_
_
_
_

Salud relaja las medidas en las residencias tras la amplia vacunación

Unas nuevas directrices permiten a los usuarios hacer salidas cortas de uno o dos días

Josep Catà Figuls
Personal sanitario administra a una usuaria la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19.
Personal sanitario administra a una usuaria la segunda dosis de la vacuna contra la covid-19.Quique Garcia (EFE)

Después de constatar los efectos positivos de la vacunación contra la covid 19 en las residencias de ancianos, el departamento de Salud ha publicado este jueves un nuevo protocolo en el que se relajan las medidas restrictivas en estos centros. El sector había reclamado un plan para flexibilizar, aunque con prudencia, las restricciones que afectan a los residentes, que viven, a la práctica, en un confinamiento que puede afectar a su bienestar emocional. Entre otras cosas, Salud establece que, a partir del sábado, los usuarios de centros calificados como verdes (libres del virus) o naranjas (con brotes pero bien sectorizados) podrán salir al exterior para pasear y para hacer salidas de uno o dos días para estar con la familia.

El protocolo es una adaptación de las medidas de intensificación para el control del virus que, con la irrupción de la tercera ola, se aprobó a mediados de enero. En los próximos días, señala el departamento, se publicará un nuevo plan sectorial de gestión del coronavirus en las residencias, que, según ya apuntó el secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, flexibilizará aún más las restricciones.

El motivo es que en las últimas semanas se han reducido significativamente los indicadores epidemiológicos en el ámbito residencial, como consecuencia de la vacunación: más del 75% de los residentes ya tienen las dos dosis de la vacuna, y alrededor del 60% de los trabajadores de los centros también.

Fin de los cribados

En este contexto, el Govern vuelve a permitir las salidas cortas de residentes, de uno o dos días, que habían estado prohibidas. Se seguirá pudiendo salir en periodos más largos, de más de tres días. El protocolo establece que después de las salidas cortas no se deberá hacer un aislamiento, como hasta ahora, sino que solo habrá que llevar a cabo medidas de higiene y cambio de ropa.

Con estas nuevas directrices, Salud deja de considerar obligatorio hacer pruebas de antígenos rápidas a los familiares que hacen una visita al centro. Estas pruebas, que se hicieron obligatorias con esta tercera ola, cosecharon críticas por parte de familiares, directores de residencias y sindicatos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

Salud también dejará de hacer cribados masivos a los residentes, y solo se harán pruebas diagnósticas a aquellos usuarios que presenten síntomas de covid 19. Los cribados para trabajadores se mantendrán, tanto si están vacunados como si no, y para ellos se recomienda la realización de pruebas PCR con automuestra nasal.

Sobre la firma

Josep Catà Figuls
Es redactor de Economía en EL PAÍS. Cubre información sobre empresas, relaciones laborales y desigualdades. Ha desarrollado su carrera en la redacción de Barcelona. Licenciado en Filología por la Universidad de Barcelona y Máster de Periodismo UAM - El País.

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_