Barcelona crea un ‘software’ para las escuelas alternativo a Google y a Microsoft

El Ayuntamiento invierte 340.000 euros en una herramienta de código abierto que evita “recolecciones masivas de datos del alumnado”

Simona Levi de (Xnet) junto a Alberto Larraz (IsardVDI) este martes presentan la herramienta en una formación dirigida a personal docente.
Simona Levi de (Xnet) junto a Alberto Larraz (IsardVDI) este martes presentan la herramienta en una formación dirigida a personal docente.Albert Garcia

El Ayuntamiento de Barcelona ha impulsado la creación de un paquete de aplicaciones informáticas de código abierto para los centros educativos de la ciudad. La herramienta, que ideó el instituto para la digitalización democrática Xnet, pretende ser una alternativa a las opciones de procesamiento de textos, gestión de aulas y videoconferencia de gigantes informáticos como Google y Microsoft. La teniente de alcaldía de Agenda 2030 y Transición Digital, Laia Bonet, ha expresado este miércoles que el Consistorio quiere evitar “recolecciones masivas de datos del alumnado” por parte de unas empresas que “dominan el mercado” en forma de “oligopolio”. La inversión para la primera versión de la suite, llamada Digitalización Democrática (DD), ha sido de 140.000 euros y ya la han implantado tres centros. El Ayuntamiento destinará otros 200.000 euros hasta 2023 para extenderla a otras escuelas, institutos, bibliotecas y centros cívicos.

Son básicamente gratuitas para las escuelas, fáciles de instalar y se han convertido en estándares de facto. Las herramientas de las grandes corporaciones son de uso cotidiano en las escuelas catalanas. Xnet lleva desde 2019 alertando de la “opacidad” en el tratamiento de los datos de menores, alojados en la nube, y en la “publicidad” de marca que las corporaciones hacen en los centros, con una base potencial de futuros consumidores. Por ese motivo, la entidad buscó alternativas “100% competitivas con las actuales herramientas comerciales”. En vez de Microsoft Office, Only Office; como alternativa a Google Drive, Nextcloud; y BigBlueButton para sustituir las videoconferencias de Classroom. La personalización de estos programas la han ejecutado tras ganar la licitación las compañías IsardVDI y 3ipunt. El coste que Xnet estima que generará cada estudiante (espera financiación pública) para la utilización de los programas y servidores es de unos siete euros por curso.

Los programas de código abierto que han servido como base para DD.
Los programas de código abierto que han servido como base para DD.

Junto a la escuela Àngel Baixeras (Ciutat Vella) y el Instituto Maria Espinal (Poblenou), la escuela Montseny, del distrito de Gràcia, ha sido una de las tres primeras en implantar las aplicaciones. La maestra y referente de cultura digital en el centro, Mireia Gómez, explica que DD está en marcha desde de septiembre, cuando dejaron atrás las herramientas comerciales. “La adaptación de los alumnos duró 15 días, la apariencia es bastante similar a lo que ya conocían y ellos no tienen prejuicios”, explica sobre la reacción de los estudiantes, de entre 3º y 6º de primaria. Según Gómez, después de la pandemia y el uso más intensivo de las TIC varias familias expresaron al centro “angustias sobre qué pasaba con los derechos digitales de los alumnos” y fue por este motivo que se adhirieron al proyecto, que cuenta con el respaldo de las Asociaciones Federadas de Familias de Alumnos de Cataluña (aFFac).

El desarrollo del paquete de software, adaptado por las compañías con un presupuesto que la cofundadora de Xnet y coordinadora del despliegue de DD, Simona Levi, define como de “una quinta parte de los recursos necesarios”. En este sentido, elogia a los desarrolladores por un “esfuerzo titánico”. La lucha de la asociación a favor de los derechos digitales contra el uso único de las herramientas privadas en las escuelas viene de lejos. En septiembre de 2019 Xnet consiguió que el entonces conseller de Educació, Josep Bargalló, se comprometiera a revisar el software utilizado en las aulas. En junio de 2020 el compromiso se tradujo en la firma de un acuerdo con la asociación, que se rompió meses más tarde por desavenencias en el enfoque. Finalmente, Xnet se puso de acuerdo con el Ayuntamiento de Barcelona para poner en marcha el proyecto. Este miércoles, en la rueda de prensa de presentación de la suite en el consistorio había varios representantes del Departamento de Educación, a los que Laia Bonet, ha invitado a adherirse al proyecto: “Nosotros hemos generado la herramienta. Ahora la decisión corresponde a los representantes de la Generalitat”.

Asistentes a la formación de Xnet y el Ayuntamiento en el Canòdrom.
Asistentes a la formación de Xnet y el Ayuntamiento en el Canòdrom.Albert Garcia
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

“Inicio de la reconquista digital de Europa”

“Esto es el inicio de la reconquista digital de Europa y os aseguro que no exagero”, ha expresado Levi en la presentación de DD, que se pondrá a disposición de los centros que se interesen en la propuesta. El concejal de Educación, Pau Gonzàlez, habló de “al menos la reconquista digital de Barcelona”. Esta semana unas 250 personas del sector educativo participan en talleres formativos de la nueva herramienta que han organizado el Ayuntamiento y Xnet en el Canòdrom de Horta, Ateneo de Innovación Digital y Democrática. Xnet recogerá la experiencia de DD en un informe que está elaborando, encargado por el Parlamento Europeo, Propuesta para una digitalización soberana y democrática en Europa.

Regístrate gratis para seguir leyendo

Sobre la firma

Jordi Pueyo Busquets

Es periodista en la redacción de Cataluña y escribe sobre economía, innovación y tecnología. Antes de llegar a EL PAÍS, pasó por ACN, TV3, 324.cat, Bloomberg TV y Cadena Ser. Ha dado clases de redacción en inglés en la UPF y de redes sociales en la UOC. Es licenciado en Periodismo, Ingeniería Informática y máster en Innovación y Calidad Televisivas

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS