Barcelona se declara área de mercado tenso de vivienda para seguir regulando el precio del alquiler

Las rentas serán un 5% inferiores a lo que marca el índice oficial de la Generalitat

Un joven mira anuncios de alquiler de una inmobiliaria en Barcelona, en agosto pasado.
Un joven mira anuncios de alquiler de una inmobiliaria en Barcelona, en agosto pasado.MASSIMILIANO MINOCRI (EL PAÍS)

El Ayuntamiento de Barcelona ha aprobado este miércoles durante un pleno extraordinario la declaración de la ciudad como área de mercado de vivienda tenso, lo que le permitirá regular cinco años más el precio del alquiler y frenar las subidas de renta. La regulación --recurrida por el PP y el Gobierno ante el Tribunal Constitucional--, está vigente desde hace un año, cuando el Govern aprobó la ley de contención de rentas, que impide subidas por encima del índice oficial de referencia, creado por la propia Generalitat. En los nuevos contratos, los precios no pueden superar este índice; si en el contrato anterior la renta era más alta, ahora el precio baja.

Más información
La pandemia oculta los efectos de la regulación del alquiler en Cataluña
La regulación de los alquileres afectará a las 60 ciudades catalanas más pobladas

La ley original afectaba a 60 municipios durante un año; transcurrido este tiempo, podían prorrogar la norma si a partir de datos técnicos lo aprobaban en el pleno. En el caso de Barcelona, como de otros 24 municipios metropolitanos, la declaración comporta además que los nuevos contratos puedan tener un precio hasta un 5% inferior al índice, lo que supone exprimir al máximo la ley. La consecuencia es que los precios caerán en todos los nuevos contratos cuyo precio fuera superior al índice.

La declaración de mercado de vivienda tensionado en Barcelona ha contado con los votos favorables de los comunes, PSC, ERC y Junts per Catalunya. Ciudadanos, Barcelona pel Canvi, PP y la regidora no adscrita han votado en contra. En total, 33 votos a favor y ocho en contra.

La concejal de Vivienda, Lucía Martín, ha recordado que la declaración fue aprobada inicialmente en julio pasado y que durante el verano ha recibido alegaciones “para impedir que pueda aplicarse la regulación” de las patronales de constructores, propietarios y la Cámara de la Propiedad. Las alegaciones han sido desestimadas. “La ley no afecta a los intereses de la mayoría cuando quienes recurren son grandes promotores, fondos de inversión o socimis, minorías privilegiadas que viven bien lejos de los pequeños propietarios y que quieren perpetuar un modelo de negocio incompatible con el derecho a la vivienda”, ha defendido la edil. Martín ha celebrado que tras la aprobación los precios se han comenzado a estabilizar y “no se han cumplido los vaticinios que auguraban una parálisis del mercado, ni mercado negro o caída de la oferta”.

ERC ha arremetido contra el gobierno por haber esperado hasta el último momento para declarar la ciudad área tensa y ha reprochado a comunes y PSC que sus partidos no cumplan en el Gobierno español la promesa electoral de regular los alquileres. Desde Junts per Catalunya Neus Munté ha defendido que la regulación de precios está “más que justificada porque los precios han subido un 42% entre 2014 y 2019″ y también ha reprochado que el Gobierno recurriera la norma catalana.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Desde Ciutadans la norma ha sido tachada de “absolutamente populista”, en palabras de Luz Guilarte, que ha acusado a la alcaldesa Ada Colau de no cumplir su obligación de construir vivienda pública de alquiler. El PP ha mantenido que la regulación provoca la caída de oferta porque los propietarios retiran los pisos del mercado. Y Barcelona pel canvi ha defendido que provocará “inseguridad jurídica y que otras ciudades [en referencia a Berlín] han derogado la regulación”.

Sobre la firma

Clara Blanchar

Centrada en la información sobre Barcelona, la política municipal, la ciudad y sus conflictos son su materia prima. Especializada en temas de urbanismo, movilidad, movimientos sociales y vivienda, ha trabajado en las secciones de economía, política y deportes. Es licenciada por la Universidad Autónoma de Barcelona y Máster de Periodismo de EL PAÍS.

Normas

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS