crisis del coronavirus

Unos 3.500 médicos residentes irán a la huelga para reclamar mejoras laborales y formativas

El colectivo de médicos residentes MIR convoca un paro en los días 21, 22 y 23 de septiembre

Lidia Lara, enfermera en el CAP Ronda Prim de Mataró, durante una consulta.
Lidia Lara, enfermera en el CAP Ronda Prim de Mataró, durante una consulta.Albert Garcia / EL PAÍS

Por si fuera poca la tensión a la que están sometidos los hospitales y, especialmente, los centros de atención primaria de Cataluña por la gestión de la pandemia de covid 19, la situación se agravará aún más con la primera movilización anunciada para protestar contra la falta de recursos en plena pandemia. El colectivo de Médicos Internos Residentes (MIR), apoyado por el sindicato Metges de Catalunya, han llamado este jueves a la huelga a los 3.500 facultativos que están en la última etapa de formación, la de la residencia. Los paros se realizarán los días 21, 22 y 23 de septiembre y tienen por objetivo reclamar mejoras laborales y de formación.

En Cataluña hay aproximadamente cada año 4.500 médicos que han aprobado el MIR y están en algún curso de la residencia. En estos momentos, y a causa de la pandemia, hay unos 3.500, que son los que están llamados a la huelga. Àlex Mayer, uno de los portavoces del colectivo y residente en el Hospital Parc Taulí, ha explicado en una rueda de prensa telemática que la protesta se basa en tres ejes: reivindicaciones de mejoras en la formación, en derechos laborales y en la retribución.

“Las condiciones de los MIR son precarias desde hace mucho tiempo, pero se han agravado con la pandemia de covid 19. Nosotros somos personal en formación, y en principio no tenemos que tener un rol imprescindible en los equipos, pero esto ahora no es así”, ha resumido Mayer. Los médicos lamentan que, debido a los recortes sanitarios, desde hace años los médicos residentes asumen funciones que no les corresponden y no tienen tiempo para su formación. “Reclamamos que parte de nuestro tiempo laboral se destine a formación no asistencial, y también poder tener algunos días al año para poder asistir a cursos y congresos”, ha expuesto.

En el ámbito de los derechos laborales, el colectivo afirma que se incumple la regulación “constantemente”. “El clásico es hacer una guardia de 24 horas y al día siguiente tener que hacer un trabajo asistencial, cosa que en principio no se debe permitir”, ha dicho Mayer. Finalmente, el colectivo también reclama una mejora salarial: el sueldo base de un residente es de aproximadamente 16.000 euros al año por 37,5 horas semanales, que los médicos complementan con horas de guardia. “Somos conscientes de que estamos en formación, pero tenemos la carrera de medicina y hemos aprobado unas oposiciones duras como es el MIR, y somos mileuristas”, ha destacado.

El colectivo se ha reunido en tres ocasiones con la administración, pero asegura que no ha recibido “respuestas concretas”. Pese a convocar la huelga, se abren a negociar para conseguir las mejoras y plantear una desconvocatoria.

Esta es la primera de las movilizaciones anunciadas por el sector de los profesionales de la Salud, que desde hace semanas estudia cómo responder a la falta de recursos y personal que sufren en plena pandemia. El plan de refuerzo para la atención primaria que presentó el Govern la semana pasada no convenció a los médicos ni enfermeras, que aseguran estar estudiando todas las opciones para reclamar más mejoras.

Un positivo por cada 1.424 alumnos

El secretario de Salud Pública, Josep Maria Argimon, insistió ayer en que las escuelas serán espacios seguros y serán los últimos en cerrar si la situación epidemiológica empeora. Partiendo del análisis de los datos, Argimon destacó que se espera que haya, de media, un positivo por cada 1.424 alumnos en las próximas dos semanas, y reiteró que estos contagios no tendrán un origen en las escuelas, sino en la comunidad que lleva a los menores a los centros.

Lo más visto en...

Top 50