ahogamientos

Dos nuevas muertes elevan a 20 la cifra de ahogados en las playas catalanas este verano

Los dos últimos fallecidos en Platja d’Aro y Vila-seca tenían 16 y 80 años

Agentes de la policía local en la playa donde se produjo el accidente.
Agentes de la policía local en la playa donde se produjo el accidente.Policía Local de Castell-Platja d'Aro

Un adolescente de 16 años, de nacionalidad española y vecino de Olot (Garrotxa) falleció este sábado por la tarde mientras practicaba snorkel en la Platja Gran de Castell-Platja d’Aro (Baix Empordà), donde ondeaba la bandera verde. Unas dos horas antes, sobre las 13.30 horas, los socorristas sacaron inconsciente del agua en la Platja de la Pineda de Vila-seca (Tarragonès) a un hombre de 80 años al que tampoco pudieron salvarle la vida.

Según fuentes de emergencias, sobre las 15.30 horas unos padres alertaron al servicio de socorristas de la Platja Gran de Platja d’Aro que su hijo estaba haciendo snorkel en el agua y que hacía un rato que le habían perdido de vista. Inmediatamente se activó la embarcación de la policía municipal que navega por la zona de forma preventiva, y estos a su vez a Salvamento Marítimo, a los Bomberos y a la unidad acuática de los Mossos. Sobre las 16.15 horas unos bañistas localizaron al menor y le trasladaron hasta la arena, donde los socorristas le empezaron a practicar una maniobra de reanimación cardio-pulmonar. La policía municipal despejó y acordonó la playa para que aterrizara el helicóptero del Sistema de Emergencias Médicas (SEM). Sus sanitarios prosiguieron intentado reanimarle, pero no pudieron salvarle la vida.

El cadáver del menor se trasladó al Instituto de Medicina Legal de Girona para que los forenses le practiquen la autopsia y se pueda averiguar la causa de su muerte. La Guardia Civil, que también acudió al lugar del siniestro, será la encargada de llevar las investigaciones del caso. Los psicólogos del servicio de atención a la víctima del ayuntamiento atendieron a la familia de la víctima.

Por otra parte, sobre las 13.32 horas diversos bañistas alertaron al teléfono de emergencias 112 que los socorristas de la Platja de la Pineda de Vila-seca habían sacado a un anciano del agua inconsciente y le estaban reanimando en la arena. Dos ambulancias del SEM acudieron al lugar y realizaron las maniobras de reanimación, que también resultaron infructuosas.

Con estas dos muertes, desde el pasado 15 de junio ya son 20 las personas que han perdido la vida en las playas catalanas. La mitad de los fallecidos, de entre 6 y 89 años, han sido en la Costa Brava, media docena en la Costa Dorada y cuatro en la costa barcelonesa.

Normas

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS