Sin subsidio ni nómina por no poder abrir una cuenta corriente

El Ayuntamiento de Barcelona denuncia que algunos bancos impiden a las personas migrantes abrir cuentas para operar, condenándolas a una “muerte civil”

El Banco de España es el que debe perseguir que no se realicen este tipo de conductas
El Banco de España es el que debe perseguir que no se realicen este tipo de conductas

El Ayuntamiento de Barcelona ha puesto en marcha una nueva campaña —bautizada Hi tens dret (tienes derecho)— dirigida a las personas migradas con el objetivo de informarles de que tienen derecho a abrir una cuenta corriente independientemente de si están en situación irregular o no. Muchas de estas personas necesitan abrir cuentas en entidades bancarias para recibir su nómina, su pensión, su ingreso mínimo vital... Sin embargo, encuentran reticencias en los bancos. “Acompaño al banco a compañeros inmigrantes y, directamente, se niegan a abrírselas”, denuncia Saida Okba, mediadora intercultural de la Fundación Cepaim. “Las excusas que dan son que las personas provienen de países donde se blanquea dinero, otras veces les dicen que tienen que contratar un seguro o les dan largas diciendo que tienen que hacer consultas. Unas consultas que no acaban de resolverse nunca”, lamenta Okba.

El concejal de Derechos de la Ciudadanía del Ayuntamiento de Barcelona, Marc Serra, asegura que el proyecto que acaban de poner en marcha es único en España y con él ayudarán a centenares de migrantes a rellenar unos formularios de quejas para que los afectados ante estas discriminaciones consigan que el Banco de España obligue a las entidades a abrirles una cuenta. “El objetivo es que las entidades cumplan la ley: cuando una persona acude a un banco y pide que le abran una cuenta bancaria, en último recurso le tienen que abrir lo que se denomina una cuenta de pago básico”, destaca Serra.

Esta cuenta está regulada por el Real Decreto Ley 19/2017 de 24 de noviembre y por directivas europeas. La cuenta de pago básico permite hacer operaciones financieras fundamentales como ingresar y sacar dinero y realizar pagos y transferencias con un límite de 120 operaciones al año. Con esta cuenta no se puede gestionar un negocio pero sí que se puede ingresar una nómina o una pensión. “Para abrirla solo hay que identificarse, ya sea con el DNI, el NIE, el pasaporte o la tarjeta de solicitante de asilo, nada más. No es necesario contratar productos bancarios, ni acreditar ingresos”, defiende el concejal. La cuenta de pago básico tiene un coste de mantenimiento mensual de tres euros, pero para las personas que acrediten que está en situación de vulnerabilidad es gratuita.

“Si te niegan la cuenta corriente no puedes recibir ayuda, ni nómina, ni pagar alquileres, ni suministros… Te envían directamente a la muerte civil”, denuncia Serra. Desde el año 2018 la Oficina para la No Discriminación de Barcelona ha atendido una veintena de denuncias por vulneraciones de servicios bancarios por razón de origen o de situación administrativa: desde denegaciones de la apertura de cuentas hasta cancelaciones repentinas de cuentas bancarias. Muchas de estas cancelaciones tienen que ver con la dificultad de acreditar la identidad o de aportar la documentación requerida por la entidad. El concejal asegura que la cifra puede ser mucho mayor: “Seguro que afecta a miles de vecinos que van probando de entidad en entidad hasta que les permiten abrir una cuenta”.

“Yo soy argelina”, explica Okba. “Llevo en Barcelona 27 años y se me ha complicado la vida desde que decidí ponerme el velo hace cinco años. Un día fui a abrir una cuenta a mis hijos gemelos, que tienen 16 años, y para abrirla me pidieron su declaración de la renta. Fue surrealista, pero no es la primera vez que me pasa. He acompañado a compatriotas que les han pedido la declaración de la renta del país de origen. Piden papeles para tener una excusa y no abrir una cuenta. No existe la declaración de la renta en nuestros países”, lamenta la mujer, convencida de que solo son obstáculos de los bancos.

“Existe una circular por la que no aceptamos dinero de colombianos”

Los afectados a los que no les permiten abrir una cuenta corriente deben presentar una reclamación escrita al servicio de atención al cliente del banco en cuestión para que les argumenten los motivos de la denegación. Si siguen denegando, deben aportar esta información al Banco de España, que es quien debe poner orden en las entidades. Los casos que ha recopilado el Consistorio y presentado al Banco de España argumentan excusas variopintas para no abrir cuentas. Un cliente de nacionalidad española y origen colombiano denunció que el cajero le aseguró: “Existe una circular interna del banco que impide a las personas nacidas en Colombia ingresar dinero en efectivo sea del importe que sea”. Hay centros islámicos que de un día para otro les informan mediante carta de que “quedan restringidos los abonos” a las cuentas de las entidades. También vecinos de origen chino o venezolano explican que directamente no les aceptaron ingresos, de la cantidad que fuesen, al considerar que podrían proceder del blanqueo.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS