Badalona

“Me dijeron que me despedían por no traer votos”

Albiol prescinde de Hannah Serroukh, excoordinadora del distrito de La Salut, 11 meses después de ficharla

Hannah Serroukh, excoordinadora del distrito de La Salut,
Hannah Serroukh, excoordinadora del distrito de La Salut,

Hannan Serrouk, educadora social, simpatizante del Partido Popular, ha tenido un paso efímero por el Ayuntamiento de Badalona. Tras recuperar la alcaldía en mayo de 2020, Xavier García Albiol fichó a esta analista en temas de inmigración para que ejerciera dos cargos: coordinadora del área de convivencia, inmigración y mediación y coordinadora municipal del distrito de La Salut. El 28 de abril, el Consistorio la despidió. “Yo trato a todo el mundo por igual y hay gente que está acostumbrada a tener privilegios. Y por ahí no paso”, cuenta ahora. Y añade: “La concejal Irene González me dijo que la situación era muy injusta, que había hecho un trabajo excelente pero que iba a haber cambios y me despedía porque no traía votos”.

Más información

Catalana de origen marroquí, Serroukh trabajaba como analista en el grupo GEES Spain, una entidad que colabora con el Ministerio del Interior en investigación de temas de terrorismo. Allí estaba cuando Albiol la fichó y allí regresará ahora. Ya era una cara conocida en el PP: en las elecciones del 21-D ocupó el número 70 en la lista encabezada por Albiol; el 14-F, en la liderada por Alejandro Fernández, el número 20. Tras definirse como “demócrata, de derechas y liberal”, Serrouck quiere dejar claro que Albiol no es “racista en absoluto” y aclara, por ejemplo, que no vio mal la polémica campaña de 2015 Limpiando Badalona: “¿Es que acaso Fátima y Mohamed no quieren una ciudad limpia y ordenada?”. Su objetivo es acabar, dice, con los estereotipos que asocian a una derecha “rancia” contraria a la inmigración. “Lucho contra la segregación y el clasismo. Y persigo la igualdad de oportunidades con independencia del origen. Lo hago para que mejore la vida de Jordi o Mohamed”, explica.

Serrouck trabajaba en un proyecto de mediadora en expedientes de la Guardia Urbana en temas de convivencia y la coordinación en La Salud. La historia se torció a raíz de que se negó a conceder privilegios especialmente a una vecina, contraria a que abrieran al lado de su tienda una carnicería halal pero tampoco una peluquería latina. O que le exigía un servicio de limpieza ante su negocio. “Yo le decía que hiciera una instancia. Quería un trato preferencial y decía que conocía a Albiol o a tal regidor. Trabajo para todo el mundo por igual. No acepto clasismo y racismo”, dice. “¿Qué por qué creo que me han echado?”, se pregunta. “Nunca he querido ser un complemento exótico. Quiero romper moldes. Se equivoca quien cree que por mi origen iba a estar a favor de unos u de otros. Hay que buscar un marco común de convivencia”.

El Ayuntamiento también ha despedido a Manuel Maldonado, que era coordinador del barrio de Llefià, al alegar que estaba en edad de jubilación

Su destitución generó en mayo una cadena de reacciones lamentando su marcha. La Asociación Mesa del Diálogo Interreligioso agradeció la dedicación de Serrouck a mejorar la convivencia en una ciudad “con una gran diversidad de creencias” y por haber fomentado “el diálogo cívico y la paz”. La Asociación Cultural, Educativa y Social Operativa de Mujeres Pakistaníes señaló que había acercado la política a los colectivos más vulnerables y la Asociacion multicultural Bétulo elogió su papel para no normalizar el discurso del odio.

Tras haber guardado silencio, el pasado día 15, en un bar de la calle Pau Piferrer, en La Salut, explicó a un grupo de vecinos el porqué de su marcha y porque sentía que debía dar explicaciones. “Yo soy una servidora pública y eso me ha ayudado toda la vida”, dice, afirmando que quiere impulsar un debate social sobre la participación en política porque no puede limitarse a “las fotos y a twitter”. No dejó de insinuar que quizá le haya pasado factura estar en la lista de Alejandro Fernández y que discrepe de la estrategia de Albiol de ocultar las siglas del PP en campaña, de su individualismo y de “ciertas prácticas”. Manuel Maldonado, coordinador del barrio de Llefià, que estaba en la reunión, también fue despedido. Hombre leal a Albiol desde hace años, dice que le citó invitándole a dimitir: “Él no es nadie para decirme cuando me tengo que jubilar. Le dije que no era correcto lo que habían hecho con Serrouk. Y que ni yo ni mi familia ni mis amigos le íbamos a votar más”.

Fuentes municipales atribuyeron el despido de Serrouck a un cambio de prioridades y a que buscaban otro “perfil”. Y el de Maldonado a que está en edad de jubilación. En declaraciones a Badalona Televisió, Albiol dijo que lo ocurrido es “de lo más normal del mundo”. “Son cargos de confianza que el Gobierno al igual que nombra destituye”, El alcalde alegó que en el caso de Maldonado debía realizar una renovación y en el de Serrouck que la contrató por una razón muy concreta pero que las prioridades han cambiado. “Que haga estas declaraciones es propio de una persona enrabietada. Estoy muy contento del trabajo que ha hecho y de todo el equipo. Soy el alcalde y mis regidores y mi equipo son peones que se mueven en función de las prioridades que son las que yo considero que son mejor para Badalona. Y no tiene más secreto”, zanjó.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50