ACCIDENTES DE MOTORISTAS

El aumento del uso de la moto en pandemia dispara la mortalidad de conductores en Cataluña

Los motoristas representan más del 44,8% de las víctimas mortales mientras que el año pasado la cifra era del 11,4%

Un motorista circulando por el centro de Barcelona
Un motorista circulando por el centro de BarcelonaCarles Ribas

La muerte de dos motoristas el pasado fin de semana en dos accidentes de tráfico, uno en L’Ametlla de Mar y otro en Pinell de Brai (Tarragona), ha engrosado la estadística de la siniestralidad sobre dos ruedas, un registro que se mantiene disparado al alza desde principios de año. El Servicio Catalán del Tráfico (SCT) reporta que 29 personas han muerto en accidentes de circulación en lo que va de 2021 y, sobre ese total, 13 de las víctimas iban en moto. La cifra representa un 44,8% de los fallecidos, un porcentaje anormalmente elevado y que ha activado las alarmas sobre qué estrategias hay que adoptar para frenar el repunte. “Los números nos ponen en alerta”, reconoce Juli Gendrau, director del SCT. A estas alturas del año pasado se contaban 35 muertos, cuatro de los cuales eran motoristas, un 11,4%.

El SCT ha recuperado la estadística del año 2010, un ejercicio negro en cuanto a datos de siniestralidad viaria, para subrayar que de los 69 fallecidos que se contaban por aquel mes de mayo, siete eran motoristas: menos del 10%. “El uso de la moto se ha intensificado con la pandemia, el miedo al contagio hace que gente que usaba transporte público y compartía coches, ahora se muevan en moto”, detalla el director del SCT.

De las 29 personas que han muerto en accidentes en 2021, 13 eran motoristas

Los registros del Servicio Catalán del Tráfico apuntan a una reducción generalizada de la movilidad por efecto de la pandemia, “hay entre un cinco y un seis por ciento menos de tráfico”, dice Gendrau, pero el uso de la moto ha crecido. No se trata tanto de un aumento de los moteros que se van de ruta por sinuosas carreteras los fines de semana, los confinamientos también han impedido esas excursiones, como del motorista de diario, aquel que se monta en la moto para ir a trabajar o para hacer transbordos cortos. Son desplazamientos que se hacen en motos de pequeña cilindrada, que no exigen una licencia específica, sino que basta con tener el carné de conducir básico. De los trece accidentes mortales en lo que llevamos de año, ocho se han producido de lunes a viernes. “Ahora viene el buen tiempo, lo que juega en nuestra contra”, advierte Gendrau, en referencia a que los días de sol y altas temperaturas inciden en un aumento de los desplazamientos en moto, lo mismo entre semana que los festivos.

Más información

El SCT avanza que son menester más campañas de concienciación sobre la vulnerabilidad de los motoristas, en paralelo a una mayor exigencia sobre las capacidades de conducción. “Hace falta tener una formación continua, que el motorista sepa cómo debe reaccionar ante imprevistos que puedan surgirle, desde el frenazo repentino de un coche a saber dónde hay que fijar la mirada cuando se traza una curva”, sostiene Juli Gendrau.

Con respecto a campañas para rebajar la siniestralidad, el SCT ha puesto en marcha una actuación coordinada con Mossos d’Esquadra y policías locales para controlar “conductas de riesgo” de los usuarios de vehículos de movilidad personal (VMP), básicamente, los patinetes eléctricos. Se recuerda que no pueden circular por aceras ni zonas de peatones, los conductores están obligados a someterse a las pruebas de alcoholemia y drogas y está prohibido usar el teléfono móvil o llevar auriculares mientras se hace uso del patinete.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50