Protestas tras la detención de Pablo Hasél

El Círculo de Economía ve en los altercados de las protestas por Pablo Hasél “falta de autoridad” del Govern

La entidad barcelonesa llama a los partidos catalanes a superar “radicalismos” y “vetos” tras el 14-F

El presidente del Círculo de Economía, Javier Faus.
El presidente del Círculo de Economía, Javier Faus.EFE

Reiniciar Cataluña y poner fin a la política de bloques instaurada con el procés hace una década en las instituciones vinculadas a la Generalitat. Esa es la reivindicación que ha lanzado este lunes el Círculo de Economía tras el escenario abierto por las elecciones del 14-F y ante el reto de la reactivación económica tras la crisis sanitaria. El lobby empresarial barcelonés llama a alejarse de los “radicalismos” y a superar “los vetos” impuestos por los partidos políticos en la última campaña electoral en una nota de opinión marcada también por los violentos altercados que han seguido al encarcelamiento del rapero Pablo Hasél. Su receta para salir adelante: “Un gobierno pragmático, profesional y con consejeros de prestigio, unas instituciones plenamente operativas y la asunción de un proyecto ambicioso de país que sea compartido”. Su petición parece subrayar lo que echa en falta en el actual Govern.

Es la enésima opinión en la que el Círculo pone en cuestión la inacción del Govern, la “parálisis política” que sufre Cataluña y el riesgo de pérdida de poder económico si no se cambian las miras. Considera la institución presidida por Javier Faus que los resultados de las elecciones catalanas, con una victoria del PSC enfrentada a un aumento de apoyos al independentismo que une a ERC Junts y la CUP, son una “oportunidad” para romper los dos bloques que han caracterizado al Parlament en la última década. “La unidad no es una opción: es un deber”, reza el documento en una petición a cambiar la orientación política en un momento en el que se negocia la conformación del nuevo Gobierno autonómico.

Fruto de esa situación de “inmovilismo” en la que está, en su opinión, anclada la política catalana se ha producido una “falta de autoridad” que está teniendo como consecuencias los problemas de orden público derivados de las protestas por el encarcelamiento de Hasél. El Círculo concluye que los diferentes factores sucedidos en los últimos años están convirtiendo esa política en “irrelevante y su desempoderamiento impacta en una sociedad en parte airada y en parte desesperanzada”.

El documento condena los altercados de los últimos diez días en Barcelona y en otras ciudades catalanas, pero también a los “partidos políticos que, por acción o por omisión, han legitimado el vandalismo”. No hay referencia a ninguna sigla política, pero sí se censura tanto a las formaciones que no han expresado su rechazo a la violencia como aquellas otras que han mostrado su complicidad con quienes han participado activamente en actos violentos.

El Círculo de Economía hace su propio diagnóstico de las consecuencias de la falta de un Govern activo. Detecta “fatiga” por la tensión que genera la política en la sociedad y la ve más intensificada en las zonas más humildes y entre los jóvenes, a causa de unas altas tasas de paro cronificadas. Asimismo, considera que el fortalecimiento en los últimos comicios del independentismo es la “enésima demostración” de que la salida a la actual crisis política no puede salir únicamente del Parlament o del Palau de la Generalitat, sino que “el conflicto territorial” requiere de una respuesta propositiva desde fuera de Cataluña. El Círculo apuesta en ese sentido por un aumento de rango del Estatuto y de una mejora significativa del sistema de financiación para la comunidad.

La entidad también ve una oportunidad en los resultados de las últimas elecciones, al considerar que se han reforzado las formaciones con “posiciones menos confrontadas”, lo que abre una puerta a la ruptura de la política de bloques y a la construcción de “un espacio central”. “Es una circunstancia nueva que no puede desperdiciarse”, dice, aunque también subraya que esa opción “depende también del Gobierno español, de su voluntad de avanzar en la resolución” del problema. El riesgo de no aprovechar esa oportunidad sería un recrudecimiento de la polarización y el aumento de protagonismo de posiciones “extremas” que han entrado en el Parlament.



Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50