inmigración

Barcelona acogerá a 50 inmigrantes procedentes de Canarias

Se alojarán en un equipamiento municipal para la primera acogida de personas en situación de especial vulnerabilidad

Un grupo de inmigrantes, en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria).
Un grupo de inmigrantes, en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria). Quique Curbelo / EFE.

El Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno de Pedro Sánchez han acordado el traslado “inmediato” a la capital catalana de 50 inmigrantes procedentes de Canarias, que se alojarán en un equipamiento municipal para la primera acogida de personas en situación de especial vulnerabilidad. Según ha informado el consistorio, el Ayuntamiento de Barcelona se ocupará de proporcionar la infraestructura para el alojamiento y el Estado asumirá los gastos asociados a la atención social de estas personas, que gestionará la entidad ACCEM.

El concejal de derechos de la ciudadanía, Marc Serra, ha mantenido que estas 50 plazas no estaban previstas pero que el equipamiento estará a disposición de estos migrantes durante todo el 2021. “Es el primer paso a la solución de la crisis migratoria. Las Canarias no pueden convertirse en una jaula donde encerrar a los que llegan. Hay que facilitar el traslado de las personas a la península. Estamos contentos y satisfechos con el traslado a Barcelona y nos gustaría que hubiera traslado a otras comunidades autónomas.”, ha mantenido Serra. “Lo que no puede ser es convertir las Canarias en un nuevo Lesbos. Esperamos que este traslado a la península no sea el único”, ha mantenido. Serra ha destacado que a Barcelona “deben venir las personas de mayor vulnerabilidad. Mujeres, embarazadas, mujeres con niños, personas solas…”. “No descartamos abrir más equipamientos”, ha desatacado.

El Consistorio ha informado de que en el momento de la llegada, que no ha precisado cuándo será, profesionales de atención social tomarán los datos básicos de las personas y realizarán una primera atención para cubrir sus necesidades básicas inmediatas y poder hacer una detección de necesidades a medio plazo. “El objetivo es evaluar el estado psicológico y emocional de estas personas, el estado social para detectar posibles situaciones de violencia, así como el estado de salud, para detectar enfermedades sin tratar, embarazos no controlados, entre otros”, ha indicado.

Además, según precisa la nota, “se tratará de identificar a aquellas personas que requieran un seguimiento proactivo y especializado y, en su caso, tramitar la solicitud de asilo”.

Hasta el pasado 20 de noviembre se habían contabilizado 18.348 inmigrantes llegados este año en pateras a las islas Canarias, que se encontraban en un campamento en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria), establecimientos turísticos e instalaciones del ministerio de Defensa. El pasado 29 de noviembre quedó desalojado el campamento del muelle, después de más de tres meses, y tras la petición del Defensor del Pueblo y diversas asociaciones para su desmantelamiento.

En lo que va de año, cerca de 2.000 inmigrantes vulnerables o aspirantes a protección internacional de asilo o refugio han sido desplazados desde Canarias a la Península. Barcelona, que se declara ciudad refugio, se ha puesto a disposición del Estado en numerosas ocasiones para colaborar en la acogida de personas migradas, la última vez después de que un incendio destruyera el campamento de refugiados de Moria, en Grecia.







El Ayuntamiento de Barcelona y el Gobierno han acordado el traslado “inmediato” a la ciudad de 50 inmigrantes procedentes de Canarias, que se alojarán en un equipamiento municipal para la primera acogida de personas en situación de especial vulnerabilidad. Según ha informado el consistorio, el Ayuntamiento de Barcelona se ocupará de proporcionar la infraestructura para el alojamiento y el Estado asumirá los gastos asociados a la atención social de estas personas, que gestionará la entidad ACCEM. Estos 50 inmigrantes llenarán el equipamiento municipal de acogida, ya que se aplicarán las medidas sanitarias de restricción de aforo por la covid, ha añadido el Ayuntamiento en un comunicado.

El Consistorio ha informado de que en el momento de la llegada, que no ha precisado cuándo será, profesionales de atención social tomarán los datos básicos de las personas y realizarán una primera atención para cubrir sus necesidades básicas inmediatas y poder hacer una detección de necesidades a medio plazo. “El objetivo es evaluar el estado psicológico y emocional de estas personas, el estado social para detectar posibles situaciones de violencia, así como el estado de salud, para detectar enfermedades sin tratar, embarazos no controlados, entre otros”, ha indicado.

Además, según precisa la nota, “se tratará de identificar a aquellas personas que requieran un seguimiento proactivo y especializado y, en su caso, tramitar la solicitud de asilo”.

Hasta el pasado 20 de noviembre se habían contabilizado 18.348 inmigrantes llegados este año en pateras a las islas Canarias, que se encontraban en un campamento en el muelle de Arguineguín (Gran Canaria), establecimientos turísticos e instalaciones del ministerio de Defensa. El pasado 29 de noviembre quedó desalojado el campamento del muelle, después de más de tres meses, y tras la petición del Defensor del Pueblo y diversas asociaciones para su desmantelamiento.

En lo que va de año, cerca de 2.000 inmigrantes vulnerables o aspirantes a protección internacional de asilo o refugio han sido desplazados desde Canarias a la Península. Barcelona, que se declara ciudad refugio, se ha puesto a disposición del Estado en numerosas ocasiones para colaborar en la acogida de personas migradas, la última vez después de que un incendio destruyera el campamento de refugiados de Moria, en Grecia.

Lo más visto en...

Top 50