El mal camino que llevó el corzo al mar

El Ayuntamiento de Sant Adrià despliega un dispositivo para hacer retroceder hacia la montaña a un ejemplar que lleva semanas desorientado en la desembocadura del río Besòs, en la costa de Barcelona

Imagen de archivo de la desembocadura del río Besós.
Imagen de archivo de la desembocadura del río Besós.Albert Garcia

El Ayuntamiento de Sant Adrià de Besòs (Barcelonès) ha anunciado este lunes un “dispositivo urgente” para devolver a su hábitat natural a un corzo, animal parecido al ciervo pero más pequeño (no suele superar los 30 kilos de peso), que lleva al menos dos semanas desorientado cerca del mar, en la desembocadura del río Besòs, en la costa barcelonesa. La zona, vetada al acceso, no es una zona habitual de esta especie, que habita la montaña y que en los últimos años ha visto aumentar su población en zonas de la Cataluña central entre quejas de los ganaderos.

Más información

El Ayuntamiento, explica a través de un comunicado difundido en la red social Twitter, cree que el animal se ha desorientado por la elevada presión humana que envuelve el tramo final del Besòs, un río reconvertido en su desembocadura en parque fluvial y que en los últimos años ha vivido una recuperación significativa de sus especies y sirve de corredor biológico entre la montaña y el mar. El animal no ha sabido volver a la montaña y lleva al menos semanas perdido en una zona no habitual. La teoría de la Administración es que el ejemplar proviene de la Sierra de La Marina, una cadena montañosa de la cordillera litoral catalana y donde hay más ejemplares.

<

El animal lleva al menos desde el 28 de abril en la zona, cuando fue avistado por un vecino. La plataforma La Marea Verde Sant Adrià de Besòs compartió el pasado día 7 más imágenes del animal en su cuenta de la red social Twitter. En el mensaje la plataforma denunciaba que el animal estaba “desubicado” y hacia un llamamiento para remediar su situación. El día 1, el teniente de alcalde de Montcada i Reixac, que colinda con el río en una zona más alta y anterior a Sant Adrià, ya compartió en su cuenta de la red social Twitter otras imágenes de un corzo en una zona más alta del Besòs.

A raíz de la pandemia de la covid, en los últimos meses las redes sociales se han llenado de imágenes de animales avistados en zonas urbanas o donde no se acostumbran a ver. Los expertos explican que el cambio del comportamiento humano durante estos meses ha podido influir en el aumento de la presencia de especies en estos lugares. Como los jabalíes de la sierra barcelonesa de Collserola, que durante los meses más duros del confinamiento llegaron al Eixample barcelonés. Pero los expertos también inciden en que ya sea en la montaña, en el río o el mar, el uso generalizado de móviles y redes sociales está facilitando que se publiciten más los avistamientos.



Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50