“Tengo una escuela lista y no la puedo abrir porque falta un secretario. Tú lo harías de puta madre”

Las grabaciones de la Guardia Civil a Xavier Vendrell muestran cómo movía los hilos en ERC para beneficiar sus negocios

La consejera Alba Vergés y Xavier Vendrell, de espaldas, hablan en un restaurante de Barcelona. En vídeo, extractos de las conversaciones que Vendrell tuvo con uno de sus socios, Lluís, el 2 de octubre. Con su pareja. Con Jordi Sole. Con el regidor de urbanismo de Cabrera de Mar, Enric Mir. Y con Marc Alegre. (EL PAÍS)

El sumario judicial sobre el presunto desvío de fondos públicos al proceso independentista también muestra el afán de lucro de algunos de sus protagonistas, que no escatimaron esfuerzos para usar sus influencias dentro de los partidos políticos. Los pinchazos telefónicos de la Guardia Civil muestran como el exconsejero y exsecretario de organización de Esquerra Republicana, Xavier Vendrell, maniobra para intentar llenar la plaza vacante de secretario municipal en el Ayuntamiento de Cabrera de Mar (Barcelona), con la esperanza de lograr que se desencallaran los permisos correspondientes para abrir una escuela de educación especial.

Según el juez que instruye la causa, Vendrell “ha activado en numerosas ocasiones sus influencias en la administración catalana en beneficio propio”. Y también ha hecho lo propio, según los audios, con altos cargos del mundo local de Cabrera. El republicano y su socio Patricio Chadwick están pendientes de una licencia municipal para poner en marcha una escuela concertada, El Brot, ubicada dentro del complejo conocido como Villa Bugatti. Allí también se celebran banquetes y hay un centro de negocios. La operación ya había sido polémica, pues implicó la recalificación de un terreno de 48.000 metros cuadrados, aunque desde el Ayuntamiento insisten que es completamente legal.

La gestión para la escuela, sin embargo, se ha visto truncada por un cambio en la estructura del consistorio. Las grabaciones muestran la dificultad del momento y las maniobras de Vendrell. “El secretario [general] se nos ha ido. Hay un vacío de poder para estas cosas. Había problemas entre el secretario y el alcalde”, le explica el primer teniente de alcalde Enric Mir (ERC) a Vendrell en una conversación del pasado 22 de septiembre. “Si sabes de alguien que pueda ser afín o que le podamos decir… Me interesaría que entrara un afín a los nuestros. El [secretario] que teníamos ni era ni nuestro ni suyo, era un funcionario y punto. Pero los otros conociéndolos, tiran para casa. Me interesa para todas las cosas que quiero hacer tener uno de los nuestros”, insiste Mir.

Vendrell se pone manos a la obra e intenta buscar un secretario mediante Marc Sanglas, que es el encargado de política territorial de ERC. El también diputado le dice que hay varios municipios sin secretario e invita a Vendrell a pedir ayuda en la Diputación de Barcelona. El exconsejero, sin embargo, termina contactando con Marc Alegre, un militante de ERC, y le pregunta si puede proponer su nombre a Mir para ocupar la plaza.

“Se me ha encendido la bombilla y he dicho, ¿Y el Alegre? ¡El Alegre te lo haría de puta madre! Ya sé que estás viviendo de puta madre pero es que, tío, tenemos aquí un marrón. Con dos tardes vale”, le dice Vendrell según el audio de una conversación del pasado 3 de octubre. El exconsejero incluso abre la puerta a que sea un contrato a tiempo completo ante las dudas de Alegre y le dice que le pondrá en contacto con Mir.

“Te paso su teléfono y yo a partir de aquí... Lo que necesito es un acuerdo urgente porque tengo aquí una escuela lista y no la puedo abrir porque tenemos que aprobar una cosa y no tenemos secretario”, dice Vendrell. El exconsejero también conversa con Mir en otro momento sobre las quejas de los vecinos por el ruido que generan las fiestas que se celebran en Villa Bugatti. “El otro día teníamos una boda y la Guardia Urbana nos quería hacer parar la música”, lamenta. El alcalde de Cabrera, Jordi Mir (Junts per Catalunya) ha confirmado a este diario que su teniente de alcalde efectivamente llegó a proponer a Alegre como posible secretario pero no tenía el perfil. La plaza a día de hoy continúa vacante y hay tres secretarias accidentales.

El juez también recoge supuestas presiones de Vendrell a la consejera de Salud, Alba Vergés, o con el departamento de Terrritorio para conseguir que sus negocios salgan adelante. En otras de las conversaciones habla con un posible socio y le manifiesta su frustración porque tiene un concurso son Salud “encallado”. “Hoy como con la consejera, porque estoy muy desesperado y creo que no es consciente de la mafia que tiene ahí metida. Quiero hacerle unas reflexiones”, dice Vendrell.

Lo más visto en...

Top 50