Pactos políticos

Junts perderá 250 altos cargos si no pacta el Gobierno de la Generalitat

El ejecutivo catalán nombra a más de 500 puestos de confianza y directivos de entes públicos que suman 45 millones de euros en retribuciones

Pere Aragonès, candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, y Laura Borràs, dirigente de Junts y presidenta del parlamento catalán.
Pere Aragonès, candidato de ERC a la presidencia de la Generalitat, y Laura Borràs, dirigente de Junts y presidenta del parlamento catalán.Quique García / EFE

La capacidad de influir es una de las razones por las que un partido político quiere formar parte de un gobierno. Otra razón de peso son los emolumentos que perciben sus personas de mayor confianza por asumir un cargo público. En este apartado, la Generalitat de Cataluña es la administración autonómica más generosa de España. Del ejecutivo catalán dependen 530 altos cargos y directivos de entes públicos, que suman en salarios 45 millones de euros anuales. Más de la mitad de los puestos de alta responsabilidad de la administración catalana, 283, perciben unos ingresos anuales superiores a los 85.000 euros brutos, ganan más que el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Junts per Catalunya ha afirmado en los últimos días que existe una posibilidad real de que no alcancen un acuerdo de coalición con Esquerra Republicana de Catalunya (ERC). Los dirigentes de Junts Laura Borràs y Jordi Sànchez han asegurado que contemplan dar apoyo a una nueva investidura de Pere Aragonès como presidente de la Generalitat, pero para que ERC gobierne en solitario y Junts esté en la oposición. Esta bravata dejaría al partido liderado desde Bélgica por el expresident Carles Puigdemont sin los casi 160 altos cargos que tiene ahora como miembro del Gobierno, y sin voz en la elección de los 92 directivos de entes públicos que dependen de las consejerías que actualmente ostenta.

Como socio pequeño, en una reedición de la alianza de poder con ERC de la anterior legislatura, Junts no perdería capacidad de colocar a sus cuadros afines si se toma como referencia el número de cargos que ostentan personas elegidas por los republicanos. Junts perdería el Departamento de Presidencia, que es del que dependen más nombramientos políticos —65 altos cargos y personal eventual— y directivos de organismos públicos —20 cargos: entre estos se cuentan diez personas que ganan más de 100.000 euros, desde posiciones de relevancia como la consejera de Presidencia, el secretario del Gobierno, a puestos de menor significancia como el Comisionado para el despliegue del Autogobierno o el director del Instituto para el Autogobierno, Ferran Requejo, que obtiene 117.000 euros anuales. También los responsables de las oficinas de los expresidentes de la Generalitat reciben sueldos superiores a los 100.000 euros.

Si Junts formase parte del nuevo Gobierno tendría probabilidades de encabezar el Departamento de Exteriores y Relaciones Institucionales en sustitución de ERC, una de las consejerías que cuenta con más altos cargos con sueldos de primera, cuarenta y dos, de los cuales, treinta ganan más que Sánchez: de estos, quince son los delegados internacionales del Govern.

El presidente de la Generalitat tiene una retribución establecida de 153.250 euros y los consejeros, de 115.000 euros. Los secretarios —los números dos de los consejeros— perciben 91.240 euros y los directores generales, 87.450 euros. Si bien estos ganan más dinero que Sánchez o que sus vicepresidentas, sí hay altos cargos del Gobierno central que superan estos emolumentos, como los secretarios de Estado, los directores generales, secretarios generales o los directivos de empresas públicas.

Ningún Gobierno autonómico llega a los niveles retributivos de Cataluña. En Madrid, la comunidad autónoma con una población y PIB más similar al de Cataluña, los altos cargos perciben desde los 103.000 euros brutos de la presidenta, los 100.000 de los consejeros a los 75.000 de los directores de áreas. El Gobierno de Isabel Díaz Ayuso tiene 150 altos cargos, menos de la mitad que la Generalitat.

Entre los 179 cargos directivos de entes dependientes de la administración catalana, 96 ganan más de 84.000 euros. El director de los Ferrocarriles de la Generalitat (FGC) es el representante público que gana más dinero al año en Cataluña después del presidente de la Generalitat: 147.754 euros. Los FGC dependen del Departamento de Territorio y Sostenibilidad, actualmente en manos de Junts. El plan de ERC es que en el ejecutivo presidido por Aragonès haya dos consejerías más, la de Medio Ambiente —que restaría competencias al Departamento de Territorio y Sostenibilidad— y la de Feminismos.

El Departamento de Salud es del que dependen más cargos directivos de entes públicos fuera de la estructura del Gobierno, un total de 52. Entre estos, las dos personas que ostentan los sueldos más elevados son la gerente del Hospital del Mar, Olga —126.000 euros—, y el director del Vall d’Hebron Institut de Recerca, Joan Comella —123.000 euros. Pané fue propuesta por el Partit dels Socialistes de Catalunya (PSC) como candidata a consejera de Salud si Salvador Illa asumía la presidencia de la Generalitat. El PSC ha elaborado un plan de ahorro de gasto para la Generalitat que asciende a 1.100 millones de euros. Los socialistas catalanes calculan que el Gobierno catalán está presente en 359 entidades públicas, 102 más que la comunidad autónoma que la sigue, Andalucía, 203 más que la tercera, el País Vasco.

Fe de errores

En una edición anterior de este artículo se aseguraba por error que Joan Xavier Comella es gerente del Hospital Vall d'Hebron. Lo correcto es que Joan Comella es director del instituto de investigación médica Fundación Hospital Universitario Vall d'Hebron - Institut de Recerca.

Archivado En:

Más información

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50