La Generalitat prevé volver a emitir deuda el próximo año

El Departamento de Economía calcula un impacto de 687 millones por la subida de tipos de interés hasta 2026

El consejero de Economía, Jaume Giró, interviene en el pleno parlamentario.
El consejero de Economía, Jaume Giró, interviene en el pleno parlamentario.David Zorrakino (Europa Press)

La Generalitat de Cataluña lleva una década sin emitir deuda para financiarse. Los recursos que ha requerido los ha sacado de momento del Fondo de Liquidez Autonómico (FLA) estatal, al que adeuda en torno a 70.000 millones de euros. Pero esa situación previsiblemente cambiará en 2023, porque el Departamento de Economía y Hacienda tiene intención de salir otra vez a los mercados, según consta en el Informe de Orientaciones Presupuestarias registrado este miércoles en el Parlament. Antes de que eso ocurra, el Ministerio de Hacienda le tendrá que dar permiso y cumplir los objetivos de déficit, la regla de gasto y el pago a proveedores en los plazos que marca la ley, situación que ahora no sucede.

El documento remitido al Parlament por el consejero Jaume Giró considera que sí cumplirá esos requisitos en 2023, primer año en el que prevé emitir el equivalente a un 5% de toda la deuda de Cataluña contraída con el Estado, es decir, en torno a 3.800 millones de euros. Ese peso en el pastel global de endeudamiento de la Generalitat irá aumentando un 5% anual, hasta alcanzar el 20% en 2026.

Según el documento de la Generalitat, esa deuda se lanzará cada 30 de junio, con una amortización a 10 años y un tipo de interés 40 puntos básicos más alto que la deuda del Tesoro español.

Esa es la modificación más significativa en la forma de endeudarse de la Generalitat, aplicando la misma política que ya aplican otras comunidades, como Andalucía y Madrid, que han llegado a acudir a los mercados internacionales del dinero para lanzar emisiones verdes, básicamente centradas en la financiación del transporte público con infraestructura y vehículos más sostenibles.

La previsión realizada por Economía señala 2026 como el año en el que se podrá acabar con el déficit. Y será un año antes en el que, previsiblemente, la deuda autonómica parará de crecer, tras haber alcanzado un tope de 85.909 millones de euros.

Es una buena noticia, pero el mismo documento admite igualmente que eso no va a significar que la Administración autonómica vaya a reducir entonces sus gastos financieros. El aumento de los tipos de interés pasará factura de forma ostensible a las cuentas de la Generalitat pese a que está ralentizando el endeudamiento. Los gastos financieros pasarán de los 690 millones de euros meritados este año a 1.449 millones en 2026, un salto de 687 millones. Esa evolución la explica otro cuadro elaborado por los técnicos de Economía: los tipos de interés pasarán de un porcentaje del 1,54% en 2022 según el FLA a un máximo posible en 2026 en los mercados a largo plazo del 3,56%.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

En el mismo documento, el Gobierno catalán hace una previsión de cierre del ejercicio, en la que calcula cerrar 2021 con un volumen de gasto de 33.057,3 millones de euros, un 5,1% menos que lo liquidado en 2021, sobre todo por el fin del impacto de los gastos asociados al covid, sobre todo en forma de ayudas.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Sobre la firma

Dani Cordero

Dani Cordero es redactor de economía en EL PAÍS, responsable del área de industria y automoción. Licenciado en Periodismo por la Universitat Ramon Llull, ha trabajado para distintos medios de comunicación como Expansión, El Mundo y Ara, entre otros, siempre desde Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS