexibilización del déficit. Con todo, Romero insistió en que la alternativa socialista está en marcha y le reprochó al president que este dejara preguntas sin responder durante el debate: qué Gobierno habrá; si será más fuerte y estable, qué mayoría lo sustentará, si tendrá un proyecto para todos los catalanes o no. “Gobernar es decidir y tomar decisiones”, dijo. ERC ya tomó una este viernes. Illa siempre ha reprochado a Aragonès que no reúna a la mesa de partidos catalanes y que incumpla así el acuerdo con el Gobierno que contenía también la mesa de diálogo y convocar la comisión bilateral. Por primera vez, ERC votó a favor de esa mesa catalana que logró en total 74 votos a favor (PSC, ERC, y comunes); 54 en contra y siete abstenciones.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Suscríbete para seguir leyendo

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS