LA MERCÈ

Cuatro piromusicales simultáneos cierran La Mercè de la pandemia

Los conciertos y espectáculos con cita previa llenan, de media, dos tercios del aforo

Uno de los cuatro castillos de fuegos que cerraron La Mercè 2020.
Uno de los cuatro castillos de fuegos que cerraron La Mercè 2020.Joan Sanchez / EL PAÍS

La Mercè no se podía permitir este año de pandemia concentrar como es habitual a 100.000 personas en la avenida Maria Cristina para despedir la fiesta con el piromusical. De ahí que la fiesta mayor de Barcelona la cerraran la noche de este domingo cuatro castillos de fuegos lanzados desde cuatro puntos distintos (Sant Andreu, la playa, Les Corts y Montjuïc) y visibles desde toda la ciudad. Los 1.500 kilos de pirotecnia se lanzaron a mayor altura de lo habitual, para facilitar la visibilidad. Y la música se dedicó a las personas mayores, principales víctimas del virus. Entre otros, sonaron Los Sirex, Los Bravos o Los Brincos.

El Ayuntamiento de Barcelona hizo por la tarde un balance satisfactorio de una Mercè que los responsables municipales advirtieron de que no sería una fiesta mayor normal, pero que harían lo posible por acercar música y espectáculos a todos los distritos. A falta de las cifras de ayer, los días 24 y 26, el público llenó dos tercios de las entradas disponibles en conciertos y espectáculos. En total, el programa ha ofrecido 371 citas en los diez distritos, siempre con cita previa, aforos limitados, distancias de seguridad sanitaria y mascarillas. Betevé y las páginas web del Ayuntamiento han congregado a otros 570.000 espectadores ante sus pantallas.

“Esperamos que no se tenga que repetir, pero hemos sacado La Mercè a la calle”. Con estas palabras —y agradeciendo a los técnicos, los artistas, el público y el esfuerzo de Betevé por retransmitirlo—, el teniente de alcalde de Cultura, Joan Subirats, agradeció ayer a última hora “el milagro de volver a hacer posible el latido del pulso cultural de Barcelona”. “Los espectadores han creído que la cultura es segura y han mostrado un gran respeto a las medidas de seguridad”, concluyó.

Subirats también celebró la acogida de nuevos espacios de la ciudad como escenario de la fiesta, como el campo de fútbol de Ciutat Meridiana y la Casa de l’Aigua (en Nou Barris), el Camp Nou (Les Corts), el parque de los Drets Humans (Sants-Montjuïc), o interiores de manzana del Eixample. Y no descartó incorporarlos a la programación de los próximos años, igual que llegaron para quedarse los escenarios de la Trinitat Vella o el Besòs.

El también responsable del Instituto de Cultura señaló que se anularon tres espectáculos, no porque algún artista tuviera coronavirus, sino porque avisaron de que alguna persona de su círculo había dado positivo. Las cinco actividades que más público han acogido (entre 500 y 630 personas) han sido los conciertos de Tribade, Maria del Mar Bonet, Joan Garriga, la orquesta del Liceu y Sra. Tomasa.

Lo más visto en...

Top 50