la crisis del coronavirus

Cataluña cierra todos los municipios durante diez días ante el avance de la pandemia

La Generalitat impedirá la apertura de los centros comerciales y el fin de semana solo permitirá la actividad de los establecimientos esenciales

Un usuario de residencias es vacunado en Badalona.
Un usuario de residencias es vacunado en Badalona.Enric Fontcuberta / EFE

El Gobierno catalán ha decidido este lunes volver a endurecer las medidas para frenar la pandemia, a la vista de la evolución negativa de los datos. A partir del jueves 7 de enero, y durante un periodo de 10 días, la movilidad entre municipios estará restringida excepto por motivos laborales, de educación o de salud. El Govern impone además el cierre de los centros comerciales y gimnasios, y los fines de semana solo podrán abrir los comercios esenciales. Las medidas llegan después de la petición realizada por parte de la comunidad científica y en plena polémica por el retraso de la campaña de vacunación, cuyo despliegue sigue al ralentí.

IN ENGLISH

Cataluña empezará la cuesta de enero con nuevas restricciones, después de la relativa tregua dada a los sectores económicos durante el periodo navideño. En este tiempo, la evolución de la pandemia ha ido empeorando de forma sostenida, y médicos y epidemiólogos han lanzado llamadas de alerta para que se impusieran restricciones más duras. El Govern, una vez más, ha tenido que calibrar las necesidades sanitarias y las económicas, y ha optado por mantener unas restricciones relajadas hasta el día de Reyes.

Además del confinamiento municipal, las medidas incluyen el cierre de los centros comerciales y gimnasios, y el de todos los comercios, excepto los esenciales, durante el fin de semana. La restricción tendrá un impacto muy directo sobre la temporada de rebajas que comienza habitualmente justo después del día de Reyes. Las actividades culturales seguirán reducidas a un aforo del 50% y la restauración seguirá sin poder abrir más allá de la hora del desayuno y la comida. Las escuelas reanudarán su actividad como estaba previsto, el día 11, pero las actividades extraescolares quedarán anuladas.

Hasta ahora en Cataluña había restricciones de movilidad de carácter municipal durante los fines de semana y comarcales de lunes a jueves. Las medidas se habían relajado durante las navidades, puesto que se permitía el libre movimiento por toda la comunidad para visitar a familiares o incluso para hacer turismo si se disponía de una reserva hotelera. Solo estaban restringidos los movimientos desde y hacia las comarcas de la Cerdanya y el Ripollès, medidas que decaerán el día 7 cuando entre en vigor el confinamiento municipal de diez días en toda Cataluña.

La consejera de Salud, Alba Vergés, ha admitido que el esfuerzo para frenar la pandemia en las últimas semanas no ha sido suficiente y ha destacado que se ha buscado un equilibrio con los sectores económicos, “que han sufrido mucho y necesitaban que se les diese aire”. Las nuevas medidas tampoco servirán para reducir la epidemia, sino para frenarla. “No son las que queremos, porque, que nadie se engañe, no somos Alemania, y nuestro objetivo ahora tiene que ser solo frenar el crecimiento”, ha dicho el secretario general de Salud Pública de la Generalitat, Josep Maria Argimon, que no es la primera vez que se refiere a la incapacidad financiera de Cataluña para otorgar ayudas económicas a los sectores afectados que compensen las medidas duras necesarias para afrontar la pandemia. “Estamos en una situación de crecimiento sostenido desde el puente de diciembre”, ha añadido.

Con una velocidad de transmisión del virus (Rt) de 1,27 (lo que significa que cada 100 positivos contagian a 127 personas), un riesgo de rebrote alto y una incidencia acumulada en los últimos 14 días de más de 400 casos por cada 100.000 habitantes, Cataluña empieza a notar los efectos de una tercera ola. Y los hospitales ya están recibiendo el impacto del incremento de contagios: este lunes había 2.084 personas hospitalizadas por coronavirus de las que 392 están en las UCI. La presión en los centros sanitarios, ha avisado Argimon, es muy elevada. Al inicio del periodo navideño, a la semana había 14.500 casos nuevos de coronavirus y la estimación es que ya se está llegando a los 18.000. En los últimos 15 días los ingresos hospitalarios han aumentado un 27%, y en la UCI un 20%.

Críticas por el retraso en las vacunas

La semana pasada, en Cataluña solo se pusieron 8.293 vacunas, apenas el 14% de las 60.000 que llegaron. El Govern explicó que el retraso se debe a problemas logísticos y a la falta de personal de enfermería, lo que soliviantó a las profesionales. Este lunes, la consejera Vergés ha admitido que el Govern no ha podido organizar ni formar a tiempo los equipos. Hasta 6.000 enfermeras se inscribieron para vacunar. El Govern necesita 26 equipos móviles y 500 enfermeras en total, pero pese a tener muchas más inscritas, la semana pasada no consiguió cuadrar los turnos, y solo 200 vacunaron. Argimon ha asegurado que  esta semana los equipos ya están listos, y se ha mostrado convencido de recuperar el ritmo para llegar a vacunar a 748.000 personas hasta el mes de abril. “Hay muchos nervios, pero esto es una carrera de fondo y no podemos juzgar los resultados en cuatro días”, ha afirmado. Pese a las críticas de la primera semana, Vergés ha anunciado que, además de vacunar a los usuarios y trabajadores de residencias, desde hoy también se está vacunando al personal sanitario.


La consellera de Salud de la Generalitat, Alba Vergés, en el primer día de vacunación el pasado 27 de diciembre. En vídeo, anuncio del cierre de todos los municipios catalanes los próximos días.FOTO: Pau Venteo / Europa Press | VÍDEO: EUROPA PRESS




Lo más visto en...

Top 50