Los directores de escuela se rebelan por la incorporación de maestros en enero

Aseguran que es una buena medida, pero que tendrán que rehacer todos los horarios y que puede perjudicar a los alumnos

Una profesora de instituto en una clase en Barcelona.
Una profesora de instituto en una clase en Barcelona.© Tejederas

El curso escolar empezó de forma pacífica gracias al acuerdo entre Generalitat y sindicatos para reducir una hora lectiva de los profesores de primaria y secundaria, una medida que implica contratar a 3.500 docentes, que se incorporarán en enero. Los directores valoran positivamente el acuerdo, pero alertan de las complicaciones que esto se produzca a medio curso, ya que habrá que rehacer horarios y en los institutos, “será muy complicado”, advierten. Asimismo, alertan del perjuicio que puede causar en los alumnos cambiar de profesor a mitad de curso. Las direcciones de Barcelona han elaborado un manifiesto pidiendo a la Generalitat “medidas” para que este impacto negativo no se produzca.

El efecto de la medida será diferente según la etapa. En primaria el cambio se ve más asumible. “El profesor nuevo puede servir para tapar agujeros y hacer refuerzo de las diferentes materias o hacer substituciones”, explica Manel Motrel, director del instituto escuela Antaviana de Barcelona. No obstante, los directores de primaria se quejan de que habrán hecho tres horarios en un solo curso: uno para septiembre (con jornada intensiva), otro a partir de octubre (con horario de mañana y tarde) y otro a partir de enero, que debe recoger la hora lectiva menos de la plantilla.

Pero la secundaria es otro mundo y aquí la organización es más compleja, con una plantilla en que todos los profesores son especialista. “No sabemos qué perfil tendrá el profesor que venga y no puede hacer clases de otras materias. La verdad es que no sabemos cómo hacerlo, es un descalabro total”, admite Motrel. “Si en enero el profesor hace una hora menos, ¿cómo lo haces? ¿De las tres horas que hacías en una clase dejas de hacer una? ¿O dejas de hacer a medio curso Bachillerato y haces ESO para que te cuadren las horas?”, añade Marc Hortal, del instituto Pablo Ruiz Picasso de Barcelona.

Los institutos de la capital catalana se reunieron este jueves con la Generalitat y el Consorcio de Educación de Barcelona para exponerlos “los problemas pedagógicos” que supone cambiar el horario de los docentes a mitad de curso, principalmente, el impacto que puede tener en los alumnos que cambie el profesor de una materia en concreto. “Afectaría gravemente la calidad educativa”, inciden las direcciones en un manifiesto en que recogen estas advertencias y que tienen intención de hacer llegar a la Administración, según avanzó Catalunya Ràdio. Con todo, el malestar se extiende a otros territorios y las direcciones de varias zonas coinciden en las mismas objeciones.

A pesar de todo, destacan que el acuerdo sindical es positivo. “Que lleguen profesores nuevos siempre es positivo, siempre faltan manos y así se pueden hacer desdoblamientos y refuerzos”. “Es un buen acuerdo, pero hay que encontrar la forma de aplicarlo sin que suponga un desbarajuste para los alumnos ni para la organización del centro, ni tampoco una sobrecarga para las direcciones”, añade Hortal.

Los directores no quieren romper el pacto entre Generalitat y sindicatos, pero sí proponen posponerlo hasta el próximo curso. Asimismo, piden indicaciones al departamento para ajustar los horarios y “medidas que correspondan para revertir” las consecuencias negativas de la medida.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS