Nace Valents, un partido que aspira a unir al constitucionalismo en una lista

Eva Parera, exmano derecha de Valls y diputada en el Parlament, impulsa un proyecto que causa malestar en el PP y en Ciudadanos

Presentación de los nuevos miembros del partido Valents, los exdiputados de C’s Jean Castel y Jorge Soler, en el centro de la imagen, flanqueando a Eva Parera.  / CARLES RIBAS
Presentación de los nuevos miembros del partido Valents, los exdiputados de C’s Jean Castel y Jorge Soler, en el centro de la imagen, flanqueando a Eva Parera. / CARLES RIBASCarles Ribas (EL PAÍS)

Eva Parera, exmano derecha de Manuel Valls, está liderando la creación de una nueva fuerza política, Valents, que quiere reunir a todo el constitucionalismo de centro-derecha en una sola candidatura. Heredero de Barcelona pel Canvi, el partido barcelonés del exministro francés, ya regresado a París, Valents quiere ser de ámbito catalán y concurrir de entrada en las elecciones municipales. El proyecto ha generado malestar en Ciudadanos, que lo acusa de apoyarse en el “transfuguismo” como en el PP, que que reivindica el paraguas que agrupe al centro derecha no independentista.

Diputada del PP en el Parlament aunque independiente, Parera lidera en el Ayuntamiento de Barcelona un grupo de tres ediles tras romperse en dos la coalición Barcelona pel Canvi-Ciudadanos, que estalló por los aires cuando Valls optó por darle la alcaldía a Ada Colau para barrar el paso a Ernest Maragall. Parera presentará el sábado a Valents en El Born, junto a las ruinas de la Guerra de 1714, como un gesto de confrontación con el secesionismo.

El proyecto entronca con el manifiesto constitucionalista impulsado en noviembre<CS8.8>, que clama por “derrotar en las urnas” tanto “al nacionalismo como al populismo” y que pide que Cataluña deje de ser “moneda de cambio” de la política nacional. Superados ambos por Vox, el texto nace después del desplome de Ciudadanos el 14-F (de 36 a 6 diputados) y del hundimiento del PP (de 4 a 3). El escaso botín se visualiza también en las elecciones generales donde PP y Ciudadanos se quedaron sin escaño en Girona, Tarragona y Lleida.</CS> Valents aspira a llenar el “el espacio” que dejan las fuerzas constitucionalistas con “escasa implantación” en Cataluña.

El partido, que se inspira en UPN, se presentará este sábado en el Born

Parera cree haber dado con la tecla y plantea que no hay en Cataluña ninguna fuerza exclusivamente catalana y no independentista. “¿Qué es lo que nos diferencia de PP y Ciudadanos?”, se pregunta. “No estamos supeditados a que las decisiones se tomen desde Madrid y a que te digan: ‘Oye, mira, esto no puede ser porque me metes en un lío en Andalucía o porque estoy cerrando un pacto en La Moncloa. Y ese es el gran problema: que se toman las decisiones en función de cómo puedan afectar a La Rioja o Castilla-León o Madrid”. La fórmula se inspira en la UPN de Navarra. “Los independentistas podrán estar siempre muy peleados pero acaban siempre gobernando”, dice Parera que rechaza tajantemente que Cataluña sea una nación, el modelo de inmersión lingüística o la mesa de diálogo.

El proyecto ha causado malestar en el PP especialmente después de que Parera votara las cuentas de Ada Colau
Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete


La propuesta ha generado malestar tanto en la dirección del PP como en el presidente del partido, Alejandro Fernández. Los populares siguen con su plan de concurrir con sus propias siglas. Parera se incorporó como número tres a la lista del PP del 14-F como miembro de Barcelona pel Canvi con el objetivo de emular la coalición de PSC con Units o la de Junts con Demòcrates. La idea del PP era trabajar conjuntamente con el partido de Parera tanto en el Parlament como en el Ayuntamiento de Barcelona. Pero esa unidad de acción, cuentan, se rompió cuando vieron que su diputada votó las cuentas de Colau sin que necesitara sus votos. “Incorporaron propuestas nuestras”, alega ella. “Nos quedamos petrificados”, describen los populares. Pese a sus malos resultados, el PP confía en su marca porque cree que les da un colchón que les ha permitido estar en el Parlament a diferencia, por ejemplo, del PDeCAT. Dueña de su acta, el PP que está en el grupo mixto y no tomará medidas contra ella. El escenario, dicen fuentes del PP, sería estéril y tendrán que conllevar la situación.

“Es un proyecto construido sobre la base del transfuguismo. Es práctica una discutible en términos democráticos”, dice el diputado Nacho Martín Blanco, de Ciudadanos

La duda es si Valents acabará siendo un proyecto que cuaje o si se diluirá como otros surgidos en los últimos años y que no han tenido recorrido electoral. ”Valents no tiene ni estructura: no va a ningún lado. Parera llegó del entorno medio catalanista de Valls. Antes fue senadora por CiU y luego se fue a Units”, dicen fuentes próximas a Ciudadanos en el Ayuntamiento, que apuntan que nunca tuvieron sintonía con Barcelona pel Canvi: “No hay más que ver las caras de Parera en las imágenes de los mítines de campaña de 2019″.

”No vengo a competir con nadie. Vengo a sumar”, dice Parera, que dice nunca quiso ser cabeza de lista del PP en las municipales y que está segura de que la vuelta de Manuel de Valls no les supondrá un eventual perjuicio electoral porque esta, cuenta, es otra etapa. Su intención es presentar lista en los más de 900 localidades de Cataluña. Mientras, Valents, que sigue en construcción, anuncia cada semana fichajes: el lunes, el de la plataforma Centrats per Tarragona y dos de sus ediles; hace una semana, a tres concejales de Ciudadanos en Sitges y hace dos a los exdiputados de Ciudadanos Jean Castel y Jorge Soler, que el 14-F se quedaron sin escaño. “Es un proyecto construido sobre la base del transfuguismo. Es práctica una discutible en términos democráticos. No es la mejor manera de cohesionar el constitucionalismo”, dijo Nacho Martín Blanco, portavoz de Ciudadanos.


Contenido exclusivo para suscriptores

Lee sin límites
Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS