crisis del coronavirus

Cataluña propondrá reducir las reuniones de 10 a 6 personas ante el aumento del riesgo

El índice de crecimiento potencial aumenta 18 puntos en todo el territorio y se dispara especialmente en Barcelona

Cribado masivo en el CAP de Canovelles (Barcelona).
Cribado masivo en el CAP de Canovelles (Barcelona).Quique García / EFE

El impacto de la pandemia se está multiplicando en Cataluña y el Govern ya está planteando nuevas medidas para frenar su avance. El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, ha avanzado este martes que propondrá en el Procicat una reducción del número de personas que se pueden reunir socialmente, de 10 a seis. La medida, que tiene que ser aprobada en los próximos días, se explica por el repunte drástico del riesgo de rebrote que se ha registrado en las últimas 24 horas: el índice de crecimiento potencial de la pandemia en Cataluña ha subido 18 puntos, hasta los 186,86, y se ha disparado especialmente en la ciudad de Barcelona, donde ha alcanzado los 224,37.

Más información

“Estamos en una situación en la que tenemos que poner el foco, tomar medidas”, ha resumido Argimon en la rueda de prensa semanal para analizar la situación epidemiológica de Cataluña. El repunte de casos no es una novedad para los responsables de la salud pública, que ya lo habían previsto como consecuencia de la mayor realización de pruebas PCR —que hacen aflorar positivos asintomáticos— y también de la vuelta generalizada a la escuela, a la actividad laboral y a una movilidad más intensa de los ciudadanos. Sin embargo, constatan que la pandemia avanza más rápido de lo previsto. “Pensábamos que estos indicadores llegarían a finales de mes, no esperábamos verlos ahora. Pero la realidad es que el virus se multiplica, mientras que nuestros esfuerzos lo que hacen es restar, no dividir. Por lo tanto es muy importante tomar medidas, también individualmente, pensando en el colectivo, para frenar esta multiplicación”, ha detallado Argimon.

La situación epidemiológica en Cataluña no es todavía tan mala como lo era a finales de agosto y principios de septiembre, y está muy lejos aún del impacto que está sufriendo la Comunidad de Madrid. Sin embargo, el Govern está atento ante un crecimiento importante que se ha manifestado en pocos días. En el conjunto de Cataluña, el riesgo de rebrote —el índice de crecimiento potencial (EPG, por sus siglas en inglés) que a partir de 100 puntos se considera alto— se ha situado en 186,86, 18 puntos más que ayer. Este indicador mide el riesgo con datos hasta tres días antes de la publicación para tener todos los datos fiables. La misma metodología tiene el indicador Rt, que mide la velocidad de contagio. Este también ha crecido en el conjunto de Cataluña, en este caso 0,13 puntos, y se sitúa en 1,13, es decir que cada positivo contagia de media a 1,13 personas. La tasa de positivos confirmados con prueba PCR es de 89,70 contagiados por cada 100.000 habitantes, casi diez más que a finales de la semana pasada.

La incidencia del virus ha crecido especialmente en la capital catalana. El domingo pasado, la Generalitat informaba de que el índice EPG estaba en 176,97, un indicador que este martes ha subido hasta los 224,37 puntos. La velocidad de transmisión se sitúa en 1,26, y la tasa de positivos confirmados con prueba PCR es de 95,37 por cada 100.000 habitantes. Sin embargo, las cifras diarias, que dan cuenta de los casos confirmados en las últimas 24 horas, aunque luego pueden completarse con más datos, siguen siendo estables. Este martes se han registrado en Barcelona 193 contagios nuevos, menos que los que se notificaron el lunes, y se ha mantenido estable la cifra de personas ingresadas y en la UCI. En el conjunto de Cataluña, los datos diarios han mostrado 938 nuevos casos de coronavirus y seis fallecidos. Actualmente hay 808 personas ingresadas en hospitales catalanes por esta razón, 20 más que los que había el lunes, y 135 están en la UCI, uno más.

“Tenemos que reflexionar: estamos siendo muy exigentes con las escuelas, y están respondiendo, pero todos, individualmente, ¿somos igual de exigentes con nosotros mismos? Es en los encuentros sociales donde están la mayoría de los brotes”, ha aseverado Argimon. El doctor también ha recordado dos episodios de los últimos días que preocupan por la complejidad de los brotes que se pueden generar cuando hay mucha gente y es difícil trazar los contactos: “Hace poco se intervino en un botellón de 400 personas en Badalona, y los Mossos también actuaron en una fiesta ilegal de 200 personas en Almenar (Lleida). Estas cosas pueden tirar por la borda los esfuerzos que estamos haciendo todos”.

Es a causa de este crecimiento que Salud se plantea reducir el número de personas que pueden juntarse socialmente. “Sabemos que tomamos esta decisión relativamente pronto, pero también sabemos que tenemos que actuar de manera rápida y proactiva”, ha destacado Argimon. “Esta medida no es casual, decimos seis personas buscando grupos estables y que parezcan a las familias”, ha añadido el coordinador de la unidad de seguimiento de la covid 19, Jacobo Mendioroz (que este martes ha sido nombrado subdirector general de vigilancia y respuesta en emergencias de la Agencia de Salud Pública de Cataluña, cargo que compatibilizará con el que tiene actualmente).

En paralelo a esta medida, Argimon también ha detallado que se realizará un cribado poblacional en Manlleu (Barcelona), donde la curva ha repuntado mucho, y se tomarán medidas de restricción de movilidad en la Cerdanya, la comarca con un crecimiento más pronunciado del riesgo de rebrote.

Argimon no ve motivos técnicos para confinar la Cerdanya

La Cerdanya presenta unos indicadores especialmente altos: un índice EPG de 2.151,41, una velocidad de transmisión de 2,13 y una tasa de 708,75 positivos confirmados con PCR por cada 100.000 habitantes. Esta situación, que se debe principalmente a los brotes de Puigcerdà, ha llegado a la reunión del consejo ejecutivo del Govern este martes, en la que el presidente Quim Torra ha planteado un confinamiento para este territorio, que no ha sido bien visto por varios consejeros. Por la tarde el doctor Argimon ha destacado que “técnicamente no hace falta un confinamiento. Muchos casos aparecieron después de un cribado, y por lo tanto los brotes están controlados”.

Archivado En:

Te puede interesar

Lo más visto en...

Top 50