La crisis del coronavirus

Lloret de Mar dividirá sus playas por grupos para minimizar el riesgo del coronavirus

El municipio establecerá espacios para gente mayor, familias y adultos sin niños

Una imagen de la playa de Lloret de Mar, el año pasado.
Una imagen de la playa de Lloret de Mar, el año pasado.JOAN SÁNCHEZ

Mientras algunos municipios piensan en trocear sus playas en cuadrículas como medida de contención del coronavirus, Lloret de Mar, uno de los principales representantes del turismo de sol y playa en Cataluña, ha tenido otra idea ante la amenaza de la covid-19 para este verano. Dividirá cada una de sus dos playas en tres espacios diferenciados al que solo podrán acceder un determinado grupo de personas. Una de esas zonas quedará restringida a los mayores de 65 años; otra a las familias con niños y en una tercera fracción se permitirá la entrada solo a adultos.

El municipio lleva dos meses trabajando en un plan que le permita reducir al mínimo los daños de una industria, la turística, que genera el 90% de su economía. Lloret solo tiene 39.500 habitantes, pero en cambio recibe en torno a 1,3 millones de turistas cada ejercicio. Menos este, claro, aunque el Ayuntamiento se haya aliado con los hoteleros y los restauradores para intentar “salvar” una campaña turística que será “la peor posible”, según afirma el alcalde del municipio Jaume Dulsat (Junts per Lloret).

Tres de cada cuatro visitantes del municipio de Girona proceden de fuera de España, por lo que el entusiasmo en lo que se refiere a la campaña de verano, como en toda España, está en mínimos. Una de sus pocas aspiraciones es que el turismo local responda y el francés --otra cuarta parte de sus visitantes gracias a la fácil comunicación por carretera-- se sume a la fiesta este verano. Y para que eso ocurra lo fían casi todo a la seguridad que puedan ofrecer en sus playas, que, como apunta Dulsat, “es el principal recurso que tenemos en la población, ahora tenemos que conseguir que se sientan suficientemente seguros para venir”.

De esa necesidad surgió la idea de dividir sus dos mayores playas (más de dos kilómetros de litoral entre ambas), aprovechando algunas dinámicas que ya se producen desde hace años. A las familias se les dará la franja de arena que está cerca de los miniclubs, donde hay servicios para las familias. A los mayores las zonas de arena por las que cruzan las pasarelas de acceso a la playa, para facilitarles el acceso.

La cuestión, dice Dulsat, es ir más allá de las medidas más generales que pueda dictar el Gobierno tras escuchar las recomendaciones del Instituto para la Calidad Turística de España. La gran duda es qué aforo se permitirá en esas playas, aunque el Consistorio prevé contratar a 35 personas para controlar la entrada a la arena y que no se supere en ningún caso el límite que se acabe fijando. “No podemos estar a la expectativa, vivimos de esto y queremos tener una temporada de verano lo más digna posible. No queremos ser los primeros en abrir pero sí los mejor preparados”, dice el alcalde.

Se mantendrán abiertos los chiringuitos como siempre, aunque no existe esa certeza respecto a las zonas de duchas y a algunos servicios públicos, que solo estarán a disposición de los bañistas si se puede garantizar al máximo las medidas de seguridad. Y las familias podrán alquilar los patines de agua, que serán objeto de una higienización tras cada uso. Incluso se ha pensado en restringir el acceso al coche privado en el paseo marítimo para ofrecer mayor espacio libre entre peatones (y ciclistas).

Tanto el Ayuntamiento como los operadores privados de Lloret de Mar prevén una abrupta caída del número de turistas, debido a la paralización en todo el mundo. Enric Dotries, presidente del Gremio de Hostelería, ha explicado que muchos negocios prevén abrir incluso sin tener claro si la temporada de verano será rentable y que existen turoperadores que todavía confían con enviar turistas a Lloret. En todo caso, la gran esperanza es la llegada de visitantes por carretera, básicamente franceses.

En los hoteles se instalarán mamparas de protección en los mostradores y en los bufets, siguiendo los criterios que fije el Gobierno, mientras que en las habitaciones se prevén tareas de desinfección reforzadas. En las terrazas de bares y restaurantes, el Ayuntamiento prevé ampliar las zonas para que la reducción de mesas para respetar las distancias de seguridad afecte lo menos posible.

Información sobre el coronavirus

- Aquí puede seguir la última hora sobre la evolución de la pandemia

- Así evoluciona la curva del coronavirus en España y en cada autonomía

- Preguntas y respuestas sobre el coronavirus

- Guía de actuación ante la enfermedad

- En caso de tener síntomas, estos son los teléfonos que se han habilitado en cada comunidad

- Pinche aquí para suscribirse a la newsletter diaria sobre la pandemia


En EL PAÍS, decenas de periodistas trabajan para llevarte la información más rigurosa y cumplir con su misión de servicio público. Si quieres apoyar nuestro periodismo y disfrutar de acceso ilimitado, puedes hacerlo aquí por 1€ el primer mes y 10€ a partir del mes siguiente, sin compromiso de permanencia.

Suscríbete

Lo más visto en...

Top 50