El Ayuntamiento de Vilassar de Mar organiza una yincana nocturna para menores en la que se reproducían actos sexuales explícitos

La regidora de Juventud justifica que las actividades están inspiradas en las que han hecho otros municipios y reconoce un error de comunicación

Dos niñas eligen unas hojas con posturas sexuales en la gincana sobre educación sexual organizada
por el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Vilassar de Mar (Barcelona)
Dos niñas eligen unas hojas con posturas sexuales en la gincana sobre educación sexual organizada por el Servicio de Juventud del Ayuntamiento de Vilassar de Mar (Barcelona)Vilassar de Mar (Instagram)
Gonzalo Moncloa Allison
Vilassar de Mar (Barcelona) -

El servicio de Juventud del Ayuntamiento de Vilassar de Mar (Barcelona), gobernado por Esquerra Republicana de Cataluña, organizó el 22 de julio una yincana nocturna para personas de entre 12 y 30 años en la que se simularon actos sexuales explícitos, como untar un plátano de miel y nata y lamerlo, colocar preservativos en un palo o reproducir posturas del Kamasutra. Montse Gual, regidora de juventud del Consistorio, ha admitido este viernes en una rueda de prensa que estos hechos tuvieron lugar, y ha alegado que un equipo técnico dio luz verde a unas actividades que, según ha agregado, también se han realizado previamente en otros municipios. La edil ha reconocido que no se comunicó adecuadamente a los padres. El Síndic de Greuges (la defensoría del pueblo catalana) ha anunciado que abrirá una actuación de oficio para investigar estos hechos. Por su parte, algunos padres han señalado su disposición a demandar al Consistorio ante la Fiscalía de Menores, según avanzó este viernes La Vanguardia y ha confirmado este diario.

La falta de comunicación “detallada” ha sido un “error”, ha destacado Gual, al tiempo que ha reconocido que estos hechos “han generado malestar e incomodidad en algunas familias”. Sin embargo, la edil ha evitado valorar como un error el evento en sí mismo, que ha defendido como una “actividad pedagógica”. En concreto, sobre la simulación del sexo oral, la concejala ha asegurado que los elementos utilizados sirven para “realizar pedagogía con los chicos y hacerles entender que ese tipo de material [en alusión a la nata o la miel] también es utilizado para mantener relaciones de forma oral”. Posteriormente, ha sugerido: “Nos hemos equivocado, seguramente, en la tipología de las pruebas, pero si la actividad ha funcionado o no ha funcionado se valorará posteriormente”, ha comentado sobre las encuestas que el Servicio de Juventud realiza tras las pruebas con el objetivo de evaluar si se han cumplido los criterios pedagógicos dispuestos, o si bien deben redefinirse.

La actividad en cuestión se enmarca dentro del programa Juliol Jove, que forma parte de la dinamización del Espai Jove Can Jorba. Esta yincana ha enfocado algunas pruebas en “temas de salud y de sexualidad”, ha señalado el Ayuntamiento, dado que el Consejo de Adolescentes les había manifestado que este aspecto les interesa. Durante la rueda de prensa, la concejala ha argumentado que este tipo de actividades están pensadas en gran medida por el número de adolescentes de 11, 12 y 13 años que miran contenido pornográfico. El objetivo, según ha defendido el Consistorio, es “romper esta dinámica mostrándose abierto a hablar de estos temas para que los jóvenes puedan compartir con personas adultas e intentar evitar que se construyan un imaginario sexual con actitudes machistas, de violencia y poco saludables”.

La yincana, que implicaba una inscripción previa, fue guiada por monitores que debían adaptar a cada franja de edad las actividades que realizaban. En total, participaron unos 52 jóvenes repartidos en grupos de entre seis y 10 personas para una “actividad puntual”, según ha defendido el Ayuntamiento, en el marco de un programa que también incluye eventos para “concienciar” sobre el consumo de drogas y alcohol, entre otros.

Una de las madres ha detallado a este diario que su hija, de 13 años, que participó de la yincana nocturna, se acercó al día siguiente “con cierto sentimiento de vergüenza e incomodidad” a contarle los hechos ocurridos. Aunque los jóvenes podían optar por no participar, según ha señalado durante la conferencia la concejala, intervenir en estos actos era necesario “para ganar la yincana”, ha subrayado posteriormente la madre. Solamente dos personas rechazaron participar. Según relata esta madre, cuando el Servicio de Juventud publicó en su cuenta de Instagram unas fotografías en las que se podían ver parte de las actividades de este evento, los comentarios indignados de algunos padres apuntaron a lo mismo que le había contado su hija. Aquellas fotos han sido borradas por el Servicio de Juventud este viernes por la mañana.

“Estamos hablando de niños, de que el Ayuntamiento no lo ha comunicado a los padres, de cómo han llevado a cabo este contenido sexual… Si es tan normal, ¿por qué no han publicado las fotos o los vídeos donde se realizan los actos más explícitos”, critica la madre, que también ha confirmado que ha iniciado un proceso con el objetivo de que la Fiscalía indague los hechos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Por su parte, el Síndic de Greuges ha abierto una actuación de oficio para estudiar el caso. La institución se ha dirigido al Ayuntamiento de Vilassar de Mar para saber cómo la administración municipal ha actuado en relación a la protección del interés superior de los niños y adolescentes que participaron en esta actividad. La defensoría también ha preguntado sobre las imágenes que se captaron mientras se llevó a cabo el evento, así como sobre la publicación de las mismas. En un comunicado, el Partido Popular en Vilassar de Mar ha exigido la dimisión del responsable municipal que autorizó la organización de la yincana nocturna.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS