Cataluña anuncia la reapertura del ocio nocturno y la eliminación de las cuarentenas escolares

Las discotecas reabrirán el 11 de febrero, mientras que los confinamientos educativos desaparecerán antes de final de mes

Alumnos con mascarilla entrando en una escuela de Badalona, en una imagen de archivo.
Alumnos con mascarilla entrando en una escuela de Badalona, en una imagen de archivo.Joan Sánchez

Cataluña pone fin a dos de las restricciones de más peso que todavía quedaban vigentes: el cierre del ocio nocturno y las cuarentenas escolares. El Govern ha anunciado este martes que las discotecas podrán reabrir el próximo 11 de febrero, sin límites de aforo ni de horarios y sin necesidad de presentar el certificado covid. Asimismo, la optimista evolución de la sexta ola y la reclamación de los pediatras ha llevado al Ejecutivo plantearse acabar con los confinamientos en las escuelas de los alumnos sin síntomas y no positivos, antes de final de mes. “La sexta ola ha tocado techo y la curva se ha doblado. El Gobierno considera que, con la desaceleración de la sexta ola, y después de que se hayan retirado las medidas restrictivas, es necesario modificar los protocolos escolares”, ha admitido la portavoz del Govern, Patrícia Plaja.

Sobre las cuarentenas, Cataluña ha anunciado que este miércoles planteará en el Consejo Interterritorial de Salud -donde está presente el Gobierno y todas las comunidades- “la necesidad de adaptar los protocolos educativos a la situación de la pandemia, que va a la baja”, ha terciado Plaja, quien ya ha avanzado que las suprimirá, independientemente de la decisión de dicho organismo. “Si el Consejo considera que la medida no tiene que aplicarse a nivel estatal, Cataluña trabajará para eliminarlas antes de que acabe el mes de febrero”, ha remachado.

Los protocolos escolares ya eliminaron el grueso de las cuarentenas este enero. Si en el primer trimestre, un grupo escolar se confinaba cuando se registraba un positivo, en este segundo trimestre a nivel estatal se modificaron las indicaciones, de manera que solo se cierra un grupo en infantil y primaria cuando se detectan a partir de cinco positivos o el 20% de alumnos. En secundaria ya se eliminaron al inicio de curso las cuarentenas de toda la clase y solo se quedan en casa los alumnos no inmunizados. Con esta nueva modificación, podrán asistir a escuela, aunque sean contactos estrechos, los alumnos que no sean positivos y que no tengan síntomas.

Salud hace días que amagaba con relajar las medidas si las condiciones epidemiológicas eran benignas. La sexta ola da signos de empezar a remitir -se han reducido un 37% los contagios en la última semana- y ello también se empieza a notar en las escuelas. Este martes había 55.939 personas confinadas, entre alumnos y profesores, según los últimos datos del portal Traçacovid. La afectación en los centros educativos marca una línea descendente desde el 24 de enero, cuando se alcanzó el pico de confinados: 132.233.

La decisión de la retirada de las cuarentenas llega después de que la Sociedad Catalana de Pediatría reclamara este mismo martes retirar las mascarillas en las escuelas, tanto dentro del aula como en el patio, eliminar los grupos de convivencia estable y acabar con la estrategia de cuarentenas y test masivos, para pasar a tratar la covid como cualquier otro virus. Las actuales restricciones están teniendo, según la entidad, “efectos negativos en áreas fundamentales de los menores, como el aprendizaje, la sociabilización o la salud mental y emocional”. En el actual contexto de la pandemia dominado por la variante ómicron y en el que prácticamente no hay restricciones en la sociedad, los pediatras han indicado que en los centros educativos solo debería ausentarse el alumno que tiene sintomatología y regresar a la escuela cuando esta desaparezca.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Para los pediatras, las medidas instauradas en las escuelas, que no se han flexibilizado desde septiembre de 2020, suponen “un agravio comparativo” para los niños en comparación a cómo se está gestionado la pandemia en otros entornos y entre los adultos. Además, los pediatras han resaltado, en un comunicado, que la covid es “mayoritariamente leve” en la infancia y que la inmunidad adquirida en el colectivo pediátrico es “muy elevada, ya sea por infección previa o por vacunación”. En cambio, las actuales restricciones están teniendo, añade la asociación, “efectos negativos en áreas fundamentales de los menores, como el aprendizaje, la sociabilización o la salud mental y emocional”.

Por todo ello, la organización ha pedido la suspensión de la mascarilla tanto en el patio como en el aula, la eliminación de los grupos estables de convivencia -que limitan el contacto entre alumnos de diferentes clases- y acabar con la estrategia de test masivos y cuarentenas de contactos en los centros educativos y en las actividades de ocio infantil. En lugar de realizar test masivos para detectar el máximo número posible de casos y confinarlos, los pediatras recomiendan aplicar un sistema vigilancia epidemiológica en la atención primaria y hospitalaria, consistente en la recogida sistemática de datos de algunos casos de infecciones virales respiratorias que permitan hacer un seguimiento de la evolución del coronavirus entre los pequeños.

El Govern ha asegurado que “comparte” las reflexiones y peticiones de los pediatras, pero de momento solo accede a revisar las restricciones que afectan a las cuarentenas. Sobre la eliminación de las mascarilla en las aulas, la portavoz del Ejecutivo ha admitido que se ha debatido sobre ello, pero ha sido clara sobre la decisión: “No estamos en ese punto”.

Protocolos claros

Las direcciones de los centros educativos prefieren no entrar a valorar el contenido de los protocolos “porque son sanitarios”, pero sí reclaman claridad. “Pedimos una simplificación del protocolo, que sea más fácil y eficiente, y que se pueda aplicar sin que ello absorba el 150% de nuestro tiempo”, se queja Núria Prunés, presidenta Axia, la asociación de directores de la educación pública.

El sindicato Ustec, mayoritario en el sector, considera que el cambio puede empeorar la situación epidemiológica. “No es el momento de relajar las medidas, habría que esperar a que la situación sea más favorable. Si no, volveremos a tener una regresión de la situación”, valora su portavoz, Iolanda Segura. Ustec ya se mostró en contra del cambio que se produjo hace un mes, cuando ya se relajaron las cuarentenas en infantil y primaria, en pleno crecimiento de la sexta ola. “Hemos dejado que la covid campe libre por las escuelas. Estas semanas han sido un infierno en los colegios con profesores haciendo de gestores covid y con familias indignadas”, añade.

Las familias, en cambio, se congratulan del cambio. Desde la federación de asociación de familias aFFaC consideran que se estaba discriminando a los alumnos que no estaban vacunados y apuestan por “volver a la normalidad cuanto antes mejor”. “Lo que tampoco tiene sentido es que se estaba aplicando un protocolo tan severo en las escuelas, cuando en otros ámbitos como las extraescolares era más flexible. Esto no tenía un impacto en el control de la pandemia”, valora su directora Lidon Gasull, quien pide que se relajen también el resto de restricciones, como las mascarillas o los grupos burbuja.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS