Los profesores catalanes mantienen la protesta en la calle ante el inmovilismo de Cambray

La cuarta de las jornadas de huelga solo logra un 9% de seguimiento en las aulas, pero la manifestación en Barcelona reúne a unas 10.000 personas

La manifestación del cuarto día de huelga educativa, en la calle Balmes de Barcelona.
La manifestación del cuarto día de huelga educativa, en la calle Balmes de Barcelona.DAVID ZORRAKINO - EUROPA PRESS (Europa Press)

La huelga de los profesores mantiene una notable visibilidad en la calle, aunque es más discreta en las aulas. Tras fracasar las negociaciones entre sindicatos y Departamento de Educación, la cuarta de las cinco jornadas de protesta convocadas para este mes se salda con un seguimiento del 10% entre el profesorado, según datos del Departamento de Educación, y con una manifestación en Barcelona que ha reunido unas 10.000 personas, según la Guardia Urbana. Se trata de unas cifras calcadas a las del tercer día de paros, el pasado 17 de marzo.

Los sindicatos educativos convocaron de forma unitaria cinco jornadas de protesta -del 15 al 17 y el 29 y 30 de marzo- pidiendo la retirada temporal del nuevo calendario escolar -que adelanta una semana el inicio del curso- y de los currículos, así como acabar con los recortes aplicados en el sector hace una década. Y también critican la actitud del consejero, Josep Gonzàlez-Cambray, por no negociar los cambios con la comunidad educativa ni comunicarlos antes de anunciarlos públicamente.

Educación y sindicatos han mantenido hasta ahora cuatro reuniones maratonianas para intentar llegar a un acuerdo. En las primeras se habían logrado ciertos avances, pero el lunes las negociaciones se rompieron. El Govern defendió este martes que algunas reivindicaciones de los sindicatos “ya están incorporadas”, como la reducción de ratios. “Se han hecho muchas propuestas y se han calendarizado. Pero todos los cambios no se pueden hacer al mismo tiempo por temas presupuestarios”, aseguró la portavoz del Ejecutivo, Patrícia Plaja. Las organizaciones sindicales, en un comunicado conjunto, tildaron el proceso de “engaño histórico”. “Algunas concesiones que el Departamento había asegurado de palabra, al día siguiente no constaban por escrito. Ha sido todo una burla”, se quejaba Joan Alís, miembro del comité de huelga presente en las conversaciones. Los sindicatos también criticaron que las propuestas del Departamento implican “nuevos recortes”, como una ampliación del horario de permanencia del centro, informa Anna Ariño.

Con las negociaciones enquistadas, el sector educativo mantiene la protesta. Este martes estaban convocados profesorado y personal laboral y administrativo de la pública, a los que se han unido las escuelas infantiles públicas. La huelga ha tenido un impacto discreto en los centros educativos, con un 10% del seguimiento del total del profesorado, según Educación, pero un 50% según el cálculo de los sindicatos, que excluyen el personal de los servicios mínimos. Pero los profesores han mostrado músculo en las calles con una nutrida manifestación: 10.000 asistentes según la Guardia Urbana y 40.000, según los sindicatos. La marcha, que ha vuelto a pedir la dimisión de Cambray, ha recorrido el centro de Barcelona hasta la sede del Departamento.

Mientras tanto, sigue coleando el pacto político entre ERC, Junts, PSC y comunes para reformar al Ley de Política Lingüística, con el objetivo de hacer constar el castellano, también como lengua docente en las escuelas catalanas y cumplir con la sentencia que obliga a implantar el 25% de castellano en las aulas. El pacto ha generado división de opiniones dentro del espectro independentista y ya ha surgido un manifiesto que considera que incluir el castellano como lengua vehicular en la enseñanza “es un paso atrás que el catalán no se puede permitir”, especialmente en la situación de retroceso que reflejan estudios elaborados por la Generalitat o por el Síndic de Greuges.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El manifiesto, titulado “Defendamos la escuela en catalán”, está firmado por 120 personalidades, entre las que se encuentran el expresidente Quim Torra (de Junts), el exdirigente de ERC Josep Lluís Carod Rovira, expolíticos como Albano Dante Fachin o Antonio Baños, Clara Ponsatí, además de escritores, intelectuales o periodistas, entre otros.

Precisamente, Torra retó este martes a los miembros del Govern a “poner en riesgo sus carreras políticas” y asumir las consecuencias de desobedecer la sentencia del 25%. “Si por el catalán no somos capaces de plantarnos, ya no sé por qué seremos capaces de hacerlo”, aseguro Torra en una entrevista en Catalunya Ràdio. Además, según el expresidente, los consejeros de Junts a abandonar el Govern ante las discrepancias con sus socios republicanos.

“El objetivo del Govern es la defensa del catalán y el modelo de escuela catalana y evitar más injerencias de la justicia”, respondió Plaja, quien admitió que “posiblemente la comunicación de la reforma normativa no se ha hecho del todo bien”. También contestó a Torra la consejera de Derechos Sociales, Violant Cervera (de Junts). “El Govern sí tiene recorrido, tiene mucho trabajo por hacer”.

Finalmente, para quitar presión a Junts, en plena división interna por el catalán, la reforma de la Ley de Política Lingüística se votará en el pleno del Parlament de finales de abril.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS