Cataluña revierte los recortes de hace una década gracias a los fondos europeos

Los Presupuestos catalanes para 2022 destinan 205 millones a estabilizar un año más a 7.351 trabajadores de refuerzo por la pandemia

El consejero de Economía, Jaume Giró, entrega el proyecto de presupuestos para 2022 a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, este martes.
El consejero de Economía, Jaume Giró, entrega el proyecto de presupuestos para 2022 a la presidenta del Parlament, Laura Borràs, este martes.Quique García (EFE)

Ha tenido que pasar una década para que la Generalitat marque el punto y final de los recortes en las áreas sociales iniciados en 2011 para afrontar la Gran Recesión. Y lo hace gracias a un desmesurado gasto motivado por otra crisis, la del coronavirus, al calor de los fondos europeos Next Generation y con la presión de la CUP, la muleta parlamentaria que pretende el Govern para sacar adelante los Presupuestos de 2022. El Govern los ha aprobado este martes e inmediatamente ha iniciado el trámite parlamentario de unas cuentas más expansivas de la Administración autonómica, con un crecimiento del 17% respecto a 2020 (las últimas aprobadas) y un gasto previsto de 38.139 millones de euros.

La sanidad, la educación, y las políticas de protección social y vivienda contarán con 23.110 millones de euros, un 6,6% más que en 2010, antes del inicio del tijeretazo iniciado por CiU. Si esas partidas crecen es por una significativa participación de fondos europeos, que solo en esas áreas suman más de 1.350 millones de euros.

Esos son los grandes números que visten los Presupuestos, que el consejero de Economía, Jaume Giró, no ha dudado en calificar como “los más importantes que se han presentado nunca en la historia de nuestro país”. De momento, el Ejecutivo no tiene asegurada su aprobación y trabaja el apoyo de la CUP, que todavía ha de iniciar consultas internas para decidir si permite el trámite parlamentario o plantea una enmienda a la totalidad.

Según el Departamento de Economía y Finanzas el proyecto de ley contempla el mayor crecimiento de gasto desde 2007, cuando el salto cuantitativo fue del 10%. Pero esos cálculos tienen también su letra pequeña, porque el gasto sanitario, por poner un ejemplo, ha sufrido durante los dos últimos años tal aumento que las facturas meritadas previstas durante este ejercicio (la comparación entre los presupuestos ejecutados) apenas crecerán un 4,3% respecto a 2021.

Según el Departamento de Economía y Finanzas que dirige Jaume Giró, el proyecto de ley contempla el mayor crecimiento de gasto desde 2007, cuando el salto cuantitativo fue del 10%. Pero esos cálculos tienen también su letra pequeña, porque el gasto sanitario, por poner un ejemplo, ha sufrido durante los dos últimos años tal aumento que las facturas meritadas previstas durante este ejercicio (la comparación entre los presupuestos ejecutados) apenas crecerán un 4,3% respecto a 2021. Giró ha defendido que tres de cada cuatro euros se destinarán en 2022 a gasto social y ha calificado las cuentas de 2002 como “las más importantes que se han presentado en la historia de nuestro país. No solo en magnitud sino también en ambición”.

La mejora presupuestaria se explica por diferentes motivos, pero destacan las ayudas europeas, un mayor objetivo de déficit (hasta el 0,6%, que supone 1.487 millones de euros extra) y un contexto económico de crecimiento que impulsará la recaudación tributaria. Y el Govern no descarta todavía del todo que desde el Gobierno central llegue una partida equivalente a los fondos covid (ERC y Junts lo plantean en el Congreso como enmienda a los Presupuestos Generales), si bien no ha incluido en las cuentas ninguna partida que no esté plenamente asegurada.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

El grueso del capítulo de ingresos corresponde, como es habitual, a los que provienen del modelo de financiación autonómica. Economía calcula que recibirá 1.278 millones de euros como anticipos del modelo de financiación, pero la liquidación de los anticipos que se dieron en 2020 ha salido negativa (2.256 millones a devolver) a causa de la caída de la recaudación por la pandemia. Así, los recursos del modelo de financiación para 2022 son de 978 millones negativos. La Generalitat prevé no obstante compensar esta caída con los ingresos provenientes de impuestos propios y cedidos, de la financiación de Mossos d’Esquadra y de la disposición adicional tercera del Estatut y de las transferencias de IVA. Así, el incremento total de ingresos no financieros será de 394 millones. A estos se sumarán los ingresos que vienen del déficit (cuyo techo se sitúa en el 0,6% del PIB, es decir, 1.487 millones) y los que provienen de los ajustes vinculados a la contabilidad europea (1.272 millones).

Los ingresos por recaudación de impuestos, tanto propios como cedidos, crecen. Aunque parte cayó por los efectos de la pandemia, como es el caso del tributo a los establecimientos turísticos, se compensa por el fuerte aumento de la recaudación en el impuesto a los vehículos sobre las emisiones de dióxido de carbono, ya desplegado, con el que se consiguen 160 millones. En el apartado de tributos cedidos, el que más peso tiene es el del impuesto sobre sucesiones, con 640 millones, un incremento del 35,9% que se debe a la mayor mortalidad causada por la pandemia, a la tramitación de expedientes todavía pendientes de defunciones de 2020, y a la subida de este impuesto que el Govern acometió el año pasado.

Refuerzo de plantilla contra la pandemia

La partida de nóminas de los trabajadores públicos es una de las más abultadas de este año. Se sitúa en los 7.090 millones de euros, con un salto del 7,8%, y refleja el mayor salto de la última década: la Administración autonómica superará el próximo año los 276.000 trabajadores, lo que representa un salto de 28.882 efectivos respecto a los Presupuestos de 2020. En plena pandemia, la Generalitat ha visto cómo se reforzaban sus plantillas, sobre todo en las áreas sanitaria (17.663) y educativa (5.498). Economía contempla una partida de 205 millones de euros para estabilizar durante el próximo año 7.351 plazas que se incorporaron a la Generalitat como refuerzo durante la crisis sanitaria de la pandemia. La cifra final es en realidad superior, porque esa dotación no contempla otros refuerzos realizados por el Instituto Catalán de la Salud y el Servicio Catalán de la Salud. La Generalitat no aclara si otros trabajadores temporales en la Administración mantendrán sus empleos como refuerzo en la fase final de la pandemia.

En todo caso, el Departamento de Salud seguirá siendo el que mayor porcentaje de recursos públicos se comerá este año. Un total de 11.171 millones de euros, una cifra que es superior en el área de salud a causa del impacto de entidades como el Instituto Catalán de Salud y el Catsalut. La partida crece un 15%. La de Educación aumenta un 17,8%, hasta los 6.681 millones.

Uno de los cambios más significativos de este año es el repunte de las inversiones, alentado también por la entrada de recursos europeos. El Govern prevé un total de 3.951 millones, un 95% más, sobre todo por inversiones en infraestructuras sanitarias y a la vivienda, una de las reclamaciones de la CUP. El Govern destinará un total de 740 millones a viviendas, de los que 529 serán para inversión.

Por primera vez, un consejero de Economía de la Generalitat ha presentado en el Parlament una ley de Presupuestos sin incorporar la Ley de Medidas Fiscales y Financieras. Ese segundo articulado lo presentará el jueves, tras una reunión extraordinaria del Consell Executiu, después de que el Consejo de Trabajo, Económico y Social (CTESC) le haga llegar el dictamen que todavía está elaborando.

El gasto de 2022 por áreas

Sanidad. 11.215 millones de euros. Será el área con mayores inversiones de la Generalitat y se prevé desplegar el nuevo modelo de transporte sanitario urgente.
Educación. 7.738 millones. Estrenará la gratuidad de la educación de P2 y se reducen los ratios de P3. Enésima promesa de fomentar la Formación Profesional. 
Protección social. 3.110 millones de euros. Prevé elaborar un plan contra el racismo, la xenofobia, la islamofobia y otras discriminaciones. 
Vivienda y ordenación del territorio. 997 millones . La mayor partida se la lleva vivienda (749 millones de euros), que tendrá un programa de promoción en el mundo rural. 
Seguridad. 1.511 millones. Se incorporan 435 Mossos y se convocan 860 plazas. Se ficharán a 250 bomberos y se iniciará el proceso para una cuantía similar. 
Infraestructuras. 2.997 millones. Seguirá el desarrollo de la T-Mobilitat y se iniciarán tareas en el tramo central de la L-9.
Industria. 55 millones. En plena salida de la crisis pandémica y con el cierre de Nissan en diciembre, apenas gana recursos. 

Regístrate gratis para seguir leyendo

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS