MÚSICA

Els Amics de les Arts: “Dentro de la catástrofe, somos unos afortunados”

El grupo ha publicado ‘El senyal que esperaves’, su primer disco como trío

Els Amics de les Arts: de izquierda a derecha, Barceló, Alegret y Piqué
Els Amics de les Arts: de izquierda a derecha, Barceló, Alegret y PiquéJUAN BARBOSA

Els Amics de les Arts, por fin, han publicado nuevo disco. Y es por fin porque el confinamiento les abortó la publicación inicialmente prevista, en marzo, llevándose por medio la gira de presentación. No tiene un título premonitorio pese a titularse El senyal que esperaves, al fin y al cabo se concibió antes de la covid, pero ya hay quien ha buscado vinculaciones “nos han dicho que creían que se trataba de una reflexión para esperanzarnos ante la pandemia”, comenta Ferran Piqué.

No hay forma de esquivar la realidad, aunque de ella también se aprende. “La pandemia nos llevó a inventar un formato de concierto en el que hemos descubierto que a nuestro público, que votó el repertorio, le gustan las canciones lentas”, reconoce Joan Enric Barceló. Dani Alegret, pie a tierra, pone el foco en el gran tema del otoño: “La cuestión es que podamos actuar y presentar nuestro disco. De momento parece que así será”, y recuerda el primer concierto de la gira, el 16 de octubre en el Auditori del Fórum de Barcelona, donde harán dos pases aunque, cosa de los tiempos, sólo cobrarán uno. Medidas covid obligan. Toca adaptarse y trabajar por menos dinero. Algunos lo llaman reinventarse.

Y sí, son tres, no cuatro como hasta ahora. Y éste es el primer disco como trío. “Personalmente extrañamos a Eduard , aunque la forma de trabajar se ha mantenido igual que siempre”, dice Dani. De hecho el disco parece una continuación de los nuevos paisajes que se introdujeron en el anterior trabajo. “El que nuestro público nos haya mostrado sus preferencias por temas lentos no nos ha llevado a esquivar los rítmicos, y en este disco hay varios”, constata Ferran. Canciones bailables, algunas con cierto aire petardo, al servicio de unas letras propias de personas de su edad. “Nuestro público debe tener la misma edad que nosotros, que ya estamos en la cuarentena. A esta edad hablas de los mismos temas de siempre, los temas recurrentes del pop, pero desde otra óptica”, aclara Joan Enric, letrista de la banda, antes de sincerarse: “Nuestra foto ha cambiado y perdimos el miedo a dejar de ser lo que éramos al nacer, un grupo de broma que hacía canciones para reír. En Bed & Breakfast hicimos ese cambio y ahora nos encontramos muy cómodos con otro tipo de enfoque”, celebra.

Entrando en el mundo de las letras, sus significados quedan a disposición de cada uno. “En el fondo todos queremos que las letras hablen de nosotros, o las interpretamos en función de nuestra vida”, cree Ferran. “Si oyes hablar de abuelos, piensas en los tuyos”. Así, si Adeu podría evocar una despedida dramática, resulta que Barceló pensó en una carta entre amigos, mientras que Semblava que fossis tu, “trata de alguien que abandonado por su pareja combate la soledad inventándose un doble para mantener conversaciones”.

Una pieza está clara: “para Kokoschka me inspiré en el cuadro de Oskar Kokoschka La novia del viento, y quería reflejar esas relaciones como la que él tuvo con Alma Mahler, una relación tormentosa y peligrosamente apasionada que refleja esa pintura”. Sí, Els Amics de les Arts son de los pocos artistas que pueden citar a Kokoschka sin parecer pedantes: “Es que nos acercamos a los temas por una historia, el cuadro no es la finalidad, sólo una herramienta”, explica Barceló. Y todas estas historias están ambientadas mediante una producción lujosa a cargo de Tony Doogan, que repite con el grupo, y en un equilibrio entre piezas rápidas y lentas. El grupo avisa: Nuestro repertorio de gira tendrá entre 14 y 15 canciones de un total de veinte de nuestros dos últimos discos, aunque recuperaremos Tots els homes d’Escòcia, una balada".

Y pese a que por su capacidad de convocatoria Els Amics de les Arts no actúan en salas pequeñas, sino en auditorios y teatros públicos, la preocupación por el futuro del sector está muy presente: “Hay muchos artistas que no tienen trabajo, hay muchas salas que no se sabe si volverán a abrir y parece claro que ni cuando empezó la pandemia ni ahora, nadie en la administración ha pensado qué hacer con el sector musical”, dicen los tres.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
Suscríbete

Lo que celebran es haberse retirado hace seis años del circuito de conciertos gratuitos. Eso les permite seguir adelante: “Dentro de la catástrofe, somos unos afortunados”, reconoce Barceló.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS