Cataluña se adelanta un día al resto de España y retira las mascarillas en las aulas

Los niños vuelven este martes a clase tras las vacaciones sin obligación de usar el cubrebocas, “por sentido común”, justifica el Govern. Los pediatras consideran que la medida ya se podría haber tomado hace dos meses

Alumnos de la escuela Auró de Terrassa (Barcelona), en el primer día sin mascarillas. La medida, este martes, no afecta a los profesores.
Alumnos de la escuela Auró de Terrassa (Barcelona), en el primer día sin mascarillas. La medida, este martes, no afecta a los profesores.Cristóbal Castro

Los niños catalanes vuelven este martes a clase sin mascarilla obligatoria en las aulas. El Govern se adelanta un día a la retirada global de cubrebocas anunciada por el Gobierno central y publica una resolución que permite levantar la medida en alumnos de primaria y secundaria de Cataluña. “Porque tiene poco sentido”, justificaba hace unos días la portavoz del Ejecutivo catalán, Patrícia Plaja, obligar a los alumnos a llevarla este martes para dejar de usarla el miércoles. La decisión ha soliviantado al líder de la oposición, Salvador Illa, que acusó al Govern de tomar una medida “de cara a la galería” y de “romper la unidad” entre comunidades. Los pediatras, que habían reclamado el fin de las mascarillas en las aulas hace más de dos meses, consideran que la decisión llega tarde.

El consejero de Salud, Josep Maria Argimon, siempre se había mostrado favorable a que, en el momento de retirar las mascarillas, los niños fueran los primeros. De hecho, vio con buenos ojos la propuesta de la Asociación Española de Pediatría (AEP), que pedía retirarla ya a finales de febrero de forma progresiva, empezando por los niños de primero y segundo de primaria. Pero no ha tomado la decisión hasta que el Gobierno central ha anunciado su calendario —este martes se aprobará la retirada del cubrebocas en el Consejo de Ministros y el miércoles, en cuanto se publique en el Boletín Oficial del Estado, se hará efectiva—. El Govern ha publicado en la noche del lunes al martes en el Diari Oficial de la Generalitat de Catalunya (Dogc) la resolución que suprime la obligatoriedad de la mascarilla para los alumnos de primaria y secundaria.

Argimon aseguró que empezar el primer día de clase tras las vacaciones de Semana Santa sin mascarilla es “una cuestión de sentido común”: “Nos hemos movido por un criterio lógico y de respeto hacia uno de los sectores de la población que más ha sufrido durante la pandemia”, justificó en un artículo en La Vanguardia. La medida, sin embargo, afectará solo a los niños de primaria y secundaria; los alumnos de bachillerato, los de ciclos formativos y el personal de los centros sí tendrán que esperar un día para quitársela.

El consejero de Salud defendió, además, que su decisión “no pretende romper con el espíritu” de la norma, como le acusó Illa, y aseguró que han “respetado y acompañado” las medidas que se han ido tomando en el seno del Consejo Interterritorial, donde están representados todas las comunidades y el Ministerio de Sanidad. Illa, sin embargo, advirtió de la inseguridad jurídica que arroja la decisión de Argimon porque el Govern “no tiene competencias” para hacer eso. Argimon dijo la semana pasada que estaban buscando la fórmula jurídica, pero el Departamento de Salud no ha concretado si tiene las competencias o no para hacerlo.

Más allá del debate jurídico y político, los pediatras aplauden la medida y aseguran que podría haberse puesto en marcha mucho antes. Quique Bassat, epidemiólogo y pediatra, señala que “no hubiese pasado nada si se hubieran retirado las mascarillas en los colegios hace dos meses”. El especialista, que ha participado en el grupo de trabajo de la AEP para la Reapertura de la Escolarización, recuerda que en febrero ya señalaron “que era un buen momento para retirarlas” porque se trata de una población de bajo riesgo e, incluso, este levantamiento progresivo de la medida podría haber servido para hacer una monitorización de esa desescalada progresiva. “Los niños tenían derecho a protagonizar una de las buenas noticias porque siempre han tenido las medidas más duras”, apunta Bassat.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Coincide Anna Gatell, presidenta de la Sociedad Catalana de Pediatría de la Academia de Ciencias Médicas de Cataluña: “Hubiese estado mejor hacerlo hace dos meses. Hemos perdido una oportunidad de que los niños fuesen los primeros porque se lo merecían y hubiese servido, además, como un buen estudio de investigación para valorar la transmisibilidad sin mascarilla”.

Los expertos han demostrado que el impacto de la covid en niños es muy leve y, además, el uso de las mascarillas ha tenido un impacto relativo, según un estudio realizado por científicos catalanes. La investigación concluyó que el empleo del cubrebocas no se asoció con una menor transmisión de la covid y que esta intervención no fue efectiva en el contexto escolar, aunque los expertos matizaron que el resultado no era extrapolable a otros entornos, como un cine o un centro comercial.

Si bien la mascarilla no ha sido determinante para contener la expansión de la covid, Bassat advierte de que lo previsible es que los contagios suban una vez se retiren las mascarillas de las aulas: “La gente tiene que saber que sí conllevará un aumento de la transmisión, pero que eso no nos tiene que preocupar. Es previsible tener brotes, pero lo que tiene que marcar las decisiones de salud pública es el impacto en la presión asistencial y, ahora mismo, esa presión en los hospitales o en la atención primaria es baja”. Gatell coincide en que “es lógico pensar que habrá un aumento de casos, pero no una avalancha”: “Quizás veremos más casos de otras infecciones víricas, como la gripe A, que de covid”.

Puedes seguir a EL PAÍS Catalunya en Facebook y Twitter, o apuntarte aquí para recibir nuestra newsletter semanal

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jessica Mouzo

Jessica Mouzo es redactora de sanidad en EL PAÍS. Es licenciada en Periodismo por la Universidade de Santiago de Compostela y Máster de Periodismo BCN-NY de la Universitat de Barcelona.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS