_
_
_
_

El Rey, en los premios Carlos V a Mario Draghi: “Europa se juega su futuro”

Felipe VI reconoce la “valentía” de las políticas monetarias expansivas del italiano como fórmula para salir de la Gran Recesión y salvar el euro. “Necesitaremos crecer más rápido y mejor”, ha dicho Draghi antes de que se haga público su esperado informe sobre la competitividad en la UE

El rey Felipe VI entrega al  expresidente del Banco Central Europeo y exprimer ministro italiano, Mario Draghi, el Premio Europeo Carlos V este viernes en el monasterio de San Jerónimo de Yuste en Cuacos de Yuste (Cáceres).
El rey Felipe VI entrega al expresidente del Banco Central Europeo y exprimer ministro italiano, Mario Draghi, el Premio Europeo Carlos V este viernes en el monasterio de San Jerónimo de Yuste en Cuacos de Yuste (Cáceres).Ballesteros (EFE)
Belén Domínguez Cebrián

Doce años han pasado ya del famoso Whatever it takes (”Lo que haga falta”) de Mario Draghi. Una frase que el que fuera presidente del Banco Central Europeo (BCE) utilizó para implementar políticas monetarias expansivas sin precedentes ―lo que se conoció como quantitative easing― como receta para salvar el euro e intentar sacar a Europa de la Gran Recesión que comenzó en 2008. Y Felipe VI ha premiado por ello al italiano con el premio europeo Carlos V. “[Draghi] es un tejedor de consensos. Un europeo europeísta y un europeísta europeo”, ha dicho el Rey este viernes desde el monasterio de San Jerónimo de Yuste (Cáceres).

El premio, que se suele entregar el 9 de mayo, coincidiendo con el Día de Europa, se ha retrasado este año a causa de las elecciones europeas, que se celebraron el pasado fin de semana. Tras unos resultados en los que la extrema derecha ha salido reforzada en países clave de la Unión ―como los fundadores Francia, Alemania, Italia―, el Rey ha querido mandar un claro mensaje: “Europa se juega su futuro, y si el futuro es nuestro mayor reto, el presente es nuestra principal tarea, en la que no caben la inacción o parálisis, ni la improvisación irreflexiva”. Y Draghi lleva más de una década en primera fila de la política europea ―a través del BCE, del palacio Chigi (fue primer ministro de Italia (2021-2022), o como autor de un informe económico que Bruselas espera como agua de mayo, entre otros―.

Draghi “supo afrontar, con enorme valentía, una de las mayores crisis que ha vivido la Unión, poniendo en marcha una serie de medidas contundentes y sin precedentes que lograron, en plena recesión, mantener la fortaleza del euro y la autonomía del BCE”, ha reconocido el Rey en la XVII edición de estos premios en plena naturaleza extremeña, donde en 1558 pasó sus últimos días el emperador Carlos V.

Y es precisamente sobre la autonomía y la soberanía de los Estados miembros ―especialmente en el campo económico e industrial― sobre lo que versará el esperado informe que el economista italiano hará público a final de mes. Un estudio que le encargó hace meses la presidenta de la Comisión, Ursula von der Leyen, con la intención de que marcara las directrices para que el club comunitario no pierda competitividad de cara a Estados Unidos y China. “Europa debe recuperar la competitividad, buscar una posición preeminente en el tablero geopolítico y geoeconómico internacional”, ha corroborado el Rey, que a su llegada junto al premiado, Mario Draghi, y la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola, ha saludado a decenas de niños que coreaban “¡Felipe, Felipe!”.

El expresidente del Banco Central Europeo y exprimer ministro italiano, Mario Draghi, durante su discurso este viernes en Yuste (Cáceres).
El expresidente del Banco Central Europeo y exprimer ministro italiano, Mario Draghi, durante su discurso este viernes en Yuste (Cáceres).Ballesteros (EFE)

A pocos días de la publicación de su informe, Draghi ha ido este viernes deslizando ideas sobre cómo afrontar los desafíos económicos, demográficos, energéticos, industriales y sociales que debe encarar Europa en los próximos años. “Necesitaremos crecer más rápido y mejor”, ha dicho el italiano. La Inteligencia Artificial, ha continuado, es el factor por el cual Europa se está quedando rezagada respecto de Estados Unidos. “Necesitamos una serie de medidas para cerrar esa brecha”, ha sentenciado Draghi en un discurso cargado de tecnicismos.

Lo que más afecta es lo que sucede más cerca. Para no perderte nada, suscríbete.
SIGUE LEYENDO

“Comparado con EE UU, no tener un presupuesto europeo nos pone en una situación de desventaja”, ha dicho Draghi, que abogará en su informe por una Europa mucho más federalista, según fuentes comunitarias. Pero el hecho de hacer más gasto público “no será suficiente”, ha continuado, para añadir que se necesita fomentar la economía verde y digital a través de una movilización de fondos privados a una escala “sin precedentes”. Pese a la expectación sobre la publicación de su documento de trabajo, está por ver ahora el humor y la actitud con la que lo toman los diferentes Estados miembros, inmersos en el día a día de las políticas nacionales y otros, como Francia ―segunda economía de la Unión―, que se encuentra en una voraz campaña electoral tras la victoria arrolladora de Le Pen en las europeas. Preguntado sobre el futuro de la UE, Draghi ha sido claro: “Europa no necesita ser salvada. Europa se salvará a sí misma”, ha declarado tras la ceremonia. “Tengo fe en que juntos encontraremos la energía, la solidaridad y la responsabilidad para afrontar los años que vienen. Es un periodo de cambios”, ha sentenciado.

En un discurso cargado de mensajes reivindicativos de los valores europeos ―”dignidad humana, libertad, democracia, igualdad, Estado de derecho, respeto de los derechos humanos, pluralismo, no discriminación, tolerancia, justicia, solidaridad e igualdad entre hombres y mujeres”, ha enumerado―, el Rey ya ha vaticinado que en la próxima legislatura europea, que echará a andar el próximo otoño, habrá que hacer frente a “desafíos muy grandes” y ha advertido sobre la “reformulación de estrategias” dentro del club comunitario. De hecho, el premiado, aunque afirma que Europa no debe ser proteccionista, sí ha aconsejado que Europa reduzca su dependencia de países en los que ya no se puede confiar. “No podemos ser pasivos si los actos de otros [países] amenazan nuestra prosperidad”.

 El rey Felipe VI, durante su discurso este viernes en el monasterio de San Jerónimo de Yuste en Cuacos de Yuste (Cáceres).
El rey Felipe VI, durante su discurso este viernes en el monasterio de San Jerónimo de Yuste en Cuacos de Yuste (Cáceres). Ballesteros (EFE)

La Fundación Academia Europea e Iberoamericana de Yuste ―que preside el Rey Felipe VI― premia desde hace casi 30 años la labor de personas, organizaciones y proyectos o iniciativas que hayan contribuido a los valores culturales, sociales y científicos de Europa, así como al proyecto de integración de la Unión.

El jurado ―entre los que se encuentran políticos en activo como la presidenta de la Junta de Extremadura, María Guardiola (PP), y el ministro de Exteriores, José Manuel Albares; o expresidentes como José María Aznar y Felipe González, además de catedráticos y la presidenta del Parlamento Europeo, Roberta Metsola― ha considerado que el premiado de este año “permitió afrontar una de las mayores crisis que ha vivido la Unión desde su creación”.

La de este viernes es la 17ª edición a la cual se habían presentado 28 candidatos de seis países (Andorra, Bélgica, España, Francia, Italia y Rumania), aunque solo quedaron 16 nominados, según explica la Fundación. En anteriores ediciones, la Fundación ha premiado a figuras europeas como Angela Merkel o António Guterres.

Tu comentario se publicará con nombre y apellido
Normas
Rellena tu nombre y apellido para comentarcompletar datos

Más información

Archivado En

Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
Recomendaciones EL PAÍS
_
_